Diane Gaston - Unidos por el escándalo

Valoración:

Crítica realizada por Malory

Me ha encantado. Ha sido de esas novelas que las empiezas y no las puedes soltar hasta terminarlas. No tiene un argumento original o novedoso, no, es la típica historia de un noble que se enamora de la institutriz de sus hijos, pero tiene algo que la hace diferente, quizás la forma en que está escrita o el carisma de los personajes... el caso es que me la he ventilado en un abrir y cerrar de ojos.

Los personajes son estupendos, muy bien definidos y todos aportan su granito de arena a la historia.

Los hijos del marqués son unos niños adorables, que lo han pasado muy mal y que necesitan aprender a confiar en la gente. Ver como la más pequeña intenta proteger a su hermano o intercede por él, provoca una ternura tremenda. Y ver como el pequeño va superando sus traumas y abriéndose a los demás es muy emotivo.

Por otro lado, los protagonistas me han encantado, ella por su fuerza, por su decisión, por su saber estar, además de que me encanta lo bien que sabe tratar y entender a sus pupilos, enfrentándose a quién sea por protegerlos. Además es una mujer apasionada que no tarda en darse cuenta que desea al hombre que paga su salario, pero también es consciente de que entre ellos una relación es algo impensable.

Él, el marqués, desde el principio me ha cautivado, no sé si por ese toque arisco con que recibe a Anna nada más empezar la novela, si por la amargura que anida en su corazón y que lo hace un ser infeliz... no sé, el caso es que me ha encantado. Y ver como poco a poco se va involucrando en la educación de sus hijos y como poco a poco, sin darse cuenta, se va enamorando de la institutriz, necesitando verla, tenerla cerca... estos pequeños detalles lo han convertido en un protagonistas estupendo.

Y la relación entre ellos no podía ser más adecuada, con esa tensión, con ese querer y no ceder porque saben que no deben, esa necesidad de estar juntos, ese compañerismo y esa amistad que surgen en un momento dado y que cambiará para siempre su relación. Forman una pareja ideal, con un interés común, los niños; con sentimientos similares, deseo, pasión... amor; pero totalmente inadecuada de cara a la galería.

Además de lo bien escrita que está (señalo que he encontrado alguna que otra errata),la autora ha sabido ir dosificando la información, nos ha ido contando cosas, dándonos datos, consiguiendo que no decaiga el interés y arrojando luz sobre algunos puntos importantes de la trama.
Sí he echado de menos un epílogo, más por saber de algunos de los secundarios que por los protagonistas. Pero incluso sin epílogo es una buena novela, muy entretenida y que recomiendo.

Valoración: Buena


Crítica realizada por Mary Jo

Los rumores decían que no él no era trigo limpio...

Lord Brentmore, hijo de un aristócrata inglés y una campesina irlandesa, había crecido perseguido por el escándalo. Ni siquiera su título y sus riquezas habían bastado para contener las lenguas afiladas de la alta sociedad. Por ello juró que sus hijos jamás tendrían que soportar las mismas humillaciones que él.

Tras la muerte de su esposa en circunstancias comprometedoras, necesitaba encontrar una institutriz adecuada para sus hijos. Anna Hill era demasiado apasionada, demasiado bella, pero también brillaba con luz propia en Brentmore Hall, llenándolo de risas otra vez. Él también había vuelto a sentir cosas ya olvidadas, pero que un noble se casara con una institutriz sería un escándalo de proporciones aún mayores...

Lord Brentmore es un hombre rodeado por el escándalo. Hijo de un aristócrata inglés y una campesina irlandesa, vivió sus primero años en una granja cultivando la tierra y pasando necesidad. Tras la muerte del heredero del título, su abuelo inglés fue a buscarlo a Irlanda para darle la educación que un caballero y heredero tenía que tener. Pero nunca fue feliz en Brentmore Hall su abuelo lo humillaba continuamente y siempre le echaba en cara ser hijo de una campesina y nieto de un rebelde irlandés. Cuando contrajo matrimonio con Eunice, lo hizo enamorado pero al mismo tiempo con la idea de que la reputación intachable de su prometida hiciera olvidar las habladurías sobre su origen.

Sin embargo fue al contrario, dado que las infidelidades de su esposa y su muerte, cuando montando a caballo perseguía a su último amante, el cual acababa de abandonarla, provocaron más escándalos y rumores. Brent ha jurado que sus hijos no sufrirán el estigma de sus origines y por tanto debe buscar una nueva esposa entre la alta sociedad, una mujer digna y con clase que ayude a paliar las desgracias de los Brentmore.

Dado que la institutriz de sus hijos ha fallecido por una larga enfermedad, decide contratar una persona que se haga cargo de ellos. En la primera entrevista con la Srta Anna Hill aspirante al empleo, Brent ya se sintió atraído hacia aquella belleza con el porte y la dignidad de una dama, pero demasiado joven para el puesto.

Sin embargo la audacia, el carácter, y la pasión que demuestra la joven institutriz se ganara el apoyo de Lord Brentmore. De tal manera que cuando ella le escribe solicitando su presencia urgente en Brentmore Hall el no dudara en acudir a pesar del odio que siente hacía esa casa que le trae malos recuerdos, tanto de su abuelo como del infierno de su matrimonio. A su llegada se encuentra un montón de problemas que hasta ahora había ignorado. Desde la muerte de su esposa, acaecida un año atrás, el cuidado de sus hijos había recaído sobre los sirvientes y el administrador. Pero Anna lo pone al día sobre un ama de llaves demasiado estricta que tiene a los niños encarcelados en la primera planta, un médico que intenta internar al pequeño Calmount en una institución mental, por los problemas que el niño tiene para hablar, y el anuncio más sorprendente de todos, que la propia madre de los niños los maltrataba.

Unidos Brent y Anna, intentaran dar a los niños todo el amor y la seguridad de la que hasta ahora habían carecido. Pero si la atracción entre ellos había sido instantánea, la convivencia, los pequeños triunfos en la progresión del trauma de Calmount, provocará un amor que cada día es más intenso y más insostenible.

Brent no se atreve a decirle a Anna, a la cual ama apasionadamente, que esta prometido. Es un matrimonio de conveniencia, mas dirigido a apaciguar las aguas turbulentas que al amor romántico. Pero el deseo entre los dos es cada vez más difícil de controlar, y Brent intenta ser un caballero, no aprovecharse de la institutriz con la que sabe no podrá casarse, y no ser infiel a su prometida, que es una buena mujer y no se merece eso.

Normalmente uno podría pensar que a ser un harlequin cortito, la relación calidad-tamaño-precio esta igualada, pues en este caso no es así. Es la historia romántica más bonita y emotiva que he leído en los últimos meses. Ni siquiera libros en formato más atractivo o con autoras consagradas me ha emocionado tanto.

Es una historia fresca, bastante original dentro del tema de señor que se enamora de alguien a su servicio. La lucha constante de los dos por no llevar adelante lo que sienten por el bien de los niños, y porque no hay un futuro para ellos, es intensa. Lord Brentmore es un caballero en toda regla, quiere hacer lo correcto aunque eso signifique, buscar un marido para Anna, para que tenga su propia familia y que sea feliz, mientras el vivirá en un matrimonio sin amor y sin pasión.

Es una historia romántica pura. Emocionante, emotiva y llena de pasión, como las novelas de antes. Sin escenas sexuales que no vienen al cuento. Con diálogos lógicos y sencillos, utilizando un lenguaje apropiado para la época en la que está ambientada, y diferenciando cuando el diálogos es entre adultos, entre personas de distinta clase social, o cuando se dirigen a los niños.

Los protagonistas están muy bien trabajados, sobre todo Brent, que me ha emocionado mucho. Nos encontramos con un elenco de secundarios muy atrayentes y que tienen peso en la novela, como la amiga de Anna, Charlotte, que si bien la quiere y la ayuda también es un tanto egoísta y ciega, para no saber ver el secreto que guardan sus padre y su relación con Anna.

Lord Yates fue el amante de Eunice, la esposa de Brent. La abandono cuando no pudo soportar por más tiempo el daño que le estaba haciendo a su amigo, y sin querer provoco la muerte de Eunice. Sin embargo, hacia el final se redime a mis ojos cuando ayuda a Anna, y con la ternura que siente hacia los niños.

En definitiva, una novela preciosa, romántica a más no poder, emotiva, apasionadamente intensa, con una historia de amor que crece poco a poco, llena de anhelo, deseo y renuncias. Una novela completamente adictiva, me resulto imposible soltarla una vez que la comencé, leyéndola del tirón, y sin poder parar hasta haberla terminado. Altamente recomendable, para todas las que quieran emocionarse con una preciosa historia de amor de las de antes.

Mi valoración: Muy buena

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |