Gregory Sherl - El futuro para la gente curiosa

Crítica realizada por Kkekka

Si pudieras conocer tu porvenir junto a alguien, ¿te atreverías?
Si vivieras en un mundo en el que una máquina pudiera ayudarte a visualizar tu futuro romántico, ¿seguirías con tu pareja si supieras que dentro de veinte años estaréis discutiendo sobre tonterías y cantando Cumpleaños feliz a un chihuahua con una camisa hawaiana? Evelyn piensa que no vale la pena: va a romper con su novio. Ha visto su vida juntos en la consulta del doctor Chin y no está dispuesta a perder ni un minuto más. Mientras, Godfrey acaba de pedir matrimonio a su novia, pero ella no quiere dar el paso sin asegurarse primero de que la máquina confirma que están hechos el uno para el otro.
Las vidas de Evelyn y Godfrey van a verse involuntariamente enredadas en su lucha con su presente y sus posibles futuros. Desde el momento en que se conocen comienzan a aparecerse en las visiones del otro. Pero ¿será eso amor verdadero?

Es curioso como conocer el futuro afecta nuestros dos protagonistas. Inmersos en la moda de conocer mediante métodos "científicos" qué deparará el futuro, toman decisiones que creen acercadas.
Evelyn rompe con su pareja por que el futuro, que se presenta con chihuahua incluido, no parece demasiado halagüeño. Godfrey ve como su propuesta de matrimonio se ve minimizada por la necesidad de ir antes a uno de estos "futurólogos".
Todo se centra en un máquina de aspecto entre cómico e infernal que conecta los impulsos nerviosos y el cerebro a una pantalla donde irán apareciendo imágenes des subconsciente. Especialistas han desarrollado una droga que potencia el cerebro humano, lo que significa que esta adivinación está en cada uno.
Godfrey no está mucho por la labor, pero quiere a su pareja y hace lo que esta le pide. El estudio del doctor Chin no parece muy esperanzador, más bien un antiguo restaurante reciclado. Allí se encuentra accidentalmente con Evelyn que suele ir de manera casi compulsiva para saber cuál será su pareja futura.

No quiero decir más de la trama ya que es un libro reamente curioso en muchos sentidos. La premisa no está mal, pero al conocer los pasados o circunstancias vitales de los protagonistas, la importancia de esta aumenta.
¿Realmente querríamos saber nuestro futuro? ¿ seríamos capaces de abandonar una realción por ver un futuro que no nos satisface? ¿ qué hubiera pasado si todos los fracasos no se hubieran dado?
La novela tiene todas estas cuestiones y muchas más tratadas con humor e ironía. Pero algunas veces el ritmo se ralentiza y la lectura se hace pesada (que pena, de verdad). Los personajes no son especialmente luminosos, sobre todo el masculino, que tarda en despertar. Así lo ha concebido el autor para dar más fuerza a la historia, pero a mi se me ha hecho demasiado mortecino. En contraste está Evelin y el mundo tan bien reflejado en el que vive, que aunque no es que sea más alegre que el de su coprotagonista, el autor le ha dotado de otro espíritu.
Es una novela a la que podría dar una puntuación realmente alta, pero se ha quedado coja en el ritmo y en la energía de los personajes. No tiene nada que ver con la historia de amor, ya que en ningún momento está planteado como un libro romántico, pero quizá resulta un poco frío.
Aun así, creo que merece la pena leerla por lo curioso de la premisa, por toques que tiene, por personajes secundarios como Dot y otros que pueblan la biblioteca en la que trabaja la protagonista. Merece la pena leer lo bien que están construidas las relaciones interpersonales, los ingeniosos diálogos, las situaciones absurdas, la inteligencia que destila...
Una pena quedarme con la sensación de que podía haber sido más.

Valoración, Buena para esta novela sobre el amor y con una historia de amor.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |