Deborah Simmons - Camino hacia el amor

Valoración:

Crítica realizada por Mailo

Serie Hermanos de Burgh 1º

Él era el paladín de su corazón.

El pasado de Marion Warenne era una pesadilla borrosa. Sin embargo, su presente se alzaba glorioso frente a ella en la forma del magnífico Dunstan de Burgh. Un fiero caballero decidido a ganar la batalla de voluntades que libraban los dos, y empeñado en afirmar que no creía en el amor...

Dunstan de Burgh, barón de Wessex, había oído muchas veces que lo comparaban con el lobo que merodea por los bosques: feroz, valiente y alerta ante cualquier peligro. ¿Cómo podía ser entonces que una damisela de dulces ojos consiguiese escapar a su vigilancia una y otra vez? Y aún peor, ¿cómo conseguía burlar sus defensas y llegar tan fácilmente hasta su corazón?

Para las que crean en la numerología, esta novela les va a gustar porque todo parece rondar alrededor de un número, el siete. Siete hermanos unidos en todo, en la vida y en la batalla.

Aquí, el protagonista es Dunston de Burgh, barón de Wessex, que a su vez es el hijo mayor de un conde. Y conocido como el Lobo. Sí, ya sé que casi resulta habitual en las novelas romántica de la época en la que se basa esta historia, ese sobre título, supongo que es que da juego y por eso lo utilizan, aunque yo creo que deberían buscar otro tipo de sobrenombre porque me he encontrado ya con demasiados lobos en romántica.

Los hermanos: Dunston, Geoffrey, Stephen, Simon, Robin, Reynold, y Nicholas. Unidos por la sangre, magníficos guerreros, valientes, arriesgados y honorables. Después de ver esto, importa poco si se llama Lobo o no, porque la historia ya parece entretenidísima.

A lo que iba, Dunston es conocido en todo el reino como el lobo por su coraje en la batalla. No sólo es temido por sus enemigos, sino adorado por su familia y por sus seguidores. Es algo así como un paladín invencible y cubierto de honor de pies a cabeza. Terco, orgulloso y, por si fuera poco, duro a causa de las batallas.

Lady Marion vive dichosa hasta que son atacados. Todos mueren salvo ella, pero no queda inmune porque su cerebro se ve dañado a causa de la horrible tragedia. No recuerda quién es y se encuentra perdida. Salvada milagrosamente, es llevada a casa del conde, el padre de Dunston. Aunque poco a poco su cuerpo se recupera, no así su mente, que sigue vagando en la oscuridad. Es como si el calvario que ha pasado no la permitiera recordar de dónde viene, como si quisiera olvidarlo todo.

El cariño con el que es tratada la ayuda bastante y acaba por aceptar a los Burgh como a su verdadera familia. Vuelve a ser dichosa. Al menos, hasta que aparece Dunston. Fascinada por ese guerrero, no puede creer la noticia de que su tio sabe que está viva y la quiere recuperar.

Champion, el padre de de Dunston no puede hacer otra cosa que entregarla a su tio, a fin de cuentas es su tutor legal y él no puede obviar sus derechos.

En esta novela nos encontramos con los clásicos protagonistas que están enfrentados desde el inicio. No coinciden en nada, constantemente se oponen. Pero la atracción existe y es tan fuerte que les arrastra a los dos.

Es una historia muy entretenida que te mantiene pendiente de cada página, con conversaciones bien hilvanadas y hasta retazos de humor que te hacen pasar un buen rato.

Los secundarios, es decir el padre de Dunston y sus hermanos, se hacen querer apenas les conoces. Ni uno solo sobra en esta novela, son un grupo, una piña.

Me puso algo alterada las constantes intentonas de escapar de Marion, incluso después de casarse con Dunston. Ella está convencida de que él no la quiere, de que se ha casado con ella porque no tenía otro remedio. Está a punto de padecer abusos en una de esas escapadas. Y yo estaba ya de los nervios. Claro que yo sí sabía que el protagonista estaba enamorado de ella, pero como es tan terco... Pero sí, la protagonista me estaba poniendo de los nervios. Porque el chico no tiene desperdicio, está para comérselo y además de salvarle la vida y prometerle una casa más que digna, ella insiste en alejarse.

Hay que entender que sin este trasiego de me voy y vuelvo la novela no habría sido tan intensa.

En resumidas cuentas, que es una novela de corte medieval, con guerreros fascinantes, caballeros honorables y valientes y damiselas tercas. Todo lo que una puede pedir en una novela de este género.

Merece la pena leerla.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |