Harper Lee - Matar a un ruiseñor

Crítica realizada por Anasy

Publicada en 1960, Matar un ruiseñor no ha parado de cruzar desde entonces la línea que separa las novelas juveniles de las adultas. Es la única novela publicada de Harper Lee, pero eso no fue un impedimento para que se llevase el Pullitzer ese mismo año. La escritora vivió su infancia y juventud entre la literatura y las desigualdades sociales, dos elementos que transmite en su obra. Además fue íntima amiga de otro novelista, Truman Capote, al que arrebató el premio que él llevaba tantos años persiguiendo. Al final tuvo que olvidarlo, porque su obra más célebre, A sangre fría, se la dedicó a ella.

OPINIÓN:

Hace muchos años que me leí Matar a un ruiseñor, seguramente demasiados como para apreciarlo en su justa medida, por eso volver a leerlo tantos años después siendo ya mucho más mayor y madura, me han hecho disfrutar de este maravilloso libro por lo que vale y por lo que es.

Atticus Finch es un viudo con dos hijos pequeños que vive en un pequeño pueblo de Alabama en los años treinta, cuando empieza el libro su hijo Jem tiene casi diez años y su hija Scout seis. Los niños están muy unidos y sienten un profundo respeto por su padre al que llaman Atticus que es todo un modelo de rectitud y ejemplo como persona con fuertes convicciones y gran moralidad, la misma que le lleva a defender a un hombre negro acusado de agredir y violar a una joven blanca.

La historia comienza un poco antes de los hechos que marcarán la vida de esta familia, el libro está contado desde la perspectiva de la pequeña Scout, un personaje que cautiva con su inocencia. La historia nos adentra en un pequeño pueblo de la América profunda donde los negros y los blancos siguen sin mezclarse, la reglas siguen siendo diferentes para unos y otros en una sociedad hipócrita arraigada en las antiguas convicciones y reglas. Una historia que disfrutamos y paladeamos desde los ojos de unos niños que ven las injusticias con impotencia y a su padre como un ejemplo a seguir.

Scout junto con su hermano Jem y las visitas veraniegas de su amigo Dill, nos hacen disfrutar de las típicas travesuras de los niños que los lleva a investigar sobre su enigmático vecino Boo al que nunca han visto, pero a través de ellos también vemos y sentimos el dolor de la injusticia, las calumnias, la hipocresía de los adultos que miran hacia otro lado o juzgan a alguien por su origen o su color de piel.

Es un libro que hay que leer, cautiva la inocencia de Scout y su confusión cuando no entiende algo o la interpretación que hace de algunas cosas, también conmueve Jem que lo vemos crecer a lo largo del libro y Atticus, un personaje intachable, pero hay muchos más personajes que aportan mucha vida al libro, un libro con una historia que nos habla de la infancia, las injusticias, las reglas, las convicciones , las mentiras de la gente, la inocencia de los niños y la bondad de algunas personas.

Sin duda es un libro muy bueno que merece la pena leer al menos una vez en la vida.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |