Dorothea Benton Frank - Bajo las luces del porche

Crítica realizada por Mariam

Cuando Jimmy McMullen fallece en un incendio, la vida de Jackie y Charlie se desmorona. Pese a que tanto ella, enfermera del ejército en Afganistán, como su marido, bombero, ponen sus vidas en peligro a diario, eso no hace menos terrible la pérdida ni más fácil sobrellevarla.
Poco a poco, Charlie parece ir apagándose ante sus ojos e, incapaz de ayudar a su hijo, decide alejarse de Nueva York y los recuerdos que encierra para pasar una temporada en Sullivans Island, el lugar donde nació y creció. Confía en que un verano junto al mar, rodeados del cariño de los suyos, actúe como bálsamo tanto para el niño como para ella.

Su madre, Annie Britt, los recibe con los brazos abiertos. Desde el primer momento se desvive en atenciones para ambos, sobre todo con Charlie que es quien más le preocupa.
Annie lleva once años separada de su marido, Guster, y lo cierto es que, pese a que lo oculta bajo mordaces comentarios, se siente un poco sola. La relación con su única hija nunca ha sido muy fácil, pero cree que la muerte de Jimmy, tal vez, pueda unirlos, recomponer una familia un tanto distante y demostrar a Jackie que no hay mejor lugar para comenzar de nuevo que en Sullivans Island.

Allí Jackie se reencuentra con recuerdos de la infancia y adolescencia, con lugares y sensaciones del pasado, pero también con viejos conocidos como la entrañable Deb, la mejor amiga de Annie, y nuevos conocidos como Steve, el apuesto médico que vive en la casa del lado.
Además, es testigo del reencuentro un poco frío entre sus padres y se pregunta si, tal vez, no sea ésa una segunda oportunidad para ellos.
Poco a poco, rodeados por la belleza y la paz que rodean la isla, tanto ella como Charlie y la propia Annie van sanando de sus heridas, sin otra medicina que el amor.

Precedida por muy buenas críticas en Estados Unidos, Bajo las luces del porche me ha parecido una lectura inolvidable, tierna y cercana.

Si bien el eje de esta novela no es una historia de amor, es una historia que habla de sentimientos y de los lazos que unen a una familia: los Britt. Está narrada con un tono muy entrañable y algunos pasajes son incluso divertidos. No encontraréis una lectura triste y trágica, pese a que nos cuenta el proceso de sanación de dos corazones heridos, sobre todo el del pequeño Charlie.
Pero es ante todo la historia de dos mujeres, la de Jackie y Annie, madre e hija, orgullosas y poco intransigentes la una con la otra.

Narrada en primera persona, alterna la visión de Jackie y la de Annie. Bajo las luces del porche nos cuenta cómo es ese verano en que, por primera vez, conviven bajo un mismo techo Annie, Jackie y Charlie. Cómo es el día a día de esta pequeña familia y cómo en esa comunidad van cicatrizando las heridas de todos ellos.

Por un lado tenemos a Jackie, que ha perdido a su marido. Aunque cree estar curtida para soportar el dolor, gracias a su trabajo en Afganistán, donde ha sido testigo de los mayores horrores imaginables, lo cierto es que no es así y se siente impotente para ayudar a Charlie.
Charlie es un niño de diez años que extraña terriblemente a su padre y en Sullivans Island descubre un mundo lleno de posibilidades y aventuras. Y, sobre todo, descubre el cariño inconmensurable de una abuela y un abuelo.

Por otro lado tenemos a Annie. Profesora de historia retirada, ha dedicado toda su vida a cuidar a su marido e hija. Velar por los demás, mitigar el dolor o hacer más llevadera la pena es algo que le nace del corazón. Y no escatima en esfuerzos por ayudar a Jackie y a su adorado Charlie. Pero también ella necesita atención y cariño, como iremos viendo.

Con la inestimable ayuda de la bondadosa Deb, que regenta la librería del pueblo, de las historias de Edgar Allan Poe que Annie cuenta a Charlie, con la presencia del apuesto Steve que contrata a Charlie para cuidar de sus perros e, incluso, la inesperada ayuda de su marido Guster, Annie teje una red de amor y esperanza alrededor de Jackie y Charlie.

Tengo que confesar que Annie me ha fascinado. Bajo una apariencia un poco mandona, tras esos aires de dama del sur, se esconde una mujer que se siente sola. Once años atrás tras una absurda discusión, Guster, su marido, se marchó de casa. El orgullo ha impedido que ni uno ni otro se acerquen, pero tampoco han rehecho sus vidas.
Pero Jackie piensa que tal vez sólo necesiten un empujoncito...
Pero es ante todo una madre y una abuela abnegada, en la que es fácil reconocer gestos, palabras y sentimientos nuestros y de nuestras propias historias.

Todos estos personajes son parte de la bonita historia que cuenta esta novela. Como digo no es una historia de amor, pese que es parte de la misma, pero es bonita y entrañable.

En sus páginas, Bajo las luces del porche desenreda los hilos de amor y orgullo que unen a los diferentes miembros de esta familia, junto a sus amigos y vecinos. Con un tono sencillo, sensible pero a la vez divertido, narra el día a día de Jackie y Charlie, y cómo la isla, la paz y belleza que los rodea insufla sus vidas de esperanza y de fortaleza.

Quizá a primera vista pudiera parecer una historia trágica, pero reitero que no es así en absoluto. Es cierto que Jackie y Charlie están viviendo el duelo por Jimmy, pero Bajo las luces del porche nos cuenta el día a día de una familia que se reencuentra, de sus peculiaridades, sus miedos, sus sueños, de viejas rencillas y de nuevos comienzos.

Me ha parecido una historia preciosa, sencilla, humana y cercana que al sumergirte en su lectura te transporta a ese porche de los Britt, rodeándote del sonido de las olas, del sabor de las comidas locales, donde fluyen conversaciones y las historias de Edgar Allan Poe, y donde siempre están las luces encendidas para hacer saber a amigos y conocidos que son bienvenidos y pueden unirse a ellos. 


Crítica realizada por Anasy

Este es uno de esos libros que en cuanto lo vi, lo quise. Tanto su argumento, la portada, su título y la sensación agradable que transmite todo el conjunto me atrajo sin remedio hacia esta historia sobre una familia que aunque por su sinopsis puede parecer algo tristón, está contado de manera muy simpática y amena por sus protagonistas, y es uno de esos libros de los que disfrutas de principio a fin y te hace pasar un rato muy agradable.

Las protagonistas con Annie Britt y Jackie McMullen, madre e hija, está contado en primera persona por las dos, un capítulo por Annie y el siguiente por Jackie entretejiendo la historia de esta singular familia que tras la muerte de Jimmy, el marido de Jackie tendrán que apoyarse unos a otros.

Jackie es una enfermera de treinta y cinco años, madre de un niño de diez Charlie, y viuda. Jackie y Jimmy se casaron jóvenes y se querían con locura, Jimmy era bombero en New York y Jackie era enfermera del ejército en Afgasnistán donde tenía que pasar períodos de bastantes meses mientras su hijo y su marido vivían en New York ayudados por la tía de Jimmy, Maureen. Pese a esos períodos de distancia, tenían una buena vida llena de amor y cariño hasta que un accidente se lleva a Jimmy cambiando la vida de su mujer y su hijo. Jackie renuncia al ejército para no tener que volver a separarse de Charlie , pero tanto ella como el pequeño están sumidos en tanta tristeza por la muerte de Jimmy que nada les consuela. Un poco desesperada por animar a su hijo decide que lo mejor para los dos es pasar el verano en casa de sus padres situada en una isla cerca de Charleston.

Annie Britt es una mujer de cincuenta y ocho años amante de todo lo relacionado con el escritor Edgar Allan Poe, lleva separada de su marido casi once, aunque no lo parezca. Después de muchos años de matrimonio y tras la boda de su hija Jackie, un pequeño enfrentamiento con su marido Buster hacen que éste se vaya a pescar... durante once años. Desde entonces él vive en la otra punta de la isla, y nadie tiene muy claro si realmente están separados o piensan volver en algún momento. Annie es una mujer vital, coqueta, siempre amante de las buenas maneras y presumida que sigue queriendo a Buster pero que tampoco se sentía valorada por él durante su matrimonio, adora a su hija aunque siempre chocaron un poco debido a los caracteres de las dos y desde hace poco tanto ella como su mejor amiga Deb, sienten una morbosa fascinación por su vecino Steve, un viudo de unos cuarenta años, médico, poseedor de dos grandes perros y un enorme encanto.

La llegada de Jackie y Charlie animará las vidas de todos, sobre todo la de Charlie, que pasa de ser un chico triste y apagado, a un niño vital, enérgico que pasea por la isla con la libertad y seguridad que no dispone en New York, que aprende cosas nuevas todos los días y se empapa de las historias que le cuentan sus abuelos , siempre dispuesto a saber algo nuevo y emprender aventuras , también empieza a cuidar de los perros de Steve mientras este trabaja, un Steve que le echa el ojo a Jackie pese las distancias que ésta marca siempre con él.

No quiero contar mucho más porque es un libro para disfrutar y descubrir poco a poco, Jackie es una persona bastante seria que no da superado la muerte de Jimmy en parte porque cree que está mal que lo haga, que si disfruta de las cosas es como si intentara olvidar a su querido marido, cuando en realidad es ley de vida seguir adelante e intentar encontrar tu camino sea donde sea. Es un libro trata de las heridas que dejan las personas que se van, como intentar superar el duelo , las segundas oportunidades y las relaciones entre padres e hijos que a veces son tan difíciles de llevar aunque se quieran con locura. El personaje que más me gustó es sin duda el de Annie, llena de defectos como todos, es un personaje bien construido con unas salidas muy ingeniosas y graciosas que hacen que sus partes de la historia se lean volando, lo mismo Charlie que es un encanto de niño.

Recomiendo a todas las amantes de los libros sentimentales con una buena dosis de simpatía e ingenio, Bajo las luces del porche que está muy bien narrado, que engancha y que cuenta una historia que abarca muchas etapas de la vida y situaciones cotidianas entre personajes de diferentes edades.

Muy bueno,.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |