Jayne Ann Krentz - Entre líneas

Crítica realizada por LILIAN

"Su luna de miel iba a ser eterna, o así lo creía Amber. Pero, al paso que iban, Gray y ella no llegarían nunca a consumar el matrimonio.

Amber supo lo que hacía cuando se casó con Gray. Comprensivo y amable, era todo lo que buscaba en un esposo. Sensual y atractivo, era todo lo que deseaba en un amante. ¿Por qué demonios tenían que esperar cuando era obvio que ambos se deseaban?"

Amber Langley, tras una relación frustrada con Roarke Kelley, abandona California y comienza una nueva vida en Bellevue ( Seattle ). Trabaja como secretaria, desde hace tres meses, para Cormick Grayson. Su relación casi fraternal pronto tomará otro cariz.

Cormick Grayson, trabaja por libre como asesor de negocios. Contrata a Amber, para que le ayude en el estudio que está haciendo sobre el "insufrible" poeta Twitchell. Enamorado de Amber, casi desde el primer momento, le propone matrimonio y en menos de dos semanas ya hay un matrimonio a la vista. Por motivos de negocios, parten hacia un complejo de vacaciones en Arizona. Gray, tiene que asesorar a un cliente que desea comprar este complejo y de paso comienzan su poco creíble luna de miel.

En el rancho vacacional, empiezan sus aventuras ( o por lo menos, eso es lo que pretende la autora ). Gray, estudia los libros de contabilidad y ve que todo está demasiado bien. Ésto le hace sospechar y comienza su particular investigación. Mientras tanto, Amber desesperada por consumar su matrimonio, empieza a ponerle ojitos a Gray. La historia se alarga y se alarga, hasta que vuela la camisa de Gray y sólo se le ocurre preguntar a su amada: ¿Te valgo?, a lo que Amber responde: Eres perfecto Ahhh Ahhh

Cuando parece que la historia remonta, vuelve a caer. El matrimonio unido regresa a su hogar, eso sí, antes han luchado contra las fuerzas del mal ( o sea, el mal encarnado por dos matones de tres al cuarto, pagados por el dueño del complejo que tratan de sobornar a Grayson ). Como al libro hay que darle acción, aparece Roarke de la nada, buscando los mimitos de Amber. Entran de nuevo en escena, los dos esbirros metidos a matones y Roarke se esfuma de la trama como por arte de magia.

No continúo sintetizando la novela por si a alguien le quedan ganas de leerla...

Creo que llegados a esta altura, os habréis dado cuenta de que el Harlequín no me ha gustado nada Llorar. Me ha llamado la atención, que los dos personajes no sean dos bellezones y que para variar, el prota masculino es el que pone toda la carne en el asador ( claro, que lo disimula tanto que apenas te das cuenta ).

Dicho ésto, el resto de la trama chirría. Las constantes referencias al poeta y a sus horrorosos poemas me han puesto de los nervios Grrr. El intento de acción se queda en eso, en un intento. La proposición de matrimonio es fría como un polo. En cuánto a la puesta en escena, de la consumación o no del matrimonio, es anacrónico en un libro de temática contemporánea Si Si No recuerdo haber leído una escena así, donde unos recién casados acaban discutiendo sobre compartir la cama: Gray no quiere que Amber cumpla, sólo porque es su "deber de esposa" y Amber, ( que está loquita por cumplir ) no sabe ya cómo insinuarse a su maridito Muack

Es un libro desconcertante al que no le he encontrado el punto en ningún momento. Un pinchazo absoluto de JAK.

Mi valoración es 1/5

--------------------

Crítica realizada por Mc2

Cormick Grayson era honrado, respetable y nunca se retractaba si había dado su palabra. Su metro noventa de estatura, y su constitución fuerte, hacían que más de una mujer se diera la vuelta para contemplar sus característicos ojos verdes con motas doradas. Pero era un hombre demasiado tranquilo y silencioso. Amber Langley nunca le había visto entusiasmarse, excepto cuando se trataba de algo relacionado con Ulysses Twitchell, un poeta del siglo XIX prácticamente desconocido y con bastantes críticas negativas, que se había convertido en un buen motivo de investigación para él. La tranquilidad de Gray pronto se rompe cuando le aparece una seria competidora en Atardeceres Radiantes, una revista mensual de poesía.

Amber Langley era, como su nombre indicaba, una mujer de cabellos y ojos de color ámbar. Una caótica relación con un corredor de coches la había llevado a abandonar precipitadamente California y establecerse en Bellevue (Seattle). No sabía como había terminado convirtiéndose en la ayudante personal de Gray, con sus escasos conocimientos en mecanografía. Pocas veces se había quedado sin palabras delante de su jefe. Pero la petición de Grayson de casarse con ella antes de dos semanas la había dejado impresionada. Sobre todo por los motivos esgrimidos. Amber le admira, le respeta, le tiene cariño... pero no está enamorada de él.

Ya casados, Amber y Gray se dirigirán a Tucson con otra misión en mente. El ha logrado granjearse una muy buena reputación como asesor de negocios. Un cliente desea comprar un complejo hotelero que resulta el lugar adecuado para pasar su luna de miel. Sin embargo, Vic Delaney, el dueño del complejo, no parece ser el hombre que aparenta. Sobre todo cuando sus matones parecen empeñados en que Gray cambie su opinión sobre la venta.

Tampoco las cosas le están resultando fáciles a Amber. Sobre todo porque su ex novio, Roarke Kelley, vuelve a inmiscuirse en su vida.

La novela no me ha resultado muy buena. Los versos del poeta eran malísimos... o yo no tengo idea de poesía. Continuamente se hacia referencia al poeta, que no se hasta que punto interesaba en la novela porque excepto por la competidora que le sale no me parece que aporte nada. Los matones son meros aficionados que se tragan cualquier triquiñuela ideada. Jayne Ann Krentz insinúa que Gray trabajó en una empresa de seguridad importante... pero no se explaya. El ex novio de turno es un "payaso" que en seguida toma las de Villadiego...

En fin, no me ha quedado muy claro el argumento de la novela. Me la he leído de un tirón porque no es muy larga. Si llega a tener mas paginas no se que hubiera hecho. En conclusión, él es un estudioso demasiado tranquilo y silencioso para mi gusto, tiene prisa por casarse... pero no por consumar el matrimonio (que aburrido), la luna de miel plantea preguntas que no terminan de resolverse, los matones quedan en seguida en ridículo y Roarke es solo un estorbo al que hasta un niño podría derribar de una patada.

La puntúo con un 2/5.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |