Betty Herbert - Las 52 seducciones

Valoración:

Crítica realizada por Kkekka

¿Recuerdas los días en los que no podías separar tus manos de las suyas; cuando eras incapaz de contener la urgencia de besuquearte en público; cuando encontrabas sugestión erótica en la manera que tu pareja tenía de poner el lavavajillas?

Bien, pues Betty y Herbert también recuerdan esos días; es solo que, después de diez años de matrimonio, esa memoria se está haciendo cada vez más difusa.

Las 52 seducciones narra la búsqueda de Betty y Herbert de la pasión perdida en su relación. Ellos hacen un pacto para seducirse mutuamente una vez a la semana durante un año, y descubrir así hasta qué punto han perdido la práctica.

¿Ha cambiado el sexo desde que no están al día?

Nosotros seguimos su progresión a través de una increíble, esclarecedora y exhaustiva aventura en la que abordan lo ordinario y lo extraordinario con magnífica naturalidad.

Divertida, emotiva y ocasionalmente gimnástica, esta es la historia de cómo una pareja de casados de treinta y tantos pierde sus inhibiciones, reaviva su deseo y consigue cerrar sus grietas

Este es un libro clasificado por la editorial como sentimental y como tal lo clasificaré yo también, no es cuestión de llevar la contraria a las fuerzas superiores.

Antes de empezar y para que tengamos las cosas claras comenzaré diciendo lo que no es este libro:

-No es una historia romántica.

-No contiene una historia con planteamiento, nudo y desenlace como estamos acostumbrados en otros libros.

-No es algo alejado de la realidad.

Ahora bien, ¿Qué es este libro?

Antes de nada hay que tener en cuenta que la escritora es una bloggera y conocida en twitter que se propuso un reto y de ahí escribir la historia en forma de libro. Todo esto influye bastante en lo que nos encontraremos. Y exactamente ¿qué nos encontramos?

-Un libro tremendamente real sobre las relaciones de pareja pasados ya unos años.

- La búsqueda de esa chispa que nunca debió perderse

-Una obra sobre el matrimonio, el compañerismo, el cariño, el amor, la lucha diaria

Todo esto vestido con un humor tan real, tan desternillante a veces, que te obliga a continuar leyendo para ver que seducciones se les ocurren a esta pareja para seguir adelante.

No penséis que solo es un libro sobre sexo, por que no es así, de hecho no va de experto ni nada de eso. No pretende sentar cátedra ni nada por el estilo y las situaciones cómicas dan prueba de ello.

Vemos a una pareja que lleva casada 10 años, joven, ninguno de los dos llega a los 43 (que nadie se me ofenda), que nunca fueron muy aventureros en el aspecto sexual y que ahora por rutina o por cuestiones de la vida han relegado este aspecto de su matrimonio a un "muy segundo" plano. En este momento ella se plantea el reto de una seducción semanal, alternando el protagonista y siendo totalmente libres en la elección del tema.

Les acompañamos en sus dudas sobre su cuerpo, sobre si sus fantasías serán aceptadas o no, en sus incursiones a sex-shops con algunos productos imposibles y otros más afortunados... Pero también vemos que esto mismo les hace mas libres a lo largo del experimento, les ayuda a abrirse en una faceta que antes ni si hubieran planteado, acaban siendo más seguros de si mismos y de su matrimonio. Son más cómplices que antes, y eso que ya lo eran mucho.

Pero lo mas importante de todo, y para mi lo mas hermoso, es que si sobreviven y salen fortalecidos con este experimento es por que su amor era grande, su matrimonio era seguro, su amistad y cariño estaban ahí, solo necesitaban un poquito de sal en su vida.

Se nos plantean situaciones de la vida diaria, problemas que cualquiera de nosotros podríamos tener y que también influyen en la vida marital. Ella tiene un problema ginecológico (planteado en el libro con gran humor debido al sistema sanitario y su situación desastrosa - ¿os suena?-), como no, aparece la suegra que esta mas para allá que para acá. Vemos como se conocieron, como han ido cambiando sus vidas y las de sus amigos debido al nacimiento de los hijos...

La autora nos hace participe de sus opiniones sobre muchos temas y como estos han ido cambiando con el tiempo y en ese último año.

He de decir que el libro me ha encantado, me he divertido tremendamente con el pese a no tener un historia típica. El humor es bueno, muy bueno, irónico, sarcastico, real, pese a que algunas situaciones no son para reír ( pero, ¿quien no ha hecho un chiste hasta en uno de sus peores momentos?).

Recomiendo el libro a todas aquellas personas que no tengan problema en leer un libro real, sobre el matrimonio, el sexo, el amor, la complicidad, la generosidad, el compañerismo, la confianza... A todos aquellos que no tengan miedo al ridículo y que crean que realmente un matrimonio merece una lucha y que no hay que dejarlo morir poco a poco.

Mi puntuación, teniendo en cuenta el formato del libro, es un 4,5 sobre 5.

Solo pido que se abstengan las personas a las que les guste leer historias tradicionales y no muy reales alejadas de testimonios. El resto probablemente disfrutara tremendamente.


Crítica realizada por mc2

Betty lleva diez años casada con Herbert y, aunque es capaz de hablar de sexo con él, la vida se ha convertido en algo monótono. En la alcoba cada vez le apetece menos participar y mucho menos idear algo nuevo. Aún recuerda los cinco años de noviazgo cuando se le ponía la piel de gallina cuando él la tocaba, pero ahora tras diez años casados, la chispa ya no se enciende; a pesar de que sigue sintiendo adoración por su marido, y viceversa.

Decidida a encontrar la pasión que un día hubo, toma la decisión de reservar una cita, una vez a la semana, para el sexo. Veintiséis seducciones que cada uno deberá preparar para el otro.

Pero lo que en principio parecía fácil, con tanta información como debería haber en google, no tardará en desesperar a Betty que decide tirar de su  imaginación.

El libro, dividido en meses y empezando por el mes de diciembre, comienza desde el principio. Como cuando ella tenía dieciocho años y esperaba con expectación la hora a la que quedaban. A medida que avanza el libro las dificultades se suceden. Sobre todo para Betty, ya que es ella la que narra lo que sucede cada semana. No tardan en aparecer las dudas de ella por subir el listón. Cómo tiene que enfrentarse a un examen ginecológico exhaustivo por la posibilidad de un cáncer de cérvix. Después de años buscando descendencia sin conseguirlo, ahora tiene que planear las seducciones sorteando sus frecuentes e inesperadas hemorragias. Así se sucederá lo que siente, lo que le gusta, el miedo y la preocupación ante la llegada del “sexo”, todo esto con jueguecitos sexuales, algún que otro objeto y más de una película porno.

Quiero dejar una cosa clara. No se trata de un libro erótico por lo que abundan los sentimientos y las seducciones son mucho menos expresivas que las que aparecen en otros libros románticos, independientemente del subgénero elegido.

Para mí ha sido uno de esos libros que he podido dejar durante días para luego seguir leyéndolo sin ningún tipo de problema ni de sensación de haberme perdido algo. No me ha resultado malo, pero prefiero enormemente una novela con misterio, romance, seducción y aventuras. Esta me ha resultado demasiado monótona, teniendo en cuanta que casi me tendría que identificar con la protagonista, aunque diez años mayor y con cinco hijos, pero los mismos años con mi marido que ella.

Valoración: 3/5.

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |