Frances Hodgson Burnett - El Señor de la casa de Coombe

Crítica realizada por Anasy

«Había sido desde el principio un joven brillantemente pagano y feliz.» Frances Hodgson Burnett

Una niña en «el cuarto diurno de los niños, un sitio lóbrego e inhóspito en una casa estrecha en una calle estrecha... pero en el elegante barrio de Mayfair. La madre se llama Amabel, pero todo el mundo la llama «Pluma». Cuando el padre muere, ¿qué será de esas dos vidas? ¿Cómo podrá sostener la viuda su rutilante tren de vida? ¿Cómo podrá la niña, «esa otra calamidad» olvidada en el piso de arriba, salir adelante? Un enigmático marqués, admirado y temido en todo Londres, con fama de perverso, acudirá en su rescate... y establecerá un complejo entramado de relaciones con madre e hija lleno de secretos y malentendidos.

Opinión:

Me gusta mucho esta autora y las historias que he podido leer hasta el momento de ella, por eso no pensé ni un segundo el comprarme este libro que la editorial Alba acertadamente ha publicado recientemente, pero a pesar de que me ha gustado y he disfrutado con el libro, no se asemeja demasiado a las anteriores historias que leí de Frances H. B. como el Jardín escondido, la Princesita o la Formación de una marquesa.

El señor de la Casa Coombe trata de una niña, un marques y la madre de dicha niña. Los personajes principales son el Señor Coombe y Robin la niña. Su madre, apodada Pluma por sus conocidos, es una jovencita con poco cerebro e inteligencia que se casa con un hombre de buena familia pero sin recursos, ella no tiene muchas luces y vive solo para los vestidos y para presumir de su belleza, viven por encima de sus posibilidades y cuando su marido muere un año después de tener a su única e ignorada hija Robin, la joven pluma queda en una indefensión y desvalimiento rallando en lo absurdo e implora al que cree su ferviente admirador, el marqués Coombe que la ayude. Es así como de alguna manera pasa a ser su mantenida y puede seguir con sus fiestas y vistiendo como una princesa olvidándose que tiene una hija en las peores habitaciones de la casa en la más absoluta soledad.

Pasan unos años y el marqués, por medio de un incidente, fija su atención en la niña y empieza a hacerse cargo de ella, dándole otros aposentos, una buena niñera y más tarde una institutriz.

Robin es un ser celestial, bella hasta lo indecible desde su más tierna infancia, sola y desamparada, ni siquiera sabe lo que es una "madre", no tiene amigos, no tiene juguetes pero admira la belleza de la señora que vive en el piso de abajo. Desde el momento que Coombe se fija en ella, consigue algunas mejoras como dos personas maternales y buenas que la adorarán y la ayudarán a crecer como persona, aunque la niña siente un odio profundo por el marqués del que no se logra desprender a lo largo de los años, y serán años de muchos conocimientos y realidades crueles que sin embargo no le quitarán ni una pizca de inocencia y frescura a la joven Robin.

Es un libro un poco difícil de reseñar, por una parte no sabes que pensar de Coombe que se pasa casi todo el libro manteniendo a Pluma pero a la que apenas ve y menos en soledad, no sabes que intenciones tiene para mantenerla ni porqué luego se fija en Robin y la ampara bajo su ala pese a su rechazo. Está la joven Robin que lo pasa muy mal debido a la ignorante y a veces cruel madre que la ignora y siente celos de su propia hija desde que nace.

Es un libro extenso que a veces se hace un poco "denso", hay grandes conversaciones y narraciones sobre algunos hechos o personas,que frenan bastante la lectura, a veces sobre hechos históricos que algunos de los personajes más cultos de la historia tienen entre sí, pero otros simples banalidades protagonizadas con un personaje tan absurdo e insustancial como es Pluma. Pero también tenemos a Robin que despierta la simpatía del lector, consigue emocionar y trasmitir todos los sentimientos que la aquejan y que pese a malas experiencias también tendrá personas que la quieren y la protegen.

En general es un buen libro, algo más serio y denso de los que leí de la autora donde a veces tienes que leer entre líneas para entender algunas cosas y que también deja muchas otras en el aire, aunque como tiene una continuación que espero que Aba no tarde en editar, se entiende el final y la falta de algunas explicaciones que tiene El señor de la casa Coombe.

Me ha gustado, es un buen libro, bien escrito y aunque no sea de mis favoritos, pienso que vale la pena leerlo.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |