Gail Parent - Sheila Levine ha muerto y vive en New York

Crítica realizada por Anasy

Sheila es una chica mona. Su madre dice que es guapísima, claro, pero ya se sabe cómo son las madres. Vive en Manhattan con su mejor amiga, Linda, que es más alta y más delgada que ella.
Sheila no piensa demasiado en el futuro y su vida transcurre como la de cualquier otra chica. Sin embargo, su despreocupación termina el día en que cumple treinta y cae en la cuenta de que no tiene pareja. Sheila intentará resolverlo, pero no es tarea fácil: el que no es gay, se enamora de su mejor amiga; y el que parecía tan buen chico, solo busca ahorrarse el alquiler. Un desastre.

Las decepciones se transforman en desesperación y, en un momento de lucidez, Sheila toma una decisión drástica: suicidarse. Pero antes de hacerlo, tiene que dejar sus cosas en orden y explicar los motivos en una larga nota.

Considerada cuando se publicó, en 1971, como la alternativa femenina al Alexander Portnoy de Philip Roth y a las primeras comedias de Woody Allen, Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York continúa siendo la nota de suicidio más divertida que se haya escrito nunca.

OPINIÓN:

Sheila Levine ha muerto y vive en New York es un libro de los años 70 que la editorial Asteroide a editado hace poco en nuestro país, esta editorial está haciendo un buen trabajo rescatando joyas que nunca llegaron a publicarse en español y que nos hemos perdido hasta el momento.

El libro escrito por Gail Parent está lleno de cinismo, ironía y mucho humor, si conocéis tópicos sobre los judíos, en este libro los encontraréis todos al mismo tiempo que te echas unas cuantas risas a costa de la pobre Sheila.

Sheila Levine es una hija de buena familia judía que quiere independizarse a los 21 años escapando de sus controladores padres, para una chica judía de aquella época lo más importante era encontrar marido pronto, a ser posible dentista o médico, y Sheila piensa que mudándose a New York con su mejor amiga Linda tendrá más posibilidades de encontrar un buen marido. Imagina su vida glamurosa yendo de fiesta en fiesta con un trabajo estupendo, no de maestra como está empeñada su madre, y conociendo a chicos interesantes que le pedirán matrimonio enseguida.

Pero la vida independiente de Sheila no puede ser más contraria a sus deseos, termina viviendo en un piso/habitación compartido con Linda y otra chica, su trabajo es aburrido y tedioso, no la invitan a demasiadas fiestas y a las que va no resultan ser ningún éxito a la hora de conocer chicos interesantes que se fijen en ella, sin embargo ve como su amiga Linda rechaza proposiciones de pretendientes guapos y con buenas profesiones sólo porque han votado a Nixon o no han leído el Guardián entre el centeno. Le sobran kilos y le falta estilo, tiene una relación duradera con un energúmeno sin sangre que no le atrae sólo por tener a "alguien".

Pasa el tiempo y las cosas no mejoran así que Sheila decide suicidarse, pero no en un arranque de locura en un momento de calentón, no, Sheila lo planea todo bien, con fecha y muchos meses de antelación y dejándolo todo bien planeado y atado.

Puede parecer un libro deprimente, y realmente la vida de Sheila lo es casi siempre, pero es un libro de humor que sabe sacarle todo el partido a su personaje principal sacando a relucir todos los clichés sobre judíos y la manera de pensar de aquella época con mucha gracia y desparpajo a través de Sheila que cuenta todo en primer persona.

Es un libro divertido, muy bien escrito, que engancha y al que no debes dar por supuesto su final.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |