Jennifer Armintrout - La noche de todas las almas

Crítica realizada por Linnea

SERIE DARK MOON.

Sinopsis:

He llegado a mi límite. Y ahora no me detendrán, no podrán. Con el Devorador de Almas a las puertas de convertirse en una deidad, es el momento de tomar la decisión definitiva, aunque eso signifique perder todo lo que amo. Aunque eso signifique perder mi vida.

Tengo mucho poder de mi lado, y algo con lo que no sabía que podía contar en un principio. Pero no es nada comparado con el ejército de no muertos que el Devorador de Almas está reclutando. Y el tiempo se acaba.

Dicen que el bien siempre triunfa sobre el mal. Espero que sea verdad, porque tenemos todas las de perder y el destino del mundo está en nuestras manos.

 

Ha caído en mi poder “La noche de todas las almas” y, por lo que he podido ver, es la cuarta y última entrega de la historia de la doctora Carrie Ames. Las otras son Cenizas, Transformación y Posesión. Lo digo para las que estén interesadas en novelas de este género.

Como solamente he leído La noche de todas las almas, me gustaría hacer una pequeña reseña de esta novela.

A ver, tengo que empezar diciendo que las novelas de vampiros no me gustan, que las novelas de lobos no me gustan, que las novelas de zombis no me gustan y que las novelas que describen casquería no me gustan. Vale, pues ésta tiene de todo. De todo lo que no me gusta leer porque una cosa es leer novela paranormal donde nos podemos encontrar aparecidos, fantasmas, highlander que viajan en el tiempo (que ya hay que tener imaginación para aceptar un romance entre un héroe venido de otro tiempo y una chica de la actualidad, pero si está bueno admitito incluso eso), y otra encontrar seres tan raros como los de esta novela. Me gustó Drácula, de Bram Stoker, pero hasta ahí llego.

Antes de empezar tengo que decir que, a pesar de todo, alabo la buena escritura de la autora, fácil, clara y con una agilidad que me ha asombrado. Porque aunque la historia, cuando la empecé a leer, me hizo soltar un bufido, su manera de narrar ha conseguido que acabara la novela enterita, y eso que estuve a punto de cerrarla.

Veamos, trataré de explicar qué es cada personaje para no liarsos:

Carrie es una doctora a la que un tal Cyrus convierte en vampiro. Por lo tanto, y según la autora, Cyrus es su Creador. Los que convierten a otros en vampiros son Creadores y tiene con ellos un vínculo de sangre, de tal manera que pueden hablarse mentalmente y uno sabe lo que piensa el otro la mayoría de las veces, aunque pueden ocultar sus pensamientos con esfuerzo. Y está enamorada de Nathan.

Nathan es un vampiro desde hace unos 75 años, y está enamorado de Carrie desde que se vieron, incluso antes de que Carrie matara a Cyrus.

Ziggy, hijo adoptivo de Nathan, es vampiro también desde hace poco por culpa del malo de la novela, un tal Seymour, que es el Devorador de Almas.

Seymour no sólo bebe la sangre de su víctima, sino que le bebe hasta el alma y quiere convertirse en un dios, para lo cual se ha hecho con un ejército de vampiros y zombis y debe llevar a cabo un conjuro final.

Bill es un humano al principio de la novela, pero acaba siendo vampiro porque se enamora de Ziggy, muere y el chico le presta su corazón para reanimarlo.

Dahlia es una bruja que colabora con el Devorador, que lucha con Carrie y a quien la protagonista mata bebiéndose no sólo su sangre sino su alma, con lo que ella misma se convierte en otro Devorador de Almas.

Henry es algo así como un robot hecho de cenizas y sangre de Carrie, que hace todo lo que ella le ordena. Y de esos crea unos cincuenta para la lucha.

Bella es una loba, enamorada de Max y que espera un hijo. Un accidente la ha dejado paralítica.

Y Max, pues es un vampiro que tras la mordedura de Bella, a la que ama más que a nada, es ya medio vampiro y medio lobo.

Se me olvidaba, también hay un nigromante, Nicholas, que se dedica a volver a la vida a todos los muertos, estén en el estado que estén, os podéis imaginar las descripciones.

Llegados a este punto, imagino que más de una estará pensando que me he vuelto vampiro, loba o idiota para hacer una reseña de esta novela. Y no va muy descaminada, porque aún estoy con los ojos como platos.

Bueno, el caso es que como Seymour es un ser infernal y Carrie, Nathan, Ziggy, Bill y Max tienen que acabar con él sea como sea. Porque ellos son vampiros y lobo, pero son de los buenos.

La aventura de estos personajes, mezclados con la bruja, que se ha muerto pero sigue hablando a Carrie mentalmente y con Cyrus que se murió dos veces pero sigue vivo, nos lleva a través de una ciudad, de sótanos, de una mansión destartalada donde se lleva a cabo la reunión secreta para convertir al Devorador en un dios. Todos las pasan más que canutas, les hieren, les despellejan, pasan hambre, arriesgan sus vidas y se aman. Una de las escenas más curiosas que he leído es la unión carnal entre el jovencito Ziggy y el guaperas de Bill; una escena calentita y homosexual, con todo lujo de detalles, que sin embargo está narrada de un modo sencillo.

La transformación de Max en lobo está muy bien explicada. El ataque de los zombis, a pesar de lo crudo de la narrativa (porque algunos ya no son más que trozos de cuerpos putrefactos), es muy buena.

No voy a decir que la novela me ha entusiasmado porque repito que este tipo de historias no son las mías, pero debo decir que la autora me ha hecho seguir leyendo incluso cuando pensaba que la inventiva era de pasarse siete pueblos y que lo que estaba leyendo no tenía ni pies ni cabeza.

Las lectoras a las que les encante este género podrán disfrutarla sin duda, porque ya digo que me ha parecido bien escrita. Y desde luego el final les asombrará. Pero, vamos, que yo no repito.

 

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |