Jayne Ann Krentz - Un hombre de familia

Crítica realizada por Katemoon



ARGUMENTO

Casi una década de trabajo en el poderoso imperio familiar de los Gilchrists ha hecho que Katy Wade se sienta secretamente decidida a emprender su propio negocio. Pero antes de marcharse debe resolver un último problema…

Los Gilchrists necesitan un heredero para salvar su fortuna, y este solo puede ser Luke Gilchrists. Pero Luke también tiene sus secretos, y es que su familia le ha hecho pagar toda su vida el escándalo que una vez provocó su padre, razón por la cual se ha convertido en un renegado que ha jurado no volver a esa casa y a esa familia NUNCA.

Ahí los planes se contraponen: para avanzar, Katy necesita a Luke para que salve el negocio de su familia, dada su experiencia empresarial. Y Luke ha visto en Katy más que un cuerpo bonito, y toma como condición de ayudarla tenerla de su parte.

Mientras Katy planea enfocarse en su carrera, Luke no cesará en su propósito de seducirla. Y claro, en ambos intentos, no pueden evitar terminar enredados sentimentalmente.

CRíTICA

Para aquellas que no lo sepan, Jayne Ann Krentz es otro de los seudónimos de Amanda Quick, la conocida autora de romántica histórica.
Tanto como Quick y Krentz, tiene el mismo estilo literario, de fácil lectura, muy dada a las intrigas, y que efectivamente engancha... pero no logra adentrarte en la trama, como otras autoras de romántica actual. En cambio, sí sucede con sus novelas históricas. .

Como tema principal de la trama se presenta la crisis en los restaurantes de la familia Gilchrists. La abuela ya va menguando en su salud y no se fía de dejar su fortuna en manos de sus nietos, por lo tanto entra aquí nuestro personaje como la chica de confianza de la anciana con la misión de devolver a la empresa Gilchrists a Luke, en quien sí confía, pero tiene la contra de haberlo aislado del entorno familiar y empresarial.

Kate hace todo lo posible por convencerlo, y sólo logra que ese tozudo hombre se replanteé volver a la empresa cuando la ve, una pelirroja atractiva, empapada hasta los huesos con una blusa que deja entrever sus pechos... y Luke queda hechizado.

El personaje de Luke es atractivo, la autora logra que te agrade y hasta te atraiga, pero aparece el problema de la novela: ES MUY PREVISIBLE.

Para empezar, Luke no vuelve por su familia ni por la empresa, sino para ganarse a Kate, de quien se siente cada vez más atraído.

La trama se divide en tres: la relación de Luke con su familia, la de Kate y Luke (muy buena) y la de la intriga de quién sabotea los restaurantes.

Una vez que Luke ayuda en la empresa, va ayudando a cada miembro de la familia, algo previsible. Su relación con Kate es lo mejor de la novela, de hecho hay escenas candentes pero con la mayor sutileza  y sin vulgaridad alguna. Luego la intriga de quién sabotea la empresa, y no es nada sorprendente: también es previsible.

La novela logra enganchar al lector al principio, pero luego se vuelve bastante reiterativa, no hay acción ni altibajos que despierten interés, y eso hace decaer las ganas de seguir leyéndolo. No sería nada raro que a la mitad de la novela el lector sienta que se hace eterna, y hasta se planteé no terminarla.

No es la mejor novela de la autora, de hecho queda claro que escribe mucho mejor bajo el seudónimo de Amanda Quick, pero he visto novelas peores de otras autoras. Digamos que se trata de una novela ligera, que no se destaca en nada.

Aún así, otras novelas de Jayne Anne Krentz han resultado interesantes, y como sucede amenudo, no hay que quedarse con la primera impresión, sino darle la oportunidad a la autora y leer otra obra. Recomiendo, para ello, "Socios y amantes" y "Corazones salvajes".

Conclusión: una novela más, sin nada en qué destacarse, pero se deja leer. Un 3/5.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |