Barbara Constantine - Tom, pequeño Tom, hombrecito Tom

Crítica realizada por Anasy

Tom tiene once años y Joss, su madre, veinticuatro. Joss sale a menudo y Tom se queda solo en la vieja caravana en la que viven. Entonces debe valerse por sí mismo. Para comer, se cuela en los huertos de sus vecinos, donde recoge tomates, zanahorias, patatas... Una noche, buscando un nuevo huerto en el que «hacer la compra», Tom encuentra a Madeleine, una anciana de noventa y tres años, tirada en el suelo entre sus coles, llorando, incapaz de levantarse. Sin duda, Madeleine habría muerto si Tom, el pequeño Tom, no hubiera estado allí... Barbara Constantine cruza los destinos de una serie de personajes a los que la vida no ha dado las mejores cartas y que, gracias al amor y al humor, consiguen encontrar su lugar en el mundo.

OPINIÓN :

Después de leer la semana pasada Al mal tiempo, mejor , me quedé con muchas ganas de leer más libros sobre esta autora, lamentablemente sólo tiene otro libro publicado en español el cual me apresuré a comprar.

Como en el anterior libro de Barbara Constantine, la historia me atrapó desde el primer momento, me gusta la manera de escribir de la autora, su manera sencilla y ágil de narrar su historia, tal vez sin profundizar mucho pero sin desmejorar la historia en absoluto.

En Tom, pequeño Tom, hombrecito Tom nos encontramos con una historia que a pesar de la ligereza y el humor con la que está escrita, tiene momentos muy conmovedores. Tom es un niño de once años, su madre Joss sólo tiene veinticuatro, viven en una destartalada caravana robando en huertos para comer y subsistiendo de los escasos trabajos que Joss va consiguiendo. Tom es casi más adulto que su madre en muchas ocasiones, tiene que ingeniárselas por su cuenta la mayoría de las veces. A su madre le gusta salir y a veces no lo trata demasiado bien, pero lo quiere, aunque dadas las circunstancias de ambos, la edad y las condiciones, a veces Joss puede ser un poco mezquina.

Un día Tom encuentra a una viejecilla tirada en su huerto, Madeleine, Tom la ayuda como puede y mientras la anciana se recupera Tom cuida a los animales de Madeleine y empieza a plantar su propio huerto a partir de lo que observa en casa de los vecinos a los que suele birlarles las verduras para poder comer.

Es una historia que se lee muy rápido, engancha, conmueve a veces y te hace sonreír mucho. Tom es un niño muy ingenioso y vivo, pero no deja de ser un niño, a partir de una serie de acontecimientos su vida va cambiando un poco, al igual que la de Joss.

Puede que echara en falta algunas explicaciones o que no entrara a profundizar en algunos temas o personajes, pero la verdad es que el libro me ha gustado mucho, espero que pronto publiquen más libros de ésta autora que ya me tiene conquistada.

Muy bueno.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |