Daniela Sacerdoti - Cuida de mí

Crítica realizada por Irdala

Eilidh es sólo una sombra de lo que fue algún día. Después de intentar durante diez años quedarse embarazada, de haberse sometido a tratamientos de fecundación in vitro y de haber perdido a su hijo tras cinco meses de embarazo, ya nada le importa. Cuando soñaba con la carita del hijo que estaba gestando, le daba igual ya que su matrimonio estuviera roto y que su marido la engañara con otra, por fin iba a tener el niño que tanto deseaba. Tras la pérdida del deseado bebé, todo el cúmulo de fracasos cosechados a lo largo de diez años se le viene encima. Decide alejarse de todo y de todos y pone rumbo a un pueblecito de las Tierras Altas de Escocia donde vivió los seis años más felices de su vida junto a su abuela Flora.

Jamie es un hombre reservado y tranquilo que vive en un pueblo rural escocés. Hace unos años, una joven pintora lo enamoró profundamente y fruto de ese amor nació una niña. Después de un tiempo de convivencia, la artista abandonó a ambos para seguir su prometedora carrera. Desde entonces, Jamie es un hombre herido que vive centrado en su trabajo y en su preciosa hija, sin estar interesado en ninguna otra cosa más.

Eilidh y Jamie fueron inseparables de niños y ahora, tras muchos años, vuelven a encontrarse cuando ambos tratan de sanar sus heridas, de recomponer sus rotos corazones y de volver a encauzar sus solitarias vidas.

Cuida de mí es una dulce y bonita historia de amor y de segundas oportunidades en todos los aspectos, contada de forma inusual y un tanto mística, pero de muy agradable lectura.

El libro está escrito en primera persona por muchos de los personajes de la novela. Aunque la mayoría de la historia la cuentan Jamie y Eilidh, Elizabeth, la madre de Jamie, tiene un papel estelar y narrativo en la historia. Pero es que Elizabeth es un fantasma... Quizá esto pueda ser un tanto chocante contado así, pero resulta original y necesario para seguir el hilo de la trama.

Y es precisamente su originalidad, ese toque paranormal y el protagonismo que ejerce Elizabeth en el desarrollo de la historia, lo que hace que, entre otras cosas, la novela sea tan diferente.

La verdad es que todos los personajes que aparecen en la novela están muy bien perfilados, y el hecho de que muchos de ellos nos cuenten desde su perspectiva lo que está pasando con Eilidh y Jamie, es un punto a favor del libro, y el hecho de que ante una misma situación podamos ver lo que piensan ambos, también es un plus.

La escritura de la autora es muy buena y la novela está contada de manera sencilla, sensible, emotiva y cálida. A pesar de que las heridas de ambos protagonistas son duras y sus situaciones personales pueden llegar a dolerle al lector, está llena de guiños de esperanza y positivismo.

La verdad es que este libro me llamó la atención desde que lo vi anunciado, pero después de leerlo no tiene nada que ver con lo que yo imaginaba que sería. Sin embargo, aun alejándose notablemente de lo que yo esperaba, tengo que decir que me ha gustado mucho. Es una historia de amor planteada y contada de manera original y diferente. Recomendada para quienes buscan algo distinto, para quienes no tengan problemas con la escasez de diálogos y sean amantes de las novelas escritas en primera persona.


Crítica realizada por MaRtA_11

La vida de Eilidh se desmorona, sus ojos no tienen brillo y sus lágrimas no se agotan. Durante años ha intentado tener un hijo, pero sin éxito. Esto acaba afectando a su matrimonio, la angustia acecha a los cónyuges, que acaban siendo extraños que conviven en una misma casa por pura rutina.

"Lo que ahora sé es que la esperanza no es eterna, pero que hay vida después de la esperanza"

Su marido intenta comenzar una nueva vida con otra mujer, Eilidh pone punto y final a la relación e intenta escapar de ese círculo vicioso lleno de desesperación, huye hacia Escocia para encontrar su camino.

Allí se encontrará con Jamie, un amigo de la infancia que tampoco pasa por su mejor momento, Jamie también tuvo su buena dosis de sufrimiento, su única alegría es su hija, a la que tuvo que criar solo.

Gracias a la ayuda de la madre de Jamie, la pareja encontrará por fin la ansiada felicidad, aunque con mucho esfuerzo y lágrimas. El personaje que más me gustó ha sido precisamente Elizabeth, con sus dosis de humor y sus peteduras de pata.

Daniela Sacerdoti tiene una gran habilidad a la hora de escribir, parece que es fácil, pero en realidad es sumamente difícil, hace cómplice al lector, nos integra y logra que nos sintamos como los protagonistas. A través de un lenguaje cotidiano y sencillo, rápido, nos vemos trasladados a dos vidas difíciles y tristes en las Highlands.

La relación entre los protagonistas es progresiva, ambos tienen miedo y recelan de sus sentimientos, sobre todo Eilidh, Jamie tiene mucha paciencia y mimo para acercarse a ella, como si fuera un pajarillo asustado. Es un acercamiento maduro, sin peleas tontas (quizás es que llevo mucho tiempo leyendo juvenil), superando sus dudas con tiempo y esfuerzo, atravesando el muro de tristeza y autocompasión, juntos.

Una novela tremendamente emotiva, que habla de sueños y esperanza, de segundas oportunidades y de nuevas vidas. Daniela Sacerdoti se ha convertido en una autora que tendré muy en cuenta, su narración es exquisita y cautivadora, a pesar de llegar a las trescientas páginas, la he leído en un suspiro.

El único pero que le puedo poner, es que no tuviera más escenas de Jamie y Eilidh como pareja oficial, como dos personas que han encontrado, por fin, la felicidad.

Muy buena.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |