Heather Graham - La sombra del amor

Crítica realizada por Katon

Eric Hawk era escritor y llevaba una vida muy tranquila, nada que ver con el glamour que rodeaba a la modelo Ashley Dane. Desde el día en que se conocieron, cuando ella estaba huyendo de la escena de un crimen que no tendría que haber presenciado, Eric empezó a prepararse para el día que la perdería. Pero Ashley sabía que su amor podría florecer... siempre y cuando consiguieran sobrevivir al peligro que los acechaba...

Ashley junto con su amiga Tara se dedicaba principalmente al diseño, aunque había seguía trabajando como modelo, accedió a rodar ese anuncio en los everglades de Florida porque Tara era quien había ideado el anuncio y porque las joyas pertenecían a Rafe Tyler, marido de Tara y buen amigo de Ashley. La grabación del anuncio se está alargando demasiado y un huracán se acercaba.

El anuncio lo estaban rodando en medio de los pantanos de Florida, donde habitan los cocodrilos y las serpientes. Erik Hawk es el dueño de esas tierras y ha consentido en rodar el anuncio como un favor hacia Rafe. Aunque Erik es escritor la mayor parte del tiempo lo dedica a ayudar a su pueblo, él es un indio seminola, y está orgulloso de sus antepasados. De su madre noruega heredó unos ojos verdes que hipnotizan y que harán que Ashley se pierda en ellos. Pero Erik tiene un pasado oscuro que aún le persigue y cuando la tentadora Ashley aparece en su vida su ordenado mundo se pondrá patas arriba.

Cuando ya han terminado de rodar el anuncio y tras una discusión con el director Ashley sale corriendo y accidentalmente es testigo de un asesinato, en su huida y tras tropezar dos veces choca contra Erik, presa del pánico y agotada se desvanece. El huracán los mantendrá encerrados en el interior de la casa de Erik un par de días. Ashley intentará entablar conversación con el hombre arisco y huraño que tiene delante y Erik se mostrará aún más grosero cuando se dé cuenta que su fascinación por la modelo crece por momentos. Se sentirá atraído por esos ojos que brillan más que las esmeraldas que llevaba puestas. La atracción estallará y ninguno de los dos podrá detenerla. Aunque se hayan dejado llevar por la pasión los encontronazos serán constantes, ambos caracteres chocan y se miden. Pero en esta historia no están solos, además de un asesinato sin resolver también tendrán que enfrentarse a un asesino que ha escapado, el hombre que mató a la mujer de Erik y a su hermano.

Erik se debatirá entre proteger y alejar a Ashley o intentar luchar por algo que apenas acaba de empezar. Lo que Erik no sabía es que ella es tan testaruda como él y no dejará que ni su pasado, ni su orgullo, ni sus prejuicios la alejen de su lado.

La novela es cortita y se lee rapidísima, me ha gustado cómo ha desarrollado el enamoramiento de los protagonistas, la ambientación es un toque perfecto para la novela, la vida en el poblado indio en medio de Florida y a pocos kilómetros de la ciudad está muy bien descrita. Los personajes secundarios son un grupo coral muy completo y que le dan un toque de humor y ternura a la historia. La persecución en los pantanos ha estado bastante bien y el desenlace no tan previsible como esperaba.

Aunque ha habido un detalle que no me ha convencido nada. Ver a Tara corriendo para abrazar a su amiga solo dos días después de haber dado a luz, ¿de verdad esa mujer ha tenido un niño? Una cosa es que te muevas con más o menos dolores, con más o menos facilidad, pero correr, creo que no.

En resumen, que me ha gustado, para leer algo ligerito y rápido está bien, por lo menos a mí me ha servido para distraerme. Crítica realizada por Katon

Eric Hawk era escritor y llevaba una vida muy tranquila, nada que ver con el glamour que rodeaba a la modelo Ashley Dane. Desde el día en que se conocieron, cuando ella estaba huyendo de la escena de un crimen que no tendría que haber presenciado, Eric empezó a prepararse para el día que la perdería. Pero Ashley sabía que su amor podría florecer... siempre y cuando consiguieran sobrevivir al peligro que los acechaba...

Ashley junto con su amiga Tara se dedicaba principalmente al diseño, aunque había seguía trabajando como modelo, accedió a rodar ese anuncio en los everglades de Florida porque Tara era quien había ideado el anuncio y porque las joyas pertenecían a Rafe Tyler, marido de Tara y buen amigo de Ashley. La grabación del anuncio se está alargando demasiado y un huracán se acercaba.

El anuncio lo estaban rodando en medio de los pantanos de Florida, donde habitan los cocodrilos y las serpientes. Erik Hawk es el dueño de esas tierras y ha consentido en rodar el anuncio como un favor hacia Rafe. Aunque Erik es escritor la mayor parte del tiempo lo dedica a ayudar a su pueblo, él es un indio seminola, y está orgulloso de sus antepasados. De su madre noruega heredó unos ojos verdes que hipnotizan y que harán que Ashley se pierda en ellos. Pero Erik tiene un pasado oscuro que aún le persigue y cuando la tentadora Ashley aparece en su vida su ordenado mundo se pondrá patas arriba.

Cuando ya han terminado de rodar el anuncio y tras una discusión con el director Ashley sale corriendo y accidentalmente es testigo de un asesinato, en su huida y tras tropezar dos veces choca contra Erik, presa del pánico y agotada se desvanece. El huracán los mantendrá encerrados en el interior de la casa de Erik un par de días. Ashley intentará entablar conversación con el hombre arisco y huraño que tiene delante y Erik se mostrará aún más grosero cuando se dé cuenta que su fascinación por la modelo crece por momentos. Se sentirá atraído por esos ojos que brillan más que las esmeraldas que llevaba puestas. La atracción estallará y ninguno de los dos podrá detenerla. Aunque se hayan dejado llevar por la pasión los encontronazos serán constantes, ambos caracteres chocan y se miden. Pero en esta historia no están solos, además de un asesinato sin resolver también tendrán que enfrentarse a un asesino que ha escapado, el hombre que mató a la mujer de Erik y a su hermano.

Erik se debatirá entre proteger y alejar a Ashley o intentar luchar por algo que apenas acaba de empezar. Lo que Erik no sabía es que ella es tan testaruda como él y no dejará que ni su pasado, ni su orgullo, ni sus prejuicios la alejen de su lado.

La novela es cortita y se lee rapidísima, me ha gustado cómo ha desarrollado el enamoramiento de los protagonistas, la ambientación es un toque perfecto para la novela, la vida en el poblado indio en medio de Florida y a pocos kilómetros de la ciudad está muy bien descrita. Los personajes secundarios son un grupo coral muy completo y que le dan un toque de humor y ternura a la historia. La persecución en los pantanos ha estado bastante bien y el desenlace no tan previsible como esperaba.

Aunque ha habido un detalle que no me ha convencido nada. Ver a Tara corriendo para abrazar a su amiga solo dos días después de haber dado a luz, ¿de verdad esa mujer ha tenido un niño? Una cosa es que te muevas con más o menos dolores, con más o menos facilidad, pero correr, creo que no.

En resumen, que me ha gustado, para leer algo ligerito y rápido está bien, por lo menos a mí me ha servido para distraerme.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |