Hazel Gaynors, Heather Webb - La última Navidad en París

Redactoras: Críticas de Marta 11

Valoración:

Crítica realizada por Marta_11

Agosto de 1914. Inglaterra está en guerra. Evie Elliott ve a su hermano Will y a su amigo Thomas Harding partir al frente y piensa, al igual que todo el mundo, que todo acabará antes de Navidad, fecha en que viajarán a París para celebrar las fiestas. Pero la historia nos dice que no fue así. Los tres acabarán viviendo una guerra muy distinta a la que esperaban. Frustrada por una vida de privilegios, Evie desea desempeñar un papel más importante en el conflicto. Mientras, Thomas se enfrenta a la dura realidad de la guerra y a sus propias batallas personales para sacar adelante el negocio familiar. En sus cartas, Evie y Thomas compartirán sus esperanzas y sus miedos y crecerá su amistad y afecto mutuo. ¿Podrá florecer el amor en medio de los horrores de la guerra? "Humor y amor, tragedia y esperanza hacen de esta novela una lectura apasionante e inspiradora". -Kate Quinn, autora de La red de Alice.

Pensaba que iba a terminar el año sin encontrar una lectura de cinco estrellas, rara vez suelo poner la máxima puntuación pero esta novela lo merece.

Me estreno con una novela epistolar y con estas autoras, tenía el libro en mi lista de deseos de libros en inglés, sin saber que iba a llegar a España de la mano de Ciudadela. Necesito todas las traducciones en España de estas autoras juntas o por separado (POR FAVOR).

No sé ni por dónde empezar, así que si la reseña está desestructurada me disculpo de primeras, acabo de terminar el libro y estoy bastante hiperactiva.

La novela empieza con un hombre viudo que se desplaza a París para cumplir una última voluntad, una vez instalado, decide leer un montón de cartas por orden cronológico, y nosotros haremos ese viaje al pasado con él. Aterrizaremos en 1914 entre Oxford y Richmond, Surrey- Richmond y a partir de ahí "en algún lugar de Francia" - Richmond, terminando en 1918. En dicho período empezó (1914) y terminó (1918) la Primera Guerra Mundial.

Como protagonistas tendremos a Evie y Tom, cobran gran importancia también Alice y Will. En un plano secundario podría destacar a John, Davies y padre de Tom. Entre ellos habrá correspondencia.

Tom y Will son amigos inseparables que deciden unirse al ejército pensando que iban a volver en Navidad como auténticos héroes. Estas primeras cartas rebosan esperanza y optimismo, al estar en una buena posición no entran como soldados rasos, sino directamente como tenientes, cabe destacar la ingenuidad e inocencia de los tres (Tom, Will y Evie) no eran conscientes de la crueldad de la guerra, aunque ellos lo aprenderán rápido. Esas ganas de comerse el mundo y volver condecorados les dura menos de un año. Porque la realidad les golpea rápidamente y toda la publicidad barata que les habían vendido era humo.

Evie tarda más en espabilar, protegida en su casa muerta de aburrimiento pero con las comodidades necesarias: sin frío, con comida, techo y cama. Algo muy distinto a lo que estaban viviendo su hermano (Will) y su amigo (Tom).

Evie decide animarles la estancia enviándoles multitud de cartas, Tom siempre responde pero Will es algo más parco, sus cartas eran más parecidas a un telegrama que a otra cosa.

Gracias a la correspondencia entre Evie y Tom nos meteremos en primera línea, escuchando los ruidos de guerra y el hedor de la muerte, las autoras consiguen meter al lector de lleno en la historia desde la primera carta. Es imposible no empatizar y madurar con ellos.

Obviamente, es una novela triste y cruda, la muerte llama a la puerta más de una vez: algunos temiéndola, otros ansiándola. Es difícil leer algunas escenas, cómo muchos soldados se pierden en la guerra, pereciendo en el barro o simplemente siendo fantasmas en vida. El estrés, el miedo, estar continuamente alerta acaba pasando facturas y algunos no pueden luchar contra su mente y pesadillas. Algunos buscaban conseguir un permiso fuera como fuera, ansiando salir del infierno por unos días, aunque la vuelta solía ser peor.

A través de las cartas conoceremos distintos puntos de vista: como soldado, enfermera, hermana, cartera y reportera.

A pesar de lo sencillo que puede ser hacer una novela escrita básicamente a través de cartas, no me puedo ni imaginar el trabajo de documentación que han tenido que hacer. Hasta la carta más banal tiene un aporte histórico. Desde el papel de las mujeres en la guerra, objetores de conciencia (Orden de la Pluma Blanca), la tregua de Navidad, los censores, las palomas mensajeras, cómo evolucionaban las armas (por ejemplo gases o tanque), neurosis de guerra, permisos de los soldados, etc. 

Letra a letra se va fraguando una historia de amor súper bonita, llena de confianza y respeto, juntos atraviesan los peores momentos durante años, decepción tras decepción consiguen que la llama de la esperanza nunca se apague ni en los momentos más oscuros. Para ellos no hay distancias, solo desean encontrarse y que acabe la guerra de una vez.

Como tramas secundarias, es de destacar la de Alice, fiel amiga y confidente de Evie, una amiga alocada que decide servir a la causa alistándose como enfermera, perdiendo la inocencia y parte de la alegría en el camino. Su historia es admirable.

La historia de Tom con su padre es entrañable, el relato de Will agridulce y la trama del periódico resulta muy interesante para conocer la guerra desde otro lado y vivir la censura de primera mano.

La poesía cobra gran relevancia dado que los protagonistas son forofos de la lectura y de la escritura. Otro punto más que tienen en común.

No sé si esta reseña ha hecho justicia al libro, espero que sí, solo me queda recomendarla una y otra vez. Lo mejor sin duda son los personajes, su evolución es bestial, no es para menos dado lo que les tocó vivir. No me quiero ni imaginar estar en su posición.

Debe de ser increíble estar en las trincheras viendo morir a tus compañeros y pensando que vas a ser el siguiente, escuchando los ruidos de balas perdidas o los llantos de tus amigos, pero la perspectiva de quedarte en casa rodeada de silencio esperando una carta o un telegrama anunciando que tu hijo o marido han muerto en el campo, es asolador. No me gustaría verme en ninguna de estas tesituras.

Por último, hay que destacar la increíble edición. Y aunque os sorprenda voy a hablar de varios puntos al respecto, aunque me quede esta reseña tan larga como un libro. En los últimos tres o cuatro años se ha notado un cambio brutal en cuanto a la calidad de las ediciones, empezando por el papel, que algunas editoriales usan uno tan fino que prácticamente puedo leer la siguiente página sin pasarla. Más de lo mismo con las traducciones que no sé si las hace un profesional o Google Translate y las correcciones que muchas veces brillan por su ausencia o las hace un lector o el propio autor (o vete a saber quién) sin tener unos mínimos estudios al respecto. 

Por todo esto, me he propuesto analizarlo en mis reseñas así que: este libro está impecable. Desde la maquetación, corrección, traducción, la portada es increíble (y acorde con la historia al igual que el título). Calidad diez, al igual que historia de diez. Me han gustado mucho las citas que ha escogido la autora al inicio de cada año con la ilustración de la Torre Eiffel.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |