Anne Brontë - Agnes Grey

Crítica realizada por Katon

Las tribulaciones de una institutriz victoriana. La primera novela de la menor de las hermanas Brontë.
Cuando su familia queda empobrecida tras una especulación fnanciera desastrosa, Agnes Grey decide colocarse como institutriz para contribuir a los escasos ingresos familiares y demostrar su independencia. Pero su entusiasmo se apaga rápidamente al tener que luchar contra los difíciles hijos de los Bloomfeld y el doloroso desdén con que la trata la familia Murray. Inspirada directamente en las infelices experiencias de la autora, Agnes Grey describe las temibles presiones a que se sometía a las institutrices en el siglo XIX
.

Agnes es hija de un pastor de la iglesia anglicana, una mala inversión de su padre la lleva a ofrecerse como institutriz, único medio de vida permitido para las jóvenes educadas y que tienen que trabajar para subsistir. La joven Agnes ha vivido siempre rodeada de los suyos y poco sabe de la realidad del mundo. Agnes es lista, perspicaz pero además es hogareña, dócil, un poco tímida e inocentemente cree que con sus cuidados podrá convertir a los hijos díscolos de sus nuevos patronos en gente de provecho. Pero la realidad de las institutrices es bien distinta. La amabilidad y la libertad que creía haber conseguido la llevaron a un mundo que para nada era lo que había esperado. Su frustración y lucha constante con casi todo el mundo es patente; intenta hacerse valer por encima de niñas caprichosas que no la respetan e intenta hacerle ver a sus padres que la educación es algo muy importante para su futuro. Pero en el ambiente en que se mueve está regido por la vanidad, por lo  que el dinero puede hacer y por las amistades de las que poder aprovecharse.

Después de unas breves vacaciones en su casa Agnes vuelve a la casa de los Murray, cansada después del largo viaje tiene que aguantar los nervios y constantes comentarios de la hija mayor que ha asistido a su primer baile. Un reflejo más de cómo las jóvenes hijas del matrimonio no comprenden que ellas no son el centro del mundo, que esa persona que está delante de ellas también se cansa y sufre como cualquiera.

La realidad del mundo asquea a Agnes, pero como otras muchas institutrices tiene que seguir hacia delante para subsistir. Pero no hay vanidad ni descortesía en todo ese mundo, la gente rica desprecia al resto y los que no lo son, los que como Agnes se ven obligados a trabajar para poder vivir se unen y crean sus propios círculos.

Un tiempo después el padre de Agnes fallece y ella, junto con su madre, abre una pequeña escuela en el pueblo donde viven. Gestionando modestamente sus ingresos consiguen salir adelante y poco a poco las nubes de la pesadumbre se van disipando, además ahora hay alguien por quien Agnes suspira y que la traerá esa tranquilidad que creía perdida.

Esta obra de Anne Brönte pone de manifiesto una realidad de la sociedad que no es tratada en la gran mayoría de libros, la mujer se ve muy limitada, las diferencias entre clases, la humillación a la que se ven sometidos los trabajadores. Este libro es fundamentalmente una crítica a la alta sociedad, y cómo un carácter bueno y unos principios sólidos se pueden ir destruyendo por la propia sociedad.

La primera parte de la novela se hace algo más densa, las narraciones que tanto la caracterizan nos muestran un entorno lleno de detalles, así como la descripción de la personalidad de los distintos personajes que interactúan con la protagonista. La segunda parte es mucho más rápida, vemos como Agnes supera todos los sinsabores pasados y se centra en crear esa escuela que tanto desea, a la vez entra en escena un personaje nuevo que conseguirá que los mejores sueños de Agnes se hagan realidad, un futuro se abre ante ella.

Esta novela no es tan romántica como La inquilina de Wildfell Hall, pero sí que está presente la esperanza de conseguir una vida plena junto a la persona que ama. La historia no es tan romántica como otras pero siempre es un placer disfrutar de la lectura de esta gran escritora que aunque débil de salud tenía unas convicciones muy fuertes y no dejó de expresarlas con convicción.
Valoración 4/5

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |