Elizabeth Camden - Un legado peligroso

Valoración:

Crítica realizada por Marta_11

Lucy Drake es una experta en Código Morse y se ha convertido en una de las mejores telegrafistas de la agencia de noticias associated Press. La llegada repentina de sir Colin beckwith a la agencia rival Reuters empieza a poner en riesgo el trabajo que tanto le costó conseguir.

Recién llegado de Londres, Colin es un hombre brillante, atractivo e insufriblemente encantador. A pesar de su rivalidad, Lucy se da cuenta de que Colin tiene los contactos que su familia necesita para poner fin al prolongado litigio para recuperar la herencia que les corresponde. Pero cuando negocio un acuerdo con él, ambos se adentran en una trama que demuestra ser mucho más peligrosa de lo que sospechaban.

Admito que soy fan de este tipo de novelas, quizás no soy del todo objetiva pero con que el autor o autora consiga llevarme a una época pasada ya me va a gustar. Para conseguir esto hay que tener unos mínimos: escribir bien y tejer una historia coherente.

No es el primer libro que leo de Elizabeth Camden, Contra la marea fue una historia que me cautivó y cuando empecé Un legado peligroso tenía ciertas reticencias porque había puesto muchas expectativas en esta nueva historia. Dudas que han sido dispersadas en cuanto leí el primer capítulo, me ha gustado aún más si cabe.

La puerta que abre la autora al pasado nos traslada a Nueva York en pleno siglo XX. La documentación se nota que ha sido exhaustiva y no porque suelte información a lo loco, todo lo contrario, a través de los personajes vivimos el cambio de la época. Además, Elizabeth Camden fue muy astuta al introducir un protagonista británico (Colin), agarrado a las férreas costumbres inglesas: con su título, exquisitos modales y tierras pero arruinado.

Por otro lado, Lucy una mujer que trabaja como telegrafista, vive con su hermano (Nick) fontanero y lleva toda su vida luchando contra su tío y primo por los derechos de su abuelo. Los hermanos viven apretados porque todo lo que ganan lo invierten en juicios (hasta aquí puedo leer para no destriparos la novela).

Nick trabaja sin descanso en duras condiciones laborales, aunque le encanta. Él y Lucy trabajan en sus descansos instalando bombas de agua para que los más desfavorecidos también tengan agua en sus casas, lujo que solo se podían permitir los más ricos por una razón que tampoco puedo desvelar.

En un punto de la novela, Lucy se ve acorralada por la mala fe de su tío en juicio, así que no duda en hacer un pacto con Colin.

La relación entre estos dos no es fácil, al principio no empezaron con buen pie. El avance es lento pero realista, la autora consigue hilvanar las dos tramas principales dándole a cada una el tiempo que se merece, sin descuidar los momentos que piden los protagonistas. Para estar juntos ambos deberán renunciar a dos cosas muy importantes por las que han luchado toda su vida ¿estarán dispuestos?.

Me ha parecido una novela completa por varios motivos:

El primero la protagonista, Lucy no duda en ganarse el sustento y ayudar a su hermano en todo lo que puede. En un momento es ella quien lleva toda la carga del juicio e incluso se expone al peligro con tal de demostrar la realidad.

Por otro lado, el rifirrafe británico-americano en cuanto a la forma de pensar y actuar. La autora hace una comparativa muy buena, difícil de resumir. Pero por un lado, Colin se rodea con ricachones sin título nobiliario, él necesita buscar una muchacha rica para poder sanear sus deudas. Mientras que los americanos adinerados, a pesar de toda la fortuna que tienen, todavía ansían más poder así que ansían tener un título y mansiones como los ingleses. La pescadilla que se muerde la cola.

También es muy interesante el tema de la salud mental, a uno de los personajes le persigue un trauma del pasado y la solución del doctor es realmente tenebrosa.

Hay muchos datos de la época: deportes, prensa y telegrafistas, fontanería, vestuario, justicia, medicina y palomas mensajeras.

¡Qué ganas de leer los siguientes!

 

Crítica realizada por Cynthia HJ

Esta es la primera novela que leo de Elizabeth Candem y es una novela de las que se engloban dentro de “clean romance”, es decir, sin escenas sexuales.

La historia se centra en Lucy Drake, una telegrafista de Associated Press, que lleva toda la vida lidiando con un pleito judicial que no la deja vivir. Ni a ella, ni a su hermano Nick, que es fontanero. Ambos han heredado, a la muerte de su padre, el litigio contra la rama familiar de Saratoga y tienen que intentar, por todos los medios, ganarlo para que se haga justicia con el invento de su abuelo: la válvula Drake. Estamos hablando de principios del siglo XX, para situarnos. Por casualidades de la vida, Lucy conocerá a Collin, un noble inglés jefe de la empresa rival, Reuters. Juntos descubrirán que pueden ser los mejores aliados contra los problemas judiciales de Lucy y los secretos de Collin.

Lo primero que debo decir es que nunca he leído una novela ambientada tan “en la actualidad”, así que me ha costado habituarme e imaginarme las calles, los coches o la ropa. También, al ser este período de tiempo y en EE.UU., hay un montón de referencias a sucesos históricos, marcas, lugares, etc. que yo no conocía. Esto me ha tenido, por mi vena curiosa, buscando y aprendiendo mucho.

La escritora tiene una narrativa muy buena. Escribe muy bien, va desarrollando la historia sin prisa, pero sin pausa. Consigue meterte en la novela desde el primer capítulo y mantenerte enganchada conforme vas pasando las páginas. Hacia el final, eso sí, me da decepcionado un poco. La novela acaba bien, eso seguro, pero no tiene el final que yo (y much@s lectores, estoy segura) habrían querido. Me sentía como si Elizabeth Candem estuviera dándole demasiadas vueltas a un tema que podría haberse solucionado de una forma mucho más rápida, bonita y, sobre todo, justa. Sin embargo, no sucede así y es lo que no me ha gustado de la novela. Porque, por lo demás, como digo la historia está muy bien narrada y tiene toques de humor, de desarrollo de personajes, de intriga y de acción.

Sobre los personajes, hay una enorme diferencia entre los principales y los secundarios. Así como en otras novelas, los secundarios son tan especiales que parecen principales, aquí no sucede lo mismo. Casi todos son, simplemente, adornos de la historia. Incluso en lo referente a los protagonistas (Lucy, Collin y Nick), hay veces en los que te faltan cosas por saber. Especialmente sobre Collin. Especialmente al final de la historia.

Otra cosa que me ha gustado es que la autora no utiliza demasiado el tema religioso. Parece que las novelas “clean romance” están siempre avocadas a eso y a mí, honestamente, me saca de quicio. Una cosa es hacer una referencia que venga a cuento y, otra muy distinta, es poner pasajes enteros de la Biblia en un capítulo. Aquí, menos mal, se menciona ligeramente y ya está.

En general, es una muy buena novela, amena y entretenida. He aprendido mucho sobre la época y la historia en la que se desarrolla, lo cual es un plus. Pero habría preferido otro final, uno más justo y donde los personajes no parecieran haber olvidado sus formas de ser y sus principios por el camino.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |