Irene Cao - Yo te miro

Crítica realizada por Lady Macbeth

Si se pudiese capturar el placer, Elena lo haría con los ojos. Tiene veintinueve años, una belleza inocente y descarada y aún desconoce la pasión. Su mundo está hecho de arte y colores, los del fresco que está restaurando en Venecia, la mágica ciudad que la vio nacer. Hasta que encuentra a Leonardo, un chef de fama internacional que irrumpe en su vida y le da un vuelco a su historia de amor en ciernes con Filippo, a la idea que siempre ha tenido de sí misma y, sobre todo, a su manera de vivir el sexo. Porque Leonardo, inquilino inesperado en el palacio en el que ella trabaja, llega para abrir las puertas de un paraíso inexplorado del que solo él posee las llaves. Los secretos de la cocina, de la materia ordinaria que se transforma en sus manos en éxtasis para el paladar, no son los únicos que conoce: Leonardo sabe que el placer es una conquista para todos los sentidos, tiene una forma, un olor, un sabor. Y guiará a Elena, la ayudará a superar sus límites hasta llegar al confín más dulce y extremo de la obsesión. No obstante, hay una condición...

Irene Cao nos ofrece una primera novela en la que la excelencia del buen uso del lenguaje se abraza con la sensorialidad, la sensualidad y el disfrute de los placeres en todo su esplendor. Así, el resultado es un relato apetecible y lleno de las esencias más poderosas que, al mismo tiempo, destila literatura.

Elena es una joven de veintinueve años, veneciana, soltera, y restauradora de arte. Su actual trabajo es la restauración de un fresco en un palacio de Venecia. Su vida transcurre tranquila, sin sobresaltos y ella misma es una chica que, aunque guapa, tampoco se cuida demasiado, no se preocupa de su atuendo, ni se maquilla... Un día le avisan que en el palacio dónde trabaja va a ir a vivir por unos meses, y mientras pone en marcha su restaurante, un reconocido chef internacional: Leonardo. La primera vez que Elena lo ve ya se siente atraída por él y por ese aire de misterio que proyecta. Sin embargo, tampoco le hace mucho caso pues piensa que un hombre tan atractivo como él nunca se fijará en alguien como ella, que normalmente pasa desapercibida. Uno de sus mejores amigos es Filippo, un arquitecto que conoció cuando estaban en la universidad y que se hicieron inseparables durante los años de universidad. Con los años se fueron distanciando pero desde hace unos meses ha vuelto a Venecia y han recuperado su amistad. Filippo es un encanto de persona y se le nota que bebe los vientos por Elena. Son dos personas que se complementan perfectamente, tienen los mismos gustos en arte, música, cine... y una noche, cuando Filippo le dice que se tiene que trasladar a Roma por motivos de trabajo, finalmente afloran los sentimientos de ambos y hacen el amor. Sin embargo, deciden no iniciar una relación, pues Filippo marcha a Roma y aunque se llaman y hablan por Skype ninguno de los dos quiere mantener una relación a distancia. Tras la marcha de Filippo Elena se queda muy triste y le echa mucho de menos, entonces casi sin darse cuenta iniciará una relación, que no es tal, con Leonardo. Y digo que no es una relación, pues lo que Leonardo le propone es un pacto por el cual él la adentrará en el mundo del placer sin que tengan nada que ver los sentimientos ni el amor, tan solo sexo y todas las posibilidades que deriven al placer. A partir de ese momento Elena irá experimentando diferentes tipos de placer, desde el placer del gusto por comer o beber o hasta el placer más carnal en un trio o practicando el acto sexual en un lugar público con el morbo y la excitación que eso conlleva...

Este libro ha sido una sorpresa para mí, la historia me ha atrapado completamente, no sólo por lo atractivo de sus personajes y la historia sino por una prosa elegante y sencilla que te incita a no dejar de leer hasta llegar al final, y una vez llegado al final salir corriendo a buscar el siguiente libro de la trilogía pues necesito saber qué más sucederá en este triángulo amoroso.

Elena es un personaje que poco a poco se va abriendo. Cuando empieza el libro es una persona anodina, inocente, vergonzosa, que no destaca, pero a lo largo del libro se le irá despertando el sentido de su propia feminidad, sentirse más segura consigo misma y su cuerpo lo que provocará que incluso cambie en su forma de vestir mucho más sexi. Gracias a que la historia está narrada en primera persona por Elena no te pierdes ninguno de los matices que provocan ese cambio en ella. Ha habido momentos de la historia en que te sientes en la misma encrucijada que ella, pues siente un amor-odio por Leonardo y esa desazón te la transmite a medida que va avanzando la lectura. Y los sentimientos que tiene hacia Filippo, al cual quiere pero sigue obsesionada con Leonardo.

Leonardo es un personaje muy complejo y enigmático, y es justamente ese aire de oscuridad que le envuelve lo que en un primer momento atrae a Elena. Le gusta experimentar con el placer, y el pacto que le ofrece a Elena es eso: simple y llanamente experimentar el placer desde todas las vertientes sexuales y sensuales. Elena conforme vaya experimentando con él más se irá enganchando, y aunque desde un principio Leonardo le deja claro que nada de enamorarse, al final del libro su actitud cambia y parece que siente algo más por ella que meramente el deseo sexual. Aunque el final es un tanto perturbador.

Otro punto a favor de esta novela es la descripción tan fantástica y minuciosa que la autora hace de Venecia, mientras iba leyendo me he sentido caminando por sus calles y puentes, cogiendo el vaporetto o navegando por sus canales. He disfrutado de los carnavales y de las fiestas en los palacios y, en definitiva, me he sentido como una veneciana más acompañando a Elena en sus idas y venidas.

El libro está catalogado como erótico, desde mi punto de vista no es sólo erótico, es mucho más, es tremendamente sensual y a través del "viaje" que Leonardo le propone a Elena he sido espectadora de cómo ella va experimentando el placer sexual a través de todos los sentidos. Las escenas sexuales no son muy abundantes pero sí muy variadas y, lo que más me ha gustado es que están descritas con mucho gusto y sin hacer demasiado incapié en detalles de mal gusto.

Esta historia me ha provocado muchos sentimientos contrapuestos, en momentos me ha gustado Leonardo, otros lo he odiado y sobre todo me ha atrapado, al igual que a Elena, en su red de sensualidad. Por otro lado me ha enamorado completamente Filippo un personaje secundario pero esencial en el desarrollo de la historia. Filippo es el chico perfecto, dispuesto a todo por Elena y le demuestra su amor por ella a la menor ocasión. Me ha dolido cuando Elena le ha dejado, y me ha encantado cuando luego ella le ha pedido perdón. Quizás suene extraño, pero un poco entiendo a Elena, en Leonardo ve la pasión, la espontaneidad, lo desconocido, el placer por el placer hasta el límite y hasta la obsesión. Con Filippo tiene la complicidad de dos personas que se conocen de muchos años, su amor es profundo, pausado, dulce, tierno... pero ella sigue obsesionada por Leo.... Leyendo el libro se puede entender perfectamente esa dualidad de sentimientos por los dos.

En resumen, me ha gustado muchísimo, por la historia que se sale de lo normal, por los personajes nada estereotipados, porque está muy bien escrito y sobre todo por Venecia.... No hace falta decir que ya he comenzado el siguiente libro: "Yo te siento"

Valoración: Muy Bueno

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |