Corine Gantz - Una habitación en París

Crítica realizada por Kkekka

Hace tres años que el marido de Annie Roland murió en un accidente de coche y desde entonces ha interpretado a la perfección el papel de la viuda afligida. Pero Annie también esconde un secreto inconfesable: aquella noche descubrió que Johnny tenía una amante y pretendía divorciarse de ella, y todavía no lo ha superado. Hizo muchos sacrificios por él, incluso aceptar mudarse a París... Vivir en la ciudad del amor no es tan emocionante cuando te sientes una extraña.
Aunque París nunca ha sido su hogar, es el de sus hijos y por ese motivo Annie decidió quedarse en la ciudad. La casa que compró con Johnny es demasiado grande, pero alberga recuerdos maravillosos y, a pesar de las dificultades económicas, no puede desprenderse de ella. Por pura necesidad, emprende un proyecto que le entusiasma: alquilar habitaciones a mujeres estadounidenses que, como ella, quieren empezar de nuevo. Para su sorpresa, Annie se encariñará con sus inquilinas, Lola y Althea, y entre ellas nacerá una profunda amistad. Tal vez, con la ayuda de todas, logren esa segunda oportunidad.

Siento una especial debilidad por los libros corales, les encuentro un "no se qué" especial. Me gusta esa idea de una casa habitada por desconocidos obligados a entenderse, por así decir. Y no, no soy fan de Gran Hermano. Sin embargo, aquí no he logrado ser un inquilino más, digamos que no veía la hora de anular la reserva.

El libro comienza con la historia de Annie, madre de tres hijos que justo la noche en que se entera que su marido le es infiel se queda viuda. El destino es irónico a veces.

Tras tres años sin saber qué hacer, vivir un luto en el que se da cuenta de que no puede casi mantenerse, que fue a Francia por estar con su marido y que en realidad el país tampoco le atrae demasiado, decide que tiene que hacer algo. Lo único que posee es la enorme casa que compraron en los felices años matrimoniales. Es un viejo edificio que ha sido remodelando poco a poco, al que le suenas las cañerías y carece de la últimas comodidades, pero bien organizado puede ser una fuente de ingresos. Y así es como decide alquilar habitaciones.

A su casa llega Lola, ex modelo que huye de un marido que la maltrata psicológicamente y del que tiene gran dependencia. Con ella, han llegado sus dos hijos sin que nadie lo sepa. Lola es una mujer de casi cuarenta años que aparenta menos de treinta, insegura, frívola y poco satisfecha con su vida. En París espera encontrar aquello que ansía.

Althea es una joven con graves problemas familiares y una gran infelicidad. Todo esto se ve en un cuerpo delgado hasta el extremo y una actitud huidiza. Mira la vida a través de su melena rojiza y teme siempre decir algo incorrecto. Quizá en París encuentre la luz que alguien le robó en su hogar.

Luego tenemos Jared y Lucas. Jared es un pintor venido a menos y un donjuán empedernido que va a vivir a la casa ya que no tiene otro lugar. Lucas era amigo de Annie desde su matrimonio y ahora la vigila de cerca y ve anonadado en lo que se está convirtiendo su vida.

Lo cierto es que la trama está bien, los mimbres son buenos y personajes como Lucas dan una vida a la novela que logra levantarla en muchas ocasiones. Pero en otras hay tal abundancia de tópicos, no me refiero solo a los referentes a los franceses, si no a los que tienen que ver con las circunstancias de los demás personajes que casi te molestaba al leerlos.

El personaje de Lola no me ha sorprendido, en un principio creí que me encontraría otra cosa, pero según avanzaba la novela vi que estaba equivocada. Lo mismo ocurrió con Althea. Hubiera deseado algo distinto, menos tópico y la autora no me lo ha dado.

Lo que si puedo decir a su favor, es que tiene un gran sentido del humor y que Lucas es un gran personaje, esos que ponen la chispa. Sus guiños, ironías, puntillas... eso es lo que merece la pena. Además de la ironía propia de la vida y el destino. Annie y él hacen una gran pareja en la novela con diálogos naturales y divertidos.

En fin, una novela que me ha decepcionado ya que esperaba más, pero con la que me he reído a veces.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |