Deborah Simmons - En busca del destino

Valoración:

Crítica realizada por Mc2

Toda su familia estaba maldita. ¿Cómo explicar aquel aluvión de matrimonios entre los hermanos de Burgh? Robin de Burgh juró mantenerse soltero, a pesar de las ironías del destino, que empleó el asesinato para hacerle conocer a la elegida: la indomable Sybil, una damisela en apuros que aseguraba no necesitarlo. Cuando las paredes del convento se convirtieron más en una prisión que un refugio, la inquieta novicia Sybil supo que era hora de marcharse. Pero jamás imaginó cambiar su hábito por un velo de novia, ni siquiera cuando sir Robin de Burgh, un caballero insolente, le exigió que pusiera su vida, y su corazón, en sus manos.

Novela histórico-medieval que continúa con la serie de los Burgh, aunque se puede leer de manera independiente. En este caso, el sexto libro de la saga, nos cuenta la historia de Robin, el más bromista de los hijos de Campion.

Robin estaba convencido que una maldición estaba asolando a la familia de Burgh. No podía existir otro motivo que obligara uno a uno, a todos los miembros varones, a casarse en tan escaso tiempo. Hasta su padre, el conde de Campion, había vuelto a pasar por el altar. Sintiendo como la cuerda del matrimonio oprimía su garganta, decide tomar cartas en el asunto. Quién, sino las ancianas tías de Brighid, la mujer con quien está a punto de casarse Sthepen, para ayudarle en su proyecto. Cafell y Armes pertenecen a la familia galesa L´Estrange, famosas por sus pócimas, amuletos y posibilidad de ver el futuro. Con tan “mágica” ayuda nada podría salir mal.

Las entrañables ancianitas deciden enviar a Robin a Gales, buscando a una mujer emparentada con ellas de nombre Vala, y casada con un príncipe galés. En medio de revueltas políticas, y con una guerra en ciernes, no puede evitar seguir diferentes pistas que le llevan al convento de Nuestra Señora de todos los Dolores, curiosamente cerca de Baddersly, la propiedad que gestiona en nombre de su hermano Dunstan. Nada más llegar se encuentra con una monja asesinada y una terrible premonición. Allí, entre los fríos y oscuros muros del convento, se encuentra “su elegida”. La mujer capaz de esclavizar su mente. Aquella que le quitaría su ansiada libertad.

La osadía de Sybil la obligará a cumplir penitencia trabajando con Lord de Burgh en la investigación sobre la muerte de Elisa. Las sospechas sobre la identidad del asesino les obligarán a seguir diferentes pistas. Pero, ¿qué misterio encierran las paredes del convento? ¿Quién en realidad la hija de la difunta Vala y quién está empeñado en asesinarla? Decidido a proteger en cuerpo y alma a Sybil, Robin se dará cuenta que sólo hay un camino posible para mantenerla con vida. Sólo un esposo, y las influencias de la familia de Burgh, le darían la protección necesaria para mantenerla a salvo.

Esta novela me ha resultado más entretenida que otros libros que había leído esta escritora. También ha conseguido que me picara el gusanillo y quisiera leer más novelas sobre esta familia. Sobre todo la historia del melancólico y sombrío Reynold. En cuanto a los protagonistas, Robin es un hombre que ha vivido prácticamente toda la vida sin una mano femenina que lo criara. Es caballeroso, leal, pero no sabe tratar a las mujeres, más que como compañía sexual. Cree que una esposa supondría ataduras que le impedirían mantener su libertad. Pero todo está lejos de la verdad. El matrimonio para él es desconocido. Le da miedo afrontar nuevas responsabilidades y no estar a la altura de sus hermanos. Teme dar un paso en falso. Incluso, cuando su matrimonio es inminente, no es capaz de revelar sus verdaderos sentimientos a Sybil. Le resulta más fácil creer que se trata de un matrimonio de conveniencia.

En cuanto a Sybil, llegó al convento siendo un bebé y no ha salido prácticamente del recinto del convento. Sin embargo, sus inquietudes le habían impedido tomar los votos. Cuando descubra el mundo exterior al lado de Robin tomará una decisión. Nunca regresará al convento. Buscará un lugar en donde cobijarse y un trabajo que la permita vivir. El matrimonio concertado le permitirá la oportunidad de permanecer en el exterior de los opresivos muros del convento. Pero, ¿podrá seguir con la farsa una vez que consigan detener a los asesinos que la persiguen?

En cuanto a los secundarios son de destacar las ancianitas Cafell y Armes, que dan cierto aire mágico a la novela. Y como no, hay otro aspecto atrayente de la novela. ¿Quién no desearía leer una novela con siete magníficos especímenes del género masculino, con un padre todavía en edad de merecer? Lástima que al ser la novela tan cortita no se explaye un poco más con la familia de Burgh.

La puntúo con un 4/5.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |