Chris Martos - El Código

Crítica realizada por Mencía

Samuel, un hombre de treinta y siete años, aturdido y desorientado tras la repentina muerte de su novia Ana en un accidente de tráfico, descubre un viejo diario, escrito por la chica antes de morir. En el mismo, se describe una misteriosa fórmula para encontrar la puerta que une los mundos de la Vida y la Muerte. Atraído por ese Código Secreto, Samuel emprenderá un viaje de búsqueda de respuestas, sin retorno, que lo llevará, de forma cíclica, desde los bellos parajes del Lago de San Mauricio, en el pirineo leridano, a la atractiva magia del Vedrá, en la isla de Ibiza. En esa isla, comprobará que existe una misteriosa conexión entre la muerte de una mujer en el accidente de avión sucedido en aquel lugar en el año 1972 y la muerte de su novia, en Llavorsí.

Opinión:

Samuel lucha por construirse una nueva vida, a pesar del dolor y la profunda tristeza que le acompañan tras la muerte de Ana. Su día a día parece desarrollarse con normalidad: trabajo, amigos, las visitas al cementerio, su relación con Eva, todo parece seguir una lógica. Su parte racional le insta a seguir la máxima del "hay que seguir viviendo" y pone voluntad en ello, pero en su corazón bullen mil recuerdos que le impiden avanzar.

Todo el esfuerzo que realiza por superar la tragedia parece abocado al fracaso. Y su desesperación no hace más que crecer, hasta que un día la madre de Ana le entrega su diario. Es entonces cuando reúne el valor suficiente para seguir la voz interior, que le insta a dar respuesta a sus incertidumbres lejos del lugar donde vivieron su amor.

Samuel pide un traslado en su trabajo, se despide de amigos y emprende rumbo a Ibiza, siente que allí podrá retomar las riendas de su vida y descubrir los secretos que atisba en las primeras páginas del diario. Nueva casa, nuevos compañeros de trabajo, nuevos amigos y parajes donde buscar algún sosiego para su alma atormentada.

La casualidad o el destino hacen que conozca a un viejo pescador de bruscas maneras, Toniet. Este excéntrico lugareño convive como él, desde hace años, con la desesperación de la pérdida de la mujer que daba sentido a sus días. A partir de este punto, el misterio que rodea al diario de Ana lejos de aflojar parece extenderse y Samuel se sumerge en él de la mano de Toniet. Ariadna, sobrina del anciano, les acompañará en su búsqueda.

Tras el encuentro de estos personajes, el mundo real se entremezcla con el de la fantasía teñida de leyenda, que ha creado su autor para esta historia de amor. Las preguntas sin respuesta se multiplicarán, hasta que llegue el momento en que el lector crea poseer todas las claves para desentrañar el misterio. Craso error. Pues solo se nos entregará la pieza fundamental que consigue armar el puzle, cuando la novela esté a punto de finalizar.

En la novela El Código, amor, fantasía y misterio se aúnan, invitando al lector a recordar, reflexionar y sentir. Confieso que hubo un detalle al final de la novela que se me clavó como una espina, mea culpa, todo hay que decirlo. Sé que este es un punto que a mí me revolvió, y sin embargo, para cualquier otro lector puede no tener importancia alguna.

En esta obra se nos muestran dos realidades, la racional y aquella otra, íntima y secreta, que solo vive en nuestro corazón. El universo de pensamientos y emociones que nos ofrece Samuel me han provocado una profunda emoción. Es allí, en ese mundo, donde he encontrado instantes preciosos que me elevaban o desgarraban, sacudiéndome el alma, y frases de aparente sencillez que se hacían inmensas, tanto por su belleza como por la verdad que encierran.

Esta es una de esas novelas que cada lector puede sentir de forma diferente. La vida cotidiana de Samuel tras la tragedia, el halo legendario que rodea al diario, los personajes que enmarcan esta historia están ahí, entre sus páginas, empujándonos a descubrir su final. Pero, en mi caso al menos, la novela fue más allá de la narración de unos hechos donde se mezcla realidad y fantasía. El Código me habló de amor. De amor terrenal y de amor eterno. Del que nace con fecha de caducidad y del que ni la muerte puede frenar. Del que se conforma con el día a día y del que sabe aguardar, sin desfallecer, hasta que llega su momento. Al volver la última página, el misterio del diario, Samuel, Toniet, Eva, Ariadna, Juan, María y Ana... se difuminaron ante mis ojos. Pues vestido de dolor y esperanza, el Amor, se me reveló como el auténtico protagonista de esta historia.

Para algunos lectores El Código es una novela con un misterio por resolver. Para otros, entre los que me encuentro, constituye una obra que nos ayuda a recordar el alma que sepultamos bajo el peso del día a día.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |