Jamie Beck - No solo socios

8.0/10 rating 1 vote

Crítica realizada por Maribel Moreno

La vida perfecta de Cat St. James, modelo de portada, es pura apariencia. Por suerte, es una auténtica maestra escondiendo la verdad a la cámara y a los demás. Su actual problema se llama Hank Mitchell, el carpintero de voz suave al que dejó plantado hace unos meses. Verlo en la boda de su hermano no hace más que empeorar su tristeza y despertar un inoportuno deseo que decide ahogar en champán.

Hank, por su parte, es una persona sacrificada, que ha aparcado sus ambiciones personales en favor de la familia, pero no piensa renunciar a su orgullo, que Cat hirió ya una vez.

Todo se complica cuando ella le hace una propuesta laboral imposible de rechazar, lo más parecido al trabajo de sus sueños. La mezcla de negocios y placer hará que afloren promesas y secretos, y entonces ambos deberán decidir si están dispuestos a renunciar a algo por amor.

Cuando leí No solo amigos me quedé con muchas ganas de saber de la historia de Cat y Hank, ya que entre ellos había una gran tensión y no hacían más que evitarse el uno al otro.

Cat St. James es una reconocida modelo, se codea en las grandes esferas y su vida parece ir viento en popa, pero eso es solo pura fachada. Cat pasó dos años de su vida con un novio controlador con el que se enfadaba cada dos por tres. En uno de esos enfados coqueteó con Hank, amigo y trabajador de su hermano Jackson, pero después salió corriendo y dejó al joven plantado.

Ahora ha llegado la boda de su hermano David y Vivi, y Cat acaba de recibir una de las peores noticias que puede recibir una mujer tan joven. Ella intenta mostrar su mejor cara, pero se encuentra sola y triste y ahoga las penas en el alcohol.

Hank intenta evitar a toda costa a Cat, ya le dejó su orgullo por los suelos una vez y no quiere repetir, pero no puede apartar sus ojos de ella y acaba salvándola de una situación desagradable. Al día siguiente cada uno ha de partir para su casa y la tensión entre ellos se corta con un cuchillo, pero lo mejor es decirse adiós. Sin embargo, unos días más tarde Jackson propone a Hank que le haga unos muebles a su hermana, y ante la belleza de los mismos, Cat le propone un negocio a Hank, que quizás no pueda rechazar ya que es el sueño de su vida. Pero ¿podrán mezclar negocios y placer? Porque, desde luego, ninguno puede disimular la atracción que siente por el otro.

Igual que el anterior libro, me ha encantado, y una gran parte del mérito son sus personajes, tanto principales como secundarios.

Cat es una joven que en apariencia lo tiene todo, sin embargo, a la hora de la verdad parece que la gente cree que ella solo sirve para posar. Tras una fatídica noticia su vida se desmorona, no se atreve a compartirlo con nadie y la soledad y tristeza se hacen mella de ella. Pero entonces, viendo que su carrera cada vez irá a menos, decide hacer una sociedad con Hank, el hombre por el que suspira en silencio, pero ella preferiría mantener la relación personal fuera del negocio, algo que no es posible porque cada vez que se ven las chispas saltan entre ellos.

Me ha gustado cómo Cat afronta algunos cambios en su vida y le echa narices demostrando que no solo es una cara bonita.

Hank, ¡ay Hank!, qué amor de hombre, qué dedicación a los suyos . Cuando su padre faltó tuvo que hacerse cargo de su familia, su madre y cuatro hermanas, dejó sus estudios para que ellas los pudieran tener y su vida ha sido un puro sacrificio, pero con la enfermedad de su madre, todo ha empeorado.

Cuando Cat le propone el negocio, sus dudas, miedos y la responsabilidad que tiene sobre sus espaldas, pesan mucho, pero ¿por qué no intentarlo? Al menos cumpliría uno de sus sueños y si por el camino convence a Cat de que pueden ser perfectos juntos, pues mejor.

Como secundarios tenemos principalmente a los hermanos de Cat, que están ahí siempre los unos por los otros, y conocemos un poco más de la actitud de Jackson (espero que no tarden en publicar su historia).

También tenemos la familia de Hank, sobre todo sus hermanas Jenny y Meg, que en ocasiones son un poco egoístas.

La pluma de la autora es sencilla, emotiva y sabe cómo hacerse con el lector, la narración es en tercera persona y abarca bien los sentimientos de ambos protagonistas.

No solo socios es una historia bonita, emotiva y dura en ocasiones, con unos personajes que tienen que superar muchos obstáculos, impuestos por ellos mismos, para poder alcanzar la ansiada felicidad.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |