Flora Kidd - Una novia para el capitán

Valoración:

Crítica realizada por Lilian

PUEDE CONTENER SPOILERS

"Por el bien del pequeño Tim, Iseult había accedido a casarse con Nicholas Veryan, su padre, un hombre al que escasamente conocía. Pero, por la seguridad del pequeño, el matrimonio debería ser real, insistía Nicholas.¿Cómo podía este hombre esperar eso de ella, cuando estaba muy claro que seguía interesado en Joanna Trethowyn?"

Los antepasados de Nicholas Veyran han sido piratas, contrabandistas, pescadores y capitanes de barco. Todos ellos han vivido en una casa de aspecto sólido y robusto en Polruth, Cornualles. A las esposas Veyran, sin embargo, la suerte no ha solido acompañarlas y por un motivo u otro, acaban marchándose. El motivo de la desaparición de Rosita Veyran, la mujer brasileña de Nick, es todo un misterio. El mar devolvió su cuerpo y el capitán Veyran desde entonces, sólo vuelve a tierra para visitar al pequeño Tim. Ahora las circunstancias han cambiado y Nicholas necesita que alguien cuide de su hijo o se verá obligado a internarle en una escuela.

Iseult Severn, se ha criado entre artistas. Las pinturas de su padre y la cerámica de su madre, se venden muy bien y ella intenta abrirse camino también en el mundo del óleo. Carece de la calidad de su padre y tras un desengaño amoroso, huye de París y pone rumbo a la casa familiar de Cornualles.

Nicholas y Tim se dirigen a la casa Veyran, cuando un perro se cruza en su camino y acaban estrellándose contra un árbol. Iseult escucha el golpe y sale corriendo de su casa. Se encuentra con una cabeza entrecana apoyada sobre el volante. Es la de Nick, que se ha llevado la peor parte y tiene un corte en la mejilla y un ojo morado.

Y de esta forma tan original se encuentran los protagonistas, tras diez años sin verse. Tras los roces de rigor, que si de quién es el perro y el ven, que te curo esa cara... toman contacto. El resto de la novela se resume en escenas de Tim con Iseult (que han hecho muchas migas), Nick intentando casarse con Iseult para que se haga cargo del niño (no va a contratar una ama de llaves...), los padres Severn con alma de artistas pero más anticuados que el harlequin y las visitas ocasionales de los personajes secundarios (como Joanna y Charles) que más vale que se hubieran quedado en su casita...

Lo mejor ha sido que, gracias a echarle imaginación, he viajado por el bucólico Cornualles un par de horas. Me han gustado mucho los acantilados y sus cuevas, las playas desérticas y la lluvia cayendo sobre Polruth (día y noche) pero aportando romanticismo al paisaje. Lo único que he echado de menos ha sido que unas cuantas ovejas estuvieran por allí, pastando despreocupadamente.

Mi puntuación es 2/5.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |