Deborah Smith - El café de Crossroads

Valoración:

Crítica realizada por Lizzy-tir

Cathryn Deen, considerada la actriz más bella del mundo, sufre un accidente de coche mientras es perseguida por un paparazzi. Desfigurada, cínica y con el corazón roto, se refugia en casa de su abuela, perdida en los Apalaches. Thomas perdió a su mujer y a su hijo en el atentado de las torres gemelas. Desde entonces ha luchado contra el alcohol y la desesperación y piensa que nada ni nadie puede devolverle el sentido a su vida. Hasta que conoce a Cathryn.

Cathryn Deen, es una famosa actriz considerada la mujer más bella del planeta. Acaba de sacar su propia cadena de cosméticos utilizando su perfecto rostro como imagen. Para ella, la belleza es el motor de su vida. Sin embargo, todo esto acaba cuando sufre un terrible accidente con el coche al intentar huir de un fotógrafo. Ese accidente no sólo le deja unas horribles quemaduras por todo un lado de su cuerpo, por lo que su perfecta imagen se echa a perder; sino que también le hace ver que está más sola de lo que pensaba: su marido le pide el divorcio cuando aún está en el hospital y nadie, que no sean los periodistas, parece preocuparse o interesarse por ella.

Tras salir del hospital decide esconderse de los demás, no soporta su imagen y ordena quitar todos los espejos de su casa. Esa situación le sobrepasa, no se hace a la idea de haber perdido la vida que tanto le gustaba y se plantea el suicidio como una salida rápida y eficaz a tanto sufrimiento.

Thomas Mitternich trabajaba como arquitecto en Nueva York. Antes de que el fatídico 11 de septiembre de 2001 le cambiara la vida, vivía feliz con mujer y su hijo. Ese día, ambos murieron, y desde entonces vive atormentado por la culpa y los recuerdos de su familia. Por ello, decide abandonar la ciudad con el fin de encontrar un lugar tranquilo donde suicidarse. Se instala en una pequeña localidad de Carolina del Norte y allí "sobrevive" gracias al apoyo y el cariño de Delta y su familia.

Delta es la prima de Cathryn, es una mujer encantadora propietaria de El Café de Crossroads. Ella es la única que se preocupa por Cathryn tras el accidente y hace lo imposible para lograr unir los destinos de Thomas y Cathryn. Se encarga de ponerlos en contacto, en el peor momento de sus vidas, para que se salven mutuamente.

Thomas y Cathryn tienen un primer contacto en la distancia: se empiezan a conocer, a gustar y a preocupar el uno por el otro. Llega un momento en el que Cathryn decide dejar todo atrás y refugiarse en la casita de su abuela (situada en la misma localidad en donde viven Thomas y Delta). Es ahí donde empieza un duro camino por dejar atrás el pasado de ambos, por intentar volver a creer en la vida, en el amor, por superar sus miedos, por mirar hacia el futuro, por apoyarse y apoyar, etc.

Mi opinión: me ha gustado mucho este libro. Es una historia de superación preciosa y su mensaje no puede ser más bonito: la esperanza, la superación, el volver a tener ganas de vivir, de confiar, de amar, de creer en las personas, en la vida, la importancia de la familia, los amigos, la pareja, que lo importante es el interior de las personas, las pequeñas cosas de la vida,...

La verdad que las historias de ambos protagonistas son bastante duras, pero la autora narra muy bien como poco a poco van intentando salir adelante juntos. Lo hace sin miramientos y es bastante realista, mostrándonos que la vida no es un camino de rosas. Es muy creíble que Cathryn, apesar de contar con el apoyo y el amor de Thomas no pueda evitar taparse todo lo que pueda sus quemaduras, y lo mismo pasa con Thomas, cuando parecía que podía dejar de beber y de sufrir, vuelve la depresión... vamos como la vida misma, que tiene sus días buenos y sus días malos.

En este libro me han conmovido muchas cosas: la capacidad que tiene Thomas de ver más allá de las cicatrices de Cathryn, como cree en ella y sabe que tiene fuerza para tirar hacia delante; la esperanza que posa ella en él desde el principio; el personaje de Delta y su preciosa manera de ver la vida, y las niñas Cora e Ivy.

Si tuviera que ponerle alguna pega es que todos los personajes secundarios tienen una historia detrás bastante dura. Tanta desgracia en un mismo pueblo... no sé, ha sido demasiado para mi gusto. Y algo que he agradecido a la autora es que entre tanta desgracia haya metido algunas buenas dosis de humor, especialmente entre Cathryn y Alberta (una de las leñadoras lesbianas) y con la cabra "come-móviles", Banger.

En definitiva, recomiendo sin duda su lectura, porque el mensaje que transmite es precioso y en algunos momentos me ha tocado la fibra sensible. Además, he disfrutado mucho su lectura, sus momentos tristes, sus situaciones divertidas y su narrativa amena en primera persona (alternando el punto de vista de Cathryn y el de Thomas) y en tercera persona.

Mi valoración: Muy bueno.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |