Florence Hodgson Burnett - La formación de una marquesa

Crítica realizada por Anasy

Esta singular novela de Frances Hodgson Burnett, una de las favoritas de Nancy Mirford, empieza como La Cenicienta y termina como Rebeca. Emily Fox-Seton, que se gana la vida haciendo encargos para las damas de la alta sociedad y vive —a sus treinta y cuatro años— en una pensión de tercera categoría, cautiva contra todo pronóstico a uno de los mejores partidos de toda Inglaterra, el marqués de Walderhurst.
El marqués no es un hombre romántico: «No tengo disposición al matrimonio —le dice— pero tengo que casarme, y usted me gusta más que cualquier mujer que haya conocido». Una vez instalados en la gran mansión de Palstrey Manor, Emily tendrá ocasión de conocer la otra cara del final feliz: no contaba con que se ha interpuesto en los planes de unos siniestros parientes de su marido venidos de la India, que esperaban heredar.

OPINIÓN PERSONAL:

La Formación de una Marquesa es un libro escrito por la misma autora de clásicos infantiles como El Jardín secreto o La princesita entre otros, pero aunque normalmente escribía para el género más joven , Hodgson supo dejar la misma huella en su libro para adultos en esta historia que es mitad Cenicienta mitad Rebecca como bien dice la sinopsis.

El libro nos cuenta la historia de Emily Fox-Seton, una solterona entrada en la treintena que aunque viene de buena familia siempre ha vivido en la pobreza trabajando para otras damas de buena cuna y manteniéndose malamente pero de manera muy respetable. Vive en una pequeña pensión y hace recados para las damas de la buena sociedad que siempre pueden contar con la buena de Emily para que les solucione todos sus problemas.

La señorita Fox-Seton se gana a la gente por su manera inocente, amable y desinteresada de ser, es una persona sin maldad que no concibe la malicia o la astucia en los demás, todo lo hace con buena voluntad y con ganas de satisfacer a las personas que la rodean sin pensar nunca en ella misma. Podría resultar pedante o tonta, pero nadie es capaz de no cogerle cariño a la pobre Emily que siempre tiene buenas palabras o una sonrisa alegre.

Gracias a todo eso traba buena amistad con la condesa Lady Maria, que siempre recurre a Emily para sus recados o para que la quite de algún apuro doméstico, hasta el punto de que la invita a pasar unas semanas en su finca de verano donde organizará su reunión y baile anual.

Emily acoge la invitación con mucho entusiasmo y éste no decae pese a que se pasa todas esas semanas haciendo cosas para lady Maria que ya no sabe hacer nada sin consultar con Emily.

En esa reunión conocerá al primo de la condesa, el marqués Walderhust que inesperadamente para todos y sobre todo para Emily, termina por proponerle matrimonio.

Aunque el marqués es un hombre frío nada dado a sentimentalismos puede que la dulce Emily haga que experimente nuevas emociones desconocidas hasta entonces para hombre de su naturaleza y rango , pero antes la nueva marquesa tendrá que enfrentarse a las desventuras, la malicia y las fechorías de personas que no quieren que Emily se interponga en su ascenso social.

Es un libro que me ha enganchado desde el principio, Emily es un personaje al que es inevitable coger cariño, no llega a caer en la pedantería ni el patetismo pese a su manera de ser , su bondad y que siempre piense lo mejor de los demás podría hacerla parecer tonta pero sin embargo se hace entrañable, una mujer sin artificios que vive todas las cosas buenas que le pasan con el mayor agradecimiento y deseando que los demás compartan su suerte.

Un libro muy recomendable.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |