Henry James - El Eco

Crítica realizada por Anasy

Disparidades de cultura y de modales, de sinceridad y de aspiraciones, tendrán que ser delicadamente vencidas para consolidar el compromiso entre los dos jóvenes... antes de que el voraz periodismo se inmiscuya dispuesto a airear «todo lo que es privado y espantoso». En El Eco (1888) Henry James anticipa el tráfico de intimidades que será característico de nuestra época con una novela sagaz y formalmente ligera que él mismo definió como un jeu d'esprit, pero donde el aire de comedia incuba disyuntivas espinosas y decisiones formidables.

Hace muchos años que no leía nada de Henry James así que aproveché que están editando libros suyos de nuevo para darle otra oportunidad a este autor que nunca termina de convencerme.

El Eco no es una historia muy larga pero tiene pasajes bastante densos y descriptivos que sin embargo no aburren ni cansan.

La presentación de este libro viene aludiendo a los albores de los reporteros del corazón allá por finales del siglo XIX bajo el personaje de un periodista americano, George Flack que corre detrás de la última noticia o chismorreo sobre los miembros de la alta sociedad sin importarle el daño moral o sentimental que pueda causar.

La historia nos presenta a los Dosson,el anciano y aplacible padre, la poco agraciada hija mayor y y la bella Francie, son americanos pero están pasando una temporada en París cuando conocen al señor Flack. Los Dosson son algo vulgares para los estándares franceses de la buena sociedad, Delia quiere colocar bien a su bella hermana Francie mientras el padre mira todo apaciblemente sin meterse en nada dándoles dinero cuando se lo piden.

Hacen buenas migas con Flack que los pasea por las calles y los cafés de París hasta que conocen al joven Gaston Provet, de padres americanos pero afincados en París desde hace tantos años que ya apenas recuerdan sus raíces.

Gaston cae perdidamente enamorado de Francie al conocerla y él a su vez es el perfecto partido que Delia quiere pescar para Francie, pero la familia de Gaston tendrá que aprobar a la joven americana o más complicado aún, a su familia.

Todo habría terminado en buen puerto si no fuera por que el periodista , también enamorado de la muchacha, no duda en calumniar y difamar e los Provet en su periódico para el que trabaja, El Eco, propiciando el rechazo de la familia Provet hacia Francie por creerla culpable de esas calumnias y compinche de Flack.

El Eco es como una crónica de lo que sería en el futuro la prensa del corazón de manos de un periodista con pocos escrúpulos que no duda en hacer daño con tal de alcanzar el éxito profesional. En cuanto a Francie y Gaston, son los protagonistas más descafeinados que me he encontrado en mucho tiempo. Francie es una especie de muñequita a veces repelente, con poca personalidad que sabes que está enamorada de Gaston porque el autor así lo afirma. Gaston es un joven de buena familia que no tiene oficio ni trazas de tenerlo, vive de sus rentas y parece que lo único por lo que se esfuerza un poco, es por conseguir a Francie. El anciano Dosson es apenas un anciano tontorrón que está ahí para repartir dinero, y los Provet son todo lo esnob y superficiales que se puede esperar de esa clase de familia en aquellos tiempos y en la alta sociedad.

En fin, es un libro para pasar el tiempo, ligero, bien escrito pero que pasa sin pena ni gloria.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |