Gabriela Margall - Los que esperan la lluvia

Crítica realizada por Rosita

Hay gestos imperceptibles, que suceden a la vista de todos y que, sin embargo, son secretos. Un amor entre un esclavo y una joven de sociedad en la Buenos Aires de 1810 es otra forma de revolución: íntima, privada, dicha casi en un susurro. Frente a las mayúsculas de la semana de mayo, de los próceres, Gabriela Margall nos ofrece una novela que se detiene en el detalle, en lo que permanece al margen de la historia, pero que, a su vez, la recrea: con las contradicciones de quienes proclaman la libertad, pero no pueden concedérsela a los suyos; con las contradicciones de una sociedad que quiere cambiar, pero que no se atreve a hacerlo del todo. Narrada con una prosa lírica y descarnada a la vez, Los que esperan la lluvia le da voz a aquellos que pasan imperceptibles por nuestra historia: como el repiqueteo de una tormenta, como el sonido de tambores que suenan a los lejos.

Una novela ambientada en la ciudad de Buenos Aires, en la época colonial y la Revolución de mayo de 1810.

Narra la vida de un esclavo, Sebastián Carabajal y Clara Martínez y Manrique, una niña de la clase alta, que al nacer le dan un "esclavo" para que la acompañe en todo momento.

Él había sido separado de su madre y vendido. Clara y Sebastián fueron inseparables desde niños viviendo toda clase de aventuras, hasta que en una noche de tormenta, de allí el título de la novela, en las noches de lluvia se unen, comienzan una relación carnal, que mantendrán hasta que un incidente familiar, los separe definitivamente.

Clara es una joven , que pertenece a una sociedad que vive de la mentira y del ocultamiento, que busca en Sebastián la manera de calmar sus ardores juveniles, pero sabe que es imposible una relación seria con él, porque es negro y ella es blanca.

Ella ambiciona casarse con un criollo rico, pese a que la familia, quiere que ingrese en un Convento, porque la consideran como una beata.

Sebastián, ya liberto, le ofrece marcharse con él, a Córdoba, donde ejercería su oficio de carpintero, tallador de imágenes religiosas, ésta se niega y se va a un Convento.

Es una novela cortita, realizada para el Bicentenario de la Revolución de mayo, con una ambientación histórica perfecta, ya que la autora es una historiadora.

Trata el tema de la esclavitud, describe la vida de los esclavos, la hipocresía de la clase acomodada de la Buenos Aires colonial, la discriminación hacia la raza negra y la importancia que se le daba a la pureza racial en esa época.

Como la Revolución, no significó ningún cambio para los esclavos, sí para los criollos ricos.

El romance no me gustó, ella es una mujer horrible, a él se lo muestra como un pobre hombre enamorado de la mujer equivocada.

La lectura resulta aburrida, no aporta nada nuevo, no hay tensión, ni química entre los protagonistas. Los personajes no están bien creados, se desdibujan todos, tanto protagónicos, como secundarios

Para mí, no es una novela romántica convencional, pero tampoco una novela histórica. Prescindible, de esas novelas que no te dejan nada. Es como un cuento largo.

Mi calificación Regular.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |