Élisabeth Gille - Un Paisaje de Cenizas

Crítica realizada por Anasy

Para salvarla de la deportación, Léa Lévy es una rica pareja judía de origen ruso, y escondida en un internado católico de Burdeos. La niña, huraña y con gran conciencia de sus orígenes pudientes, sólo consigue trabar amistad con Bénédicte, la muchacha que las monjas le eligen por compañera. Bénédicte, haciendo gala de su nombre, se convierte en el ángel de la guarda de Léa, su modelo y resguardo en un mundo que no entiende y del que no quiere formar parte.
Junto a las pequeñas, recorreremos los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial en Burdeos, pero sobre todo descubriremos los terribles resultados de dicha contienda: un pasado hecho cenizas y un futuro incierto que es muy difícil esperar con ilusión.

OPINIÓN:

Un paisaje de cenizas está escrito por Élisabeth Gille, la hija de Irène Némirovsky (Suite Francesa) y se basa en su propia experiencia infantil al escapar con su hermana de los nazis y a la espera de unos padres que no sobrevivieron a los campos de concentración para narrar la historia de Léa Levy, una niña judía de cinco años a los que sus padres consiguen salvar antes de ser capturados ellos mismos.

Léa es llevada a un internado católico en Burdeos con cinco años, arrebatada de sus padres justo antes de que los detengan para llevarlos a campos de concentración. Léa no entiende nada, quiere volver con sus padres y se resiste con todas sus fuerzas a que la retengan allí o encariñarse con nadie, se defiende atacando y dándose aires recitando todas la comodidades y lujos que sus padres le daban, la única que consigue ganarse a Léa desde un primer momento es otra de las internas dos años mayor que ella, Bénédicte. Ambas niñas se entienden a la perfección, se vuelven inseparables y forman una alianza irrompible a lo largo de los años, sólo con Bénédicte, Léa es agradable y risueña, a pesar de ser la más pequeña es una niña extremadamente inteligente que le sigue el ritmo perfectamente en los estudios a su querida amiga. Pero Léa está incompleta, la falta de sus padres, el horror de la guerra y lo que descubren sobre los campos de concentración crean un hondo agujero en el alma de Léa que a veces inquieta y enternece , incluso a pesar de los años y de ser adoptada prácticamente por los padres de Bénédicte, Léa no logra superar la negrura que la rodea.

No sé que me esperaba de este libro, sinceramente pensé que era una historia más ligera y más sencilla de lo que es, pero nada que ver, pese a no ser demasiado largo es de una intensidad abismal, un libro que te atrapa desde el principio , te conmueve y te inquieta a través del personaje de Léa. Las dos niñas pasan por una horrible guerra y van creciendo con los restos que esa masacre deja en el mundo y en las personas. A de Gille no le hace falta recrearse demasiado ni con saña en los horrores y las persecuciones sufridas por los judíos para que te estremezca y te sensibilice ante esa pesadilla por mucho que ya sepas del tema. No sólo cuenta la historia de una cría que se ha quedado sin padres si no del significado que muchos de esos sucesos dejaron en la población que las sufrieron, los que intentan rehacerse después de las cenizas con mayor o menor éxito, los que no consiguen olvidar a pesar de los años.

Es un libro conmovedor e inquietante, por muy bueno que sea, no es un libro recomendable para leer si estás con la moral por los suelos o en un momento demasiado sensible porque es una historia que no te deja indiferente. La única pega que le pongo a este libro que tanto me ha sorprendido, es el final.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |