Francine Rivers - Amor redentor

Crítica realizada por Patufet

California...la fiebre del oro, 1850. Una época en la que los hombres vendían sus almas por una bolsa de oro y las mujeres sus cuerpos por un lugar para dormir.
Ángela no espera más que traición por parte de los hombres. Fue vendida a la prostitución de niña y sobrevive manteniendo vivo el odio que la consume. Lo que más odia son los hombres que la utilizan, déjandola vacía y muerta por dentro.
Entonces conoce a Miguel Oseas - un hombre que busca hacer la voluntad de su Padre en todo. Miguel obedece el llamado de Dios para casarse con Ángela y amarla incondicionalmente. Lentamente, día tras día, él afronta cada expectativa amarga de Ángela hasta que, a pesar de su resistencia, el corazón congelado por el odio comienza a derretirse.
Sin embargo, con el inesperado deshielo aparecen también abrumadores sentimientos de indignidad y de temor, por lo que Ángela decide huir. Regresa a un pasado tenebroso, lejos del perseverante amor de su esposo y aterrorizada por una verdad que ya no puede negar: su sanación final tendrá que llegar de aquel que la ama aún más que Miguel... de aquél que nunca la abandonará.

Amor redentor es un relato conmovedor basado en el libro de Oseas, que nos describe la historia de un cambio de vida gracias al amor incondicional, liberador y ferviente de Dios.

Amor Redentor es un libro del que llevaba tiempo viendo muy buenas opiniones y que me llamaba mucho la atención , pero siempre me echaba para atrás por el tema bíblico , hasta que personas que sé que tienen los gustos similares a los míos me lo recomendaron y debo agradecérselo porque realmente vale la pena leerlo.

El libro empieza cuando Sara es una niña , vive con su madre y está ilusionada por que su padre la verá por primera vez, pero éste es un hombre casado y no quiere saber nada de ella, al contrario, la desprecia y le dice a su madre que nunca tenía que haber nacido y ella lo oye, pero a raíz de esa visita el padre le retira la ayuda económica a la madre y las repudia a las dos , sus abuelos tampoco se hacen cargo de ellas y la madre para ganarse la vida se tiene que dedicar a la prostitución, pero coge una enfermedad y muere dejándola en manos de su último amante, un borracho que no duda en venderla al Duque, para su uso y disfrute, a la edad de ocho años.

Unos años después Sara ha dejado de ser Sara para convertirse en Ángela, una prostituta muy bien cotizada, que después de escapar del Duque, ser apalizada y robada, ha ido a parar a las manos de la Duquesa, la madame de un burdel, que aparentemente la tiene muy bien cuidada pero en realidad la tiene en una pequeña jaula de la que no puede moverse.

Miguel Oseas es granjero y ha ido a vender sus mercancías al pueblo vecino, pero le acaba de pedir al Padre (Dios) una esposa, cuando ve a Ángela, una muñeca de porcelana altiva y orgullosa paseando por el pueblo sabe que es ella la elegida, pero cuando se entera que es prostituta se pregunta ¿por qué ella? sabiendo que la tiene que desposar por que ese es su destino.

Después de leer esto y la sinopsis diréis, uf que rollo, pues para nada, esta novela hace referencia a algunas cosas de la Biblia, e incluso la historia de Miguel es similar a la del profeta Oseas, que se casó con una prostituta que lo abandonó en varias ocasiones y volvió a su antigua vida hasta que encontró el perdón.
Pero aquí Miguel no es un profeta, simplemente es un hombre de fe, no acepta todo lo que el supremo le envía sin más ni más, protesta, discute, pero al final acepta; es un hombre de los que nos hacen suspirar por la santa paciencia que tiene con Amanda, pues para él deja de ser Ángela desde el momento en que se casa con ella, a veces la llama Tirsá, a veces Amanda, según el momento, pues ella no confía en él como para decirle su verdadero nombre.

Ángela o Amanda, es una joven amargada y solitaria que solo sabe ganarse la vida de una forma, no conoce otra cosa, sabe que el amor destruye todo lo que toca, como le pasó a su madre y ha formado un muro alrededor suyo que es muy difícil de alcanzar. Cuando Miguel le propone matrimonio lo echa tres veces, pero después de una gran paliza no le queda otra que aceptar, aunque solo espera poder pagarle con su cuerpo y después marchar, pero no cuenta con la perseverancia de Miguel, que día a día va arañando un poquito de ese gran muro, con amor, paciencia y sacrificio.

Cuando Ángela empieza a bajar un poco la guardia, aparece el pasado, a veces en forma de Pablo, cuñado y mejor amigo de Miguel, que la reconoce y la odia con toda su alma, o en cualquier otra forma y Ángela avanza un paso y retrocede dos.

Pero el tesón y la bondad de Miguel hace que Ángela aprenda a amarlo y ese amor se hace extensible cuando aparece la familia Altman en sus vidas, que se alojan en su granja durante unos meses y de los que Ángela se encariñará pero que también harán que tome algunas difíciles decisiones.

Me ha gustado el detalle de que mientras Miguel mantiene conversaciones con su Padre , exponiendo sus dudas, sus anhelos, Ángela, que no tiene fe, las mantiene con su otro yo, el que le dice siempre que no se fíe del amor, que acabará como su madre, que deje todo y vuelva a lo que se le da bien.

Quitando el tema bíblico, que llegado un punto ya lo ves natural en la historia, me ha parecido un libro precioso, pero muy duro, con unos personajes muy bien estructurados, Miguel es todo corazón y todo paciencia, con una capacidad de perdonar increíble, pero es humano y como tal tiene sus dudas, en cuanto a Sara/Ángela/Amanda, a veces la tachas de fría, pero en general la entiendes, por qué, una niña de ocho años ha de recibir amor y no tanto dolor como recibe ella.

Una historia que nos enseña el camino de la confianza y el perdón, pero no el perdón de Dios, ni de los demás, sino de uno mismo.

Pues sí, he de decir que todas las opiniones buenas que veía eran con razón, que me ha encantado el libro y que seguro volveré a leer, por que me ha impactado bastante. Muy recomendable.

Mi valoración Muy Buena

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |