Elena Garquin - Tiempo de lobos

Crítica realizada por Patricia Bonet

Conocimos a estos dos personajes en la primera entrega de esta saga, "Tiempo de Promesas". Él, como el hermano mayor de nuestra protagonista y ella como la hermana pequeña e ingenia del malo de la historia. Dos personajes que pudimos conocer muy poco pero que ya se notaba que su historia iba a traer cola, y así ha sido.

Munia odia a Hernán con toda su alma. Por su culpa su hermano ha muerto, y es algo que no va a perdonarle jamás. ¿Cuál es el problema? Que lo obligan a casarse con él. Hernán se queda prendado de Munia en cuanto la ve por primera vez, y sabe que la desea, que necesita que sea suya. Así que manda a sus dos hermanos a buscar a su prometida a ese Monasterio en el que lleva recluida desde que su hermano murió, acompañado de la otra persona que siempre ha estado a su lado, su madre Urrica.

Munia es ingenua y un poco ignorante. Siempre ha dicho y hecho lo que su madre y su hermano le han dicho. No ha sido más que una marioneta en manos de esos dos, pero ella no lo sabía. Son su familia, su única familia, y ella siempre ha considerado que lo que le decían y hacían era por su propio bien. Hasta que llegó a la vida de "El Gran Lobo Gris". No quiere casarse con él, no quiere estar con él, no quiere que la toque, ni que la mire. Ella lo único que quiere es marcharse lejos y no volver a verlo. Pero Hernán no se rinde tan pronto. No se ha ganado la reputación de Lobo Gris por dejar que los demás organicen su vida o le digan lo que debe hacer, pero sabe que el corazón de Munia está muy roto, y que lo protege una gran coraza, pero no tiene prisa, llegará hasta él, sólo es cuestión de tiempo.

Mientras todo esto pasa, ambos personajes estarán arropados por unos secundarios espectaculares. Los hermanos de él, las doncellas de ella, la madre, los sirvientes, los guerreros... un sinfín de personajes que hacen que Elena describa una historia que hará que se te pongan los pelos de punta.

Traición, venganza, rencor, guerra, dolor y amor. El primer libro ya tenía un poco de todos estos ingredientes, pero esta segunda parte me ha parecido desgarradora. Unas escenas que hacen que la bilis se te suba a la garganta y sientas un odio profundo hacia los personajes, tan bien contadas que hace que sufras como si tú fueras ellos.

Por otra parte, es preciosa la historia de Hernán y Munia. Cómo dos personajes destinados a odiarse pueden llegar a quererse tanto y significar lo que significan el uno para el otro. Esa paciencia infinita por parte de él, porque ella a testaruda no le gana nadie, y ese amor que se profesan con sus caricias, sus palabras y sus gestos.

Lo único que me ha mareado un poco de este libro es el tipo de lenguaje usado, porque yo no estoy acostumbrada a leer historias de época, pero una vez le coges el truco, se lee tan rápido que cuando te das cuenta ya lo has terminado. Y destacar ese gran epílogo, que te deja con ganas de más, mucho más.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |