Irene Cao - Yo te siento

Crítica realizada por Lady Macbeth

Elena ha pasado página. Los días de pasión y locura que ha vivido con Leonardo la han convertido en una mujer fuerte, la han adentrado en el lado oscuro del placer, pero hoy son solo un recuerdo desenfocado que pasa de vez en cuando por su mente. Ahora Elena sabe lo que quiere y ha elegido a Filippo: por él ha abandonado Venecia y se ha mudado a Roma. La vida que han emprendido juntos es prácticamente perfecta, una armonía de afinidades electivas, tanto en la cama como fuera de ella. Pero cuando el destino hace todo lo posible para obstaculizarnos es imposible borrar el pasado. Porque la relación entre Elena y Leonardo aún no ha terminado y basta un encuentro casual para prender de nuevo el fuego que nunca ha llegado a apagarse.

Es la noche de su trigésimo cumpleaños y lo último que puede imaginar Elena es que el restaurante al que la ha llevado Filippo para celebrarlo es... ¡de Leonardo! Su mirada, que le llega directa al corazón, y un solo beso, robado en la cocina del local, provocan un nuevo y turbador inicio. Nada de reglas, se juega a cartas vistas: porque esta vez no es necesario ocultar el amor, ni siquiera tras el sentimiento de culpa que produce el engaño, y el sexo deja de ser una mera búsqueda del placer para convertirse en el encuentro de unas almas que se pertenecen. Hasta que el secreto más inconfesable de Leonardo sale a la luz y Elena se ve obligada a decidir si está dispuesta a pagar el precio...

Han pasado tres meses desde que Leonardo desapareció de la vida de Elena. Finalmente se ha convencido de que lo que hubo entre ellos acabó y tras reconciliarse con Filippo decide apostar plenamente por una relación con él y se traslada a vivir a Roma. En Roma ha conseguido un trabajo restaurando La Adoración de los Magos, un fresco que se encuentra en una de las capillas de la iglesia San Luigi Dei Francesi. Su vida junto a Filippo se ha estabilizado, llevan una vida normal de una pareja joven, y son los pequeños detalles como el de por las mañanas cuando Filippo le prepara cada día su infusión antes de que se levante lo que ella más valora e inevitablemente lo compara con todo lo que vivió con Leonardo. Cada día se auto convence de que ama a Filippo, de que es feliz a su lado y su vida es perfecta: se siente querida, protegida y sabe que al lado de Filipo siempre tendrá un apoyo. Sin embargo toda esa paz y estabilidad que ha logrado se "rompe" cuando el día de su cumpleaños va a cenar a un restaurante, con Filippo, que resulta ser propiedad de Leonardo. A partir de ese momento la locura y el desenfreno vuelven a la vida de Elena. Si no es ella quien lo busca, es Leonardo y durante unas semanas se convierten en amantes citándose a escondidas. Pero Elena se siente mal por lo que está haciendo, se siente sucia y despreciable por engañar a Filippo y decide escuchar su cabeza y no su corazón y su cuerpo, que siguen ansiando las caricias de Leonardo, y pone punto y final a esa especie de relación clandestina que habían vuelto a retomar. Vuelve a recordarse cada día como si fuera un mantra que ella quiere a Filippo y que es feliz a su lado, que su historia con Leonardo no tiene futuro y sólo la hace sufrir... y aunque ella tiene mucha fuerza de voluntad, y se niega a volverse a ver con Leonardo, casi al final del libro la historia da un giro, que a mí me ha resultado inesperado, y Leonardo le declara su amor.... No explico qué más sucederá para no incurrir en un espoiler...

Bufff, que enganche tengo con esta historia!!! Elena me lleva de cabeza, mientras iba leyendo me he sentido como en una montaña rusa, cuando más arriba y eufórica está Elena, más brutal es la caída. Me he pasado todo el libro con el corazón encogido, y es que entiendo perfectamente a Elena y su encrucijada: con Filippo vive un noviazgo normal y la hace feliz, y con Leonardo lo que tiene es una relación tóxica que sólo la hace sufrir, aunque le quiere con locura... difícil elección, porque hay momentos que piensas que lo mejor es que se quede con Filippo y otras que debe seguir el dictado de su corazón y darse una oportunidad con Leonardo...

Elena sigue evolucionando como persona, es mucho más segura de sí misma y sus decisiones y aunque en lo concerniente a Leonardo le puede su obsesión por él, también demuestra una férrea voluntad cuando decide que ella quiere a Filippo y que es con él con quien quiere pasar su vida, sin escuchar a su corazón que clama por Leonardo.

Y Leonardo.... Ufff.... Vaya tela con Leonardo.... Lo he odiado igual que Elena pero a la vez lo he amado. En este libro no resulta tan frío, se le ve más vulnerable en lo concerniente a Elena, aunque sigue siendo un hombre enigmático, misterioso y muy seguro de sí mismo. Me ha conquistado totalmente cuando muy humildemente le ha confesado a Elena que no podía vivir sin ella, pero entonces vuelve a darse otro giro y el final me ha dejado tan destrozada como a Elena.

Este libro es mucho más romántico que el anterior, los sentimientos de Elena están a flor de piel, esa sensación de impotencia ante lo que le está sucediendo me la ha transmitido a mí. Una de las cosas que más me ha gustado es cómo la autora consigue que durante todo el libro estés con el alma en vilo y como Elena queriendo, casi, por igual a los dos: Filippo y Leonardo.

Filippo sigue siendo un encanto, el hombre perfecto, culto, inteligente, enamorado de su chica, incluso bueno en la cama, como apunta Elena, pero ella debe recordarse muy a menudo que lo quiere, y eso ya demuestra que quizás no le quiera tanto, o no de la forma en que debería de quererle.

Al igual que en el libro anterior sucedió con Venecia, las descripciones de Roma son magistrales, la autora te transmite su pasión por el arte y por la ciudad y me ha transportado allí. Me he visto en el apartamento de Leonardo en el Trastevere, en la iglesia donde va cada mañana Elena a restaurar el fresco, en sus calles, sus plazas y respirando arte y belleza en cada rincón de la ciudad. Como dirían los italianos: GRANDE ROMA!!!!

Total, que este segundo libro me ha atrapado de principio a fin, he pasado por todos los estados de ánimos posibles, igual me he sentido eufórica, que he llorado, que he sufrido por el dolor de Elena. Y por supuesto, me he quedado con ganas de más, de saber que va a hacer ahora Elena con su vida.... Habrá que leer el tercer libro "Yo te quiero"

Valoración: Muy Bueno

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |