Diana Palmer - El camino más largo

Valoración:

Crítica realizada por LILIAN

La Palmer no engaña con sus protagonistas. No importa que haya escrito la historia en los noventa o en el año 2015. Cambian los nombres pero siempre se repite el mismo patrón. El prota es el típico jefe prepotente, rico y mucho más mayor que su damisela. Ésta, por su parte, apenas ha cumplido veinte años, parece una rebelde pero no lo es y conserva intacta su virginidad. Si les ponemos nombre, hablaremos de Mallory Kirk y Morie Brannt.

Los hermanos Kirk son tres: Mallory, Cane y Dalton. Mallory tiene 36 años y es el cabeza de familia. Es de esas personas hoscas y temperamentales, de las que es mejor cuidarse. Como contrapunto también es un tipo justo, protector y viril. Dirige un enorme rancho de ganado en Wyoming. Trabaja como el que más y tiene una novia pija, con muy mala baba. Cane, el segundo, perdió un brazo en la Guerra del Golfo y está un pelín amargado. Dalton, el pequeño, es un antiguo agente fronterizo del departamento de inmigración. Todos son universitarios y aunque han tenido trabajos dispares, los han dejado atrás y ahora están unidos sacando adelante el rancho familiar.

Morie, tiene 23 años y muchos sueños. Los Brannt, viven en Texas en un rancho mil veces más grande que el de los Kirk pero el patriarca, Kingston, no quiere que su querida hija se manche las manos de tierra y estiércol. Por tanto, a Morie no le queda más remedio que abandonar su nido de oro si quiere hacerse vaquera. Morie, de incógnito, aterriza en el Rancho Real pidiendo trabajo y pronto, demuestra lo que vale. Es muy trabajadora y siente un gran respeto por Mallory. Tiene ganas de agradar y encima cada vez que su jefe se le acerca, siente mariposas en el estómago. Claro que el rollo de Mallory, es: Yo mandamás, tú mi empleada. Y así discurre la acción, entre senderos predecibles, con pequeños tiras y aflojas mientras Gelly, la novia de Mallory, va poniendo zancadillas a la "desamparada" Morie.

La novela no posee grandes recursos argumentales e incurre en contradicciones (como que los Kirk nadan en dinero y unas páginas más allá parece que están apretados). Además es exagerado el abuso de palabras como carcajeó.

Me ha llamado la atención el nombre de la protagonista: Edith Danielle Morena Brannt. Un nombre tan rimbombante para acabar llamándola Morena o Morie por eso de que su madre sabía que el bebé nacería con el pelo negro y sus abuelos eran españoles... Otra cosa que me ha sorprendido bastante es que el protagonista se califique de feo. ¡Sí señor, no que hay andar con paños calientes! Yo en cuanto leí su descripción pensé lo mismo. Mallory Kirk tiene el pelo negro y espeso, un poco greñudo en las orejas y con la raya al lado. Las orejas y la nariz son grandes, las cejas pobladas y los ojos marrones. Se salva su boca, que la autora la describe como sensual. Desde luego, a mí no me ha echado para atrás el poco atractivo de Mallory. Echándole imaginación, he convertido a Mallory Kirk en otro feo-guapo, Clark Gable (eso sí, sin bigote).

Siempre me ha gustado mucho la ambientación ranchera. Y aunque sé que estamos en el siglo XXI (y los tiempos cambian) me ha chocado tanta modernidad. Aparte de los consabidos vaqueros, caballos, vacas y polvo, nos encontramos con una trama donde se habla con naturalidad de los iPod, iPad, GPS, molinos de viento de última generación, etc.

Por último, llegamos a la valoración. Y ya estamos en lo de siempre: ¿Por qué perdono a Diana Palmer estos argumentos tan rancios? Si se tratara de otra escritora, otro gallo cantaría. Al final, todo se reduce a si eres palmeriana de raza o no. Yo lo soy y en este caso, prefiero no ponerme la mano en el corazón y puntuar la novela con un 3/5. ¿Qué queréis que os diga? Tened compasión porque no tengo remedio...

 

Crítica realizada por Patufet

Cada vez que leo un libro de Diana Palmer se perfectamente lo que me voy a encontrar, con ella nunca hay sorpresas ya que sus personajes siguen siempre el mismo patrón igual que las tramas de sus novelas, pero aún así, de vez en cuando me gusta leer algo de ella y sufrir un poco, que le vamos a hacer.

Morie tiene veintitres años, ha acabado la carrera y quiere trabajar en el rancho de su padre, King Brannt, pero él no quiere porque la han educado para que sea una dama y no una vaquera, así que Morie no se lo piensa y se marcha a trabajar al rancho de Mallory Kirk, eso sí, sin decirle de donde procede.

Mallory tiene treinta y seis años y lleva el rancho con sus hermanos Cane y Dalton, los tres han tenido profesiones de riesgo, pero ahora se han aposentado.
Mallory es el típico personaje palmeriano, huraño y brusco, aunque también tiene su punto dulce y protector. Tiene una novia que está con él por su dinero, aunque eso lo ve todo el mundo menos él, pero como no es precisamente guapo, es lo que toca.

Morie trabaja como la que más y se ha ganado el aprecio de todo el mundo, menos de Gelly, la novia de Mallory que la ve como una amenaza, ya que él siempre está hablando de la joven, y no parará de ponerla en contra de su jefe e incluso de ponerle alguna trampa.

Conforme estaba leyendo la novela me parecía que algunos personajes a los que se hacía referencia me sonaban de otra, y es que Cort, el hermano de Morie, es el protagonista de Amor Frágil, o sea, que la editorial no las ha publicado en orden cronológico.

En las novelas de la señora Palmer no se puede hablar de lo profundos que son los personajes, ni en lo original que es la trama, por que todo es bastante plano, pero hay cosas que son dignas de mención, y una de ellas que a mi me hace mucha gracia, es que todos sus protagonistas masculinos bailan perfectamente los bailes latinos, bueno aquí Mallory no mucho, pero ya aprende para estar a la altura, y cada vez que me imagino a esos vaqueros rudos y malhumorados bailando un tango no puedo evitar soltar alguna carcajada. O que sus protagonistas femeninas, en este caso Morie, son unas marisabidillas, con carrera, toca el piano perfectamente, da consejos a los vaqueros que llevan años en la profesión, sabe taekwondo, en fin, un chollo en toda regla.

Como secundarios tenemos a Cane, que ha perdido un brazo en la guerra y está bastante amargado y Dalton, que también trabajaba como policía fronterizo, los dos son muy comprensivos con Morie, parecen unos buenazos, ya veremos cuando les toque su propia historia, y también tenemos a los padres de Morie, Shelby es una mujer comprensiva y buena, pero King choca completamente con Mallory ¿por que será? pues por que son cortados por el mismo patrón, jeje, por lo que mencionan King también se las hizo pasar canutas a Shelby.

Después de decir todo esto parecerá que no me ha gustado, pues no es así, hacía tiempo que no leía nada de la Palmer y a lo mejor tenía el mono, porque me lo he pasado bien mientras lo leía.

En definitiva, El camino más largo es una historia de las típicas de esta autora, o sea, que absteneros de leerla si no os consideráis palmerianas, y si pertenecéis a este grupo, seguramente os gustará.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |