Jennifer Ashley - La locura de lord Ian Mackenzie

Crítica realizada por Anasy

ARGUMENTO:

1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y… escoceses. Los escándalos y rumores que les envuelven, las habladurías sobre sus amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato. El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.
Beth Ackerley es una joven viuda que acaba de heredar una gran fortuna tras una infancia desafortunada y un breve, pero feliz, matrimonio. Ahora, Beth ha decidido que no quiere más sobresaltos; sólo desea vivir en paz, viajar, ayudar a los desfavorecidos y recordar con cariño a su fallecido esposo. Pero entonces, lord Ian Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya…


OPINIÓN PERSONAL:

Me empecé este libro con muchas ganas después de ver las buenas críticas y opiniones que tenía ya antes de publicarse en español, pero me encontré con un libro un poco extraño, no puedo decir que sea una mala historia porque no lo es. Es un libro original que se sale de lo típico de las novelas históricas, con personajes fascinantes, sobre todo su protagonista Ian, pero aún así el libro me ha decepcionado un poco, no es lo que esperaba .

Iam Mackenzie es una mente extremadamente inteligente, un hombre que fue encerrado por su padre siendo un niño en un sanatorio mental donde le aplicaban “remedios” o mejor dicho castigos dolorosos que sólo consiguieron que un niño ya de por si complicado debido a su inteligencia, se volviera más extraño y antisocial.

Ian puede hacer cálculos mentales en poco tiempo y saber que probabilidades hay de ganar en la ruleta, pero no comprende las bromas, no sabe seguir las conversaciones donde participan varias personas. Tiene fijación por las cosas bonitas y se toma todo literalmente, con una memoria prodigiosa, y no sabe porque no puede mentir.

Beth es una joven viuda , criada en los bajos fondos tuvo la suerte de conocer al joven párroco Thomas con el que se casó y con el que durante un año fue muy feliz, hasta que este falleció, luego pasó a ser la dama de compañía de una dama rica que le dejó todo lo que tenía cuando muere. Y ahora que está prometida de nuevo y que sólo desea una vida llena de paz y tranquilidad, se encuentra con el fascinante Ian Mackenzie y este echa por tierra todo lo planeado, aunque eso no le importa a Beth, porque en cuanto conoce un poco a Ian por el que siente atraída desde el principio, logra ver en él lo que los demás no pueden, lo comprende mejor que nadie y logra calmarlo y darle paz.

Desde que Ian la conoce la quiere para él, tal cual, y así se lo hace saber, la quiere para cuidarla y protegerla y porque con ella sus demonios interiores lo dejan tranquilo. Es un personaje que inspira bastante compasión, es complejo y está muy bien elaborado. Con un pasado doloroso y con una vida complicada debido a como es o como no puede ser, normal.

Beth es una chica agradable que es sorprendentemente intuitiva con Ian y con como tiene que tratarlo. Habla demasiado mencionando a su antigua y difunta jefa y hace bromas que Ian nunca entiende lo que lo convierte en algo muy tierno.

Es una historia muy original , que como dije se sale de lo normal en este tipo de género, que tiene una parte de misterio que no se resuelve hasta el final dejándote durante todo el libro con la intriga de quien es el asesino pero que lo más importante del libro sigue siendo Ian con su complicada manera de ser y la relación que va formando con Beth, pero que para mi es una historia que tiene altibajos en algunos momentos pareciendo bastante superficial y con una manera de estar narrada o traducida que no termina de convencerme, mejora de la mitad hacia el final, pero aún así le faltó “algo” para engancharme del todo. Pero aún con todo eso, los Mackenzie te dejan con muchas ganas de leer sus historias.

Bueno, entretenido 


Crítica realizada por Yluna

Después de leer los comentarios decidí comprarme el libro (17 euros), las expectativas eras elevadas y por tanto me he llevado un fiasco grandisimo.
 
Me ha parecido una historia del montón, yo pensaba que iba a contar la historia entre un hombre y una mujer, él, un hombre que consideran loco y ella, una viuda heredera, ¿y qué me encuentro? Pues un asesinato que hay que resolver. ¿por qué no escriben una historia de amor solo? ¿tanto trabajo cuesta? la autora podría haber sacado una historia de amor original y real, y me viene y me saca un asesinato. Pues nada, que me lo trago.

En fin, la intriga me ha parecido sosa, floja y previsible, sin profundidad y sin sustancia.

En cuanto a la historia de amor, la idea era buena, la autora le podía haber sacado mucho partido, pero a mí particularmente no me ha gustado, me ha parecido lineal, sin química entre los protagonistas, sin pasión (eso sí, mucho sexo), sin tensión sexual, sin nada que me emocione. Las escenas de sexo, las hay en exceso, además para mi no eran memorables y están metidas con calzador.

En fin, que lo he leido de pasada y solo quería llegar al final para ver quien era el asesino.

Y lo peor de todo es que he perdido 17 euros. 
 
Crítica realizada por Arsénico
 
Ya me lo he leído y bueno, todavía estoy intentando digerir la historia, ni siquiera sabría qué nota ponerle si tuviera que hacerlo. A ver, es un libro que no me atrevería a recomendar a la ligera, la verdad. Hay cosas que me han gustado y otras que no.

Obviamente, Ian Mackenzie es el mejor personaje del libro, pero también es el más complicado de comprender y cuesta adaptarte a su forma de ser y sus particularidades, dado al síndrome que tiene y que según la época veían como una especie de locura. No obstante, es complicado plasmar su problema y creo que le falta mucho para ser ese personaje redondo que la autora ha querido mostrarnos y que yo sinceramente, esperaba encontrarme. No me cabe en la cabeza que un hombre como él se deje llevar por sus deseos desde el principio y le confiese a la protagonista que quiere acostarse con ella (y casarse). El sexo toma demasiada importancia en una historia que podría haber dado mucho más de sí de haber sido enfocada de otra manera. 

Por su parte, Beth es la típica protagonista que se enamora casi a primera vista de un hombre de dudable reputación y que a simple vista parece un loco. Que sí, que se puede enamorar de él paulatinamente, pero poner las manos en el fuego desde los primeros capítulos por alguien como él, al que casi no conoce y que está acusado incluso de asesinato, me parece bastante incoherente. El carácter de Beth me encanta, siembre bromeando y metiéndose en líos, pero considero que no es una protagonista que pegue con Ian. Incluso pegaría más con Hard, cuyo carácter serio se suavizaría con el de Beth, pero con Ian la relación queda muy cogida con pinzas, demasiado superficial y forzada.

Por otro lado, la resolución de "los asesinatos" tampoco me terminó de cuajar, en especial por quién soluciona todo el pastel y la rapidez con lo que lo hace. Ni un detective que lleva 5 años detrás del caso ha dado con las respuestas, y "esa" persona lo hace en apenas unos días, sacando conclusiones y hablando con dos o tres personas al azar.

En fin, no es mi intención spoilear a nadie así que lo dejo aquí. Aunque no lo parezca, el libro me ha gustado bastante, me he reído e incluso he derramado alguna lagrimilla, pero le ha faltado un "algo" y la sensación que me ha quedado al terminar la lectura ha sido un poco desconcertante. Tendré que dejar pasar un par de días más y reflexionar.

Supongo que seguiré con la saga porque me llama mucho la atención la historia de los hermanos de Ian.
 

Crítica realizada por rosamoni
 
Ian es el pequeño de los Mackenzie una familia famosa por sus rarezas y sus locuras, es un coleccionista de tazas de la dinastía Ming y siempre ha sido etiquetado de loco desde que su propio padre lo internó en un centro de salud mental del que no salio hasta que tras la muerte de su padre su hermano heredo el titulo y consiguió su libertad. En una de las transacciones conoce a la prometida del vendedor y descubre una atracción hacia esa joven viuda que hace que la persiga hasta que consiga hacerla suya, pero Ian nunca ha sido capaz de amar, no siente empatía por nadie, ¿conseguirá Beth enseñarle a amar o solo será una pieza más para su colección?

Beth Ackerley es una joven viuda que ha heredado de su antigua dama de compañía una fortuna, tras descubrir que su prometido solo la quería por su dinero se marcha a Paris, para huir de los sentimientos que tras conocer a Ian Mackenzie han hecho mella en su corazón, pero cuando se vuelven a reencontrar ella no puede seguir huyendo y se casa con él, quiere llegar a su corazón pero para ello deberá luchar contra los demonios que persiguen a Ian y descubrir a un asesino del pasado, ¿conseguirá llegar a su corazón o lo perderá todo incluso la vida?

Era una novela que tenia ganas de leer mas que nada por las criticas tanto a favor como en contra que había leído, y la verdad es que para mi es una novela del montón, esperaba tras leer el argumento algo mas de originalidad y no lo he encontrado, no quiere decir que no me haya gustado nada sino que se deja leer y poco mas, de las que tras acabar la ultima pagina cierras el libro y ya no vuelves a pensar en él.

Tiene un poco de todo, amor, pasión y suspense pero sin llegar a cuajar ninguno de ellos, la autora podía haberle sacado bastante mas partido a un argumento que prometía bastante y eso que la novela en el ultimo tercio mejora bastante.

Para mi tiene un exceso de escena hot que no vienen a cuento y que no me resultan creibles, vamos que se acaban de conocer y ya está él metiéndole mano hasta en las anginas y ella ni mas contenta, una cosa es que sea viuda y no virginal e inocente y otra cosa es que dé la sensación que esta más salida que el pico de una plancha, por otro lado conoce a la cuñada de Ian y esta sin conocerla de nada ya le dice que se vaya a vivir con ella y la otra coge los bártulos y se mete en su casa, son situaciones que no me resultan creíbles, y así más detalles que no quiero contar porque sino destriparía el libro.

En esta novela introduce un poco la historia del resto de hermanos, que te pica la curiosidad aunque no sé si lo suficiente para leer el siguiente, desde luego que si lo leo no será ahora ya que creo que tengo cosas pendientes más interesantes, como puede ser las instrucciones del lavavajillas.

Creo que la enfermedad de él, como alguien que no puede sentir, podía haber dado lugar a mas ternura, mas pasión (que no mas escenas hot que no vienen a cuento) y mas romanticismo, que salvo en uno de los últimos capítulos no he visto esos tres sentimientos en ninguna parte de la novela.

Por todo lo dicho, no es que no me haya gustado, simplemente me ha dejado un poco indiferente, se deja leer pero no releer, es como los políticos que prometía mucho pero luego no lo ha cumplido, eso si se lee enseguida.

Valoración: del 1 al 10 le doy un 4

Crítica realizada por Soraya
 
Para una vez que las editoriales hacen algo bien, publicando esta serie en orden, voy yo y empiezo a leer el segundo antes del primero. Ya sé que es para matarme, pero es que tenía mucha curiosidad por esta autora que tantos elogios ha conseguido. Así que como tenía en casa "El escandaloso matrimonio de Lady Isabella" decidí leerlo, y la verdad es que no fue lo que se dice comienzo maravilloso. Me gustó, pero como me han gustado otras tantas novelas, nada especial. Así que cuando por fin conseguí tener "Las locuras de Lord Ian MacKenzie" ya no me hacía tanta ilusión leerlo.

Empecé la novela con la sensación de que sería del estilo de la anterior que había leído, bonita pero sin llegar a tocar la fibra sensible, de ésas tantas a las que les falta algo para ser especial, y me equivoqué. Si con la primera de Jennifer Ashley supe que el estilo sencillo que tiene la autora, era un punto a favor, ahora a eso le ha añadido la ternura y el amor que yo busco cuando leo una novela de este género. Ha sabido crear una preciosa historia de amor.

Tan solo leyendo el título sabemos quién es el eje principal de la historia, y por supuesto no es otro que Ian. Un personaje vulnerable, que ha sufrido lo indecible a manos de un padre y una sociedad que no lo entendían. Pero tal y como él nos transmite en su historia, el pasado es pasado, y esa actitud de mirar hacia delante es otro de los aspectos de sus personalidad que más me ha gustado. Todos sus hermanos, en mayor o menor medida, se empeñan en protegerlo como si fuese alguien débil, sin embargo no podrían estar más equivocados. Durante la novela vemos sus puntos débiles, pero la autora nos está mostrando en todo momento a un hombre fuerte, luchador, que a pesar de tener inseguridades respecto a su enfermedad, no duda en conseguir lo que quiere, que no es otra cosa que a su Beth.

Beth es todo aquello de lo que se puede enamorar Ian, él mismo que cree no poder sentir amor. Ella es concienzuda, fuerte, leal, segura de sí misma, pero sobre todo cariñosa y comprensiva. En ningún momento siente lástima por él, aunque sufre por el daño que le han causado. Y aunque desde el momento en que lo conoce siente una atracción hacia él, no es tonta y ha escuchado las cosas que se dicen de todos los MacKenzie, pero en especial de Ian, el loco. La confianza es algo que Ian se irá ganando poco a poco al igual que el amor de ella, una mujer que ya ha estado casada y que ha amado con anterioridad, lo cual me gustó bastante, en el sentido de que no desprestigia a su anterior marido, un hombre bueno que la quiso, y al que ella quiso aunque ahora se esté volviendo a enamorar. Como se suele decir, lo cortés no quita lo valiente, y que estés amando ahora no significa que el amor que antes sentiste no fuese igual de valido en su momento.

Respecto a la trama, me ha parecido muy interesante durante todo el libro, no he sentido en ningún momento que se venga abajo, y eso me gusta. Es una historia bonita, como tantas otras, de la que probablemente lo que más destaque sean sus protagonistas, que realmente son los que hacen de este libro, uno que merezca la pena releer más adelante.

Sin embargo, como contrapunto, no me ha gustado el lenguaje vulgar que usa en ocasiones Ian, es demasiado explícito y no del todo apropiado para una novela romántica, al menos en mi opinión. También me hubiese gustado que la autora hubiese prescindido de varias de las escenas de cama, tanto sexo me llega a cansar, y no le veo el sentido si estamos ante una historia romántica histórica y no erótica. Pero supongo que siendo ahora lo que se vende, ella ha querido añadirle un poco de sal a la historia a ver si así se vende mejor... En mi humilde opinión, con una escena en condiciones, que no digo que no las haya tenido, habría sido suficiente.

Pero igualmente me ha encantado, así que no puedo hacer otra cosa que darle un muy bueno, frente al bueno (seco y soso) que le di a la novela anterior, que corresponde a la segunda de la serie. Espero leer más de esta autora, que tan buenas horas me ha hecho pasar, a pesar de que estoy malita con fiebre. Desde aquí mi enhorabuena también a la editorial por apostar por ella, y por sacar la serie en orden, aunque después haya patosas como yo que las leemos como nos da la gana.


Crítica realizada por Katon

Beth no ha tenido una vida fácil. Su madre  era una dama pero fue repudiada cuando se casó con su padre. Tras la muerte de éste, Beth y su madre acabaron en un hospicio. Tras el fallecimiento de su madre, Beth se convirtió primero en maestra en el hospicio y más tarde se casó con el reverendo Thomas Ackerly. Su matrimonio fue la época más feliz de su vida, pero ese lapsus solo duró un año ya que Thomas murió de forma repentina a causa de unas fiebres. Tras cuidar a la señora Barrington y ser su dama de compañía, Beth heredó una considerable fortuna. Cansada de estar sola, decide aceptar la propuesta de lord Marthon, hasta que llega Ian Mackenzie a su vida.

Ian es un personaje muy peculiar. Hermano pequeño del duque de Kilmorgan tiene una obsesión por las tazas de té de la dinastía Ming, siempre paga el precio que cree justo, aunque sea más de lo que fuera a pedir el vendedor. Pero Ian es peculiar por otras razones. Ian no sabe interpretar las emociones de los demás, y siempre dice lo que piensa. Siendo muy joven fue ingresado en un manicomio por su propio padre. Todos los hijos han sufrido de una manera u otra la crueldad del anterior duque de Kilmorgan. Lo primero que hizo Hart tras la muerte de su padre, fue sacar a Ian del manicomio. Aunque hay otro oscuro secreto que los une y que mantiene en vilo al lector hasta el final.

La relación entre Ian y Beth es bastante peculiar. Él evita que Beth se case con Marthon ya que es consciente de los atípicos gustos del aristócrata, así como de su necesidad de una esposa rica, aunque la razón más importante es que Ian la quiere para él. Tras la anulación del compromiso, Beth se marcha a París e Ian no tarda en seguirla. En París, Beth conocerá a Isabella, separada de Mac Mackenzie, el hermano artista de Ian. Los encuentros entre ambos y las conversaciones con Ian irán minando la determinación de Beth de no volver a casarse. Hasta que el inspector Fellows de Scotland Yard llega a París para advertir a Beth. Para proteger a Beth a Ian solo se le ocurre una solución, casarse con ella.

Además de la relación entre Ian y Beth, el argumento gira en torno al asesinato de Lily Martin y su relación con otra muerte cometida años atrás. Fellows culpa a los Mackenzie y ha jurado destruirlos. Pero Beth no cejará hasta descubrir qué fue lo que pasó realmente. El resto de hermanos Mackenzie también me han gustado, así como Isabella. Con caracteres fuertes y decididos, será interesante leer qué parejas les busca a cada uno de ellos.

Aunque no es una novela inolvidable a mí me ha gustado. Ian es un personaje muy original y creo que, hasta cierto punto, ha sabido plasmar muy bien a una persona con esa enfermedad, en otros no tanto. Beth es un personaje que se complementa a la perfección con Ian, con constantes bromas que Ian es imposible de entender, pero también decidida a superar todos los obstáculos que la vida le ha puesto en el camino. Debo reconocer que me ha costado ver ese enamoramiento entre ambos, atracción, sí, pero ¿amor? ojalá la autora no se hubiera centrado tanto en el sexo y más en hacernos ver un amor más dulce. Para mí la mayor pega de la novela es el abuso de escenas de sexo, algunas son innecesarias y hay demasiadas. Me han llegado a cansar y he acabado saltándome párrafos.

 

 

Comentarios (4)

  • Espe

    30 Junio 2012 a las 13:28 |
    Me gusto mucho, Ian es un encanto de hombre y estoy deseando seguir con la saga para conocer más a los hermanos Mackenzie.

    responder

  • sara

    01 Mayo 2013 a las 15:30 |
    Estoy leyendo ahora el ultimo de la serie y creo que este libro de Ian y Beth es el que más me ha gustado, me ha calado profundamente. La personalidad de Ian, con su enfermedad, ó su atípico caracter y el amor que sienten el uno por el otro no me deja alvidar el libro.

    responder

  • Marina

    07 Marzo 2014 a las 12:26 |
    Es el libro que más me ha gustado de la serie. El personaje de Ian es tan peculiar, tan atípico de la romántica que me ha enamorado.

    responder

  • Roxana

    06 Mayo 2014 a las 16:28 |
    Lo mejor de esta novela es la originalidad del personaje de Ian, su "transtorno". Sería realmente excepcional si otros aspectos de la historia hubieran sido más novedosos.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |