Heather Graham - El señor de los lobos

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Azalea

Tercer y último libro de la serie Vikinga que Heather Gram., que narra la historia de Melisandre y Conar gestada en el fragor de los asedios vikingos en Francia.

Conar hijo menor de Olaf y Erin, mezcla de sangres noruegas e irlandesas, desde su infancia ha destacado por su fiereza y temeridad en las artes de la guerra, anteponiendo sus genes vikingos como garantía de su fiereza. Melisandre por el contrario, ha sido criada y preparada para afrontar cualquier adversidad pero siempre como una medida de protección, ya que como única heredera del condado Beauville, debe fortificar y luchar por amparar sus tierras en ausencia de su padre.

Dada la complicada situación que se vive, el conde de Manon decide pedir ayuda a aquél que llaman el Señor de los Lobos, estableciendo un contrato matrimonial que lo una a su preciosa hija cuando sea inevitable. Si bien esta situación llega mucho antes de lo esperado ya que el repentino asesinato de Manon obliga forzosamente a contraer las nupcias, aunque los futuros esposos no se conozcan y no sean más que un hombre de mal talante y una destrozada niña de 12 años.

Pasarán muchos años después de boda antes de que vuelvan a verse, ella es obligada a viajar a Irlanda con la familia de Conar y éste se dedica a surcar los mares en busca de la paz... una paz que nunca encontrará al lado de su inocente esposa. Una niña ya convertida en mujer que no oculta su resentimiento, odio y desprecio por su marido aprovechando cualquier oportunidad para enfrentarlo y contrariarlo. Conar cree manejar a su intrépida esposa si bien el polvorín en el que se ha convertido el condado de Beauville, lleno de vikingo daneses liderado por el hijo del hombre que mató al conde Manon, le obligan a replantear la situación, retornar a los territorios galos y luchar por lo que es suyo... acepte o no su querida Melisandre.

Pronto ambos se van dando cuenta de los arraigados sentimiento se profesan, cómo poco a poco el odio se va convirtiendo en pasión además de necesidad y posteriormente en costumbre hasta que descubren que la única forma de salir victoriosos de la contienda es hacerlo juntos, poner las cartas sobre la mesa y reconocer lo que ambos sienten.

El señor de los lobos es el tercero de una serie y como tal pretende cerrar un ciclo, debo reconocer que no he leído los anteriores - Golden Surrender no ha sido traducido hasta el momento- y quizá haya contado con el elemento sorpresa en relación a la temática. Pocos libros he leído acerca de vikingos pero debo decir que ese eclecticismo vikingo con aires gaélicos me ha encantado, esa mezcla de sangres, de caracteres, de temperamentos pero siempre con un enorme sentido de lealtad, por lo que es suyo, por su familia. Conar en todo momento se muestra como un ser de una naturaleza casi divina, con gran capacidad para la guerra, que se dedica a hacer lo que mejor sabe: utilizar la lucha como un instrumento para hallar la paz... y en el camino se encuentra casado con una niña que lo desubica. Poca es su experiencia con el sexo opuesto y menos con una muchacha de 12 años si bien todas y cada una de sus decisiones y actos están encaminadas a su bienestar. Se muestra autoritario, inflexible, irritante y en alguna ocasión puede resultar cruel, pero se encuentra desbordado tanto por la situación como por la niña en sí porque para la escasa experiencia que tiene ésta no se amilana ante nada ni nadie.

Melisandre ha sido criada por su padre en total libertad y no siente miedo, es una persona ávida de conocimientos, extremadamente inteligente y sobre todo muy leal a su gente. Piensa que su matrimonio es una traición por parte de su padre que la ha vendido a un vikingo a cambio de tierras y posesiones, está tan cegada por la ira y la desolación que no es capaz de ver el por qué de los actos de su padre, se cree autosuficiente y capacitada para enfrentarse a una horda de mercenarios liderando a sus hombres... y claro, el orgullo no es un buen consejero, como tampoco lo es la temeridad formando un cóctel explosivo del que no puede salir nada bueno... Y así se escribe la historia, como una lucha de titanes, un duelo al alba en el que nunca hay vencedor, porque mientras uno ordena, la otra desafía y cuando por fin se da cuenta que lo único que puede hace es acatar lo dicho, comienza a idear un nuevo plan de ataque.

La narración de Heather Graham me ha gustado, es minuciosa y pausada, incidiendo en muchos detalles relevantes, si bien es cierto que no se hace pesada, ya que abrevia mucho los pasajes que no aportan nada a la historia. Así mismo también me ha atraído la estructura cronológica del libro que no obedece a la secuencia temporal lógica, comienza una vez transcurrida gran parte de la historia y poco a poco nos va descubriendo el por qué de muchas de las acciones de los protagonistas.

En relación a los secundarios poco hay que decir, aporta información sobre Eric y Rhiannon (para las que leyeron La mujer del vikingo), aparecen brevemente los hermanos y padres. Su aparición no es destacada puntualmente pero aportan un todo a la historia, dotándola en muchos pasajes de sabios consejos, simpáticas anécdotas y mucha ternura.

En fin, El Señor de los lobos, es un libro de lealtades, un libro que muestra cómo el valor de la palabra, los lazos familiares y la devoción pueden devolver los hechos a su lugar y limpiar el nombre de aquellos que fueron insultados. Una historia de pasión, incomprensión, venganza y temeridad que lleva a nuestros protagonistas hasta límites insospechados, poniéndose a prueba constantemente.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |