Ana Álvarez - Dos cafés y una aventura

Crítica realizada por Maribel Moreno

Ya comenté que no tardaría mucho en leer la historia de César y Mónica, porque me habían gustado tanto que necesitaba ver cómo evolucionaría su relación, y al final la he disfrutado mucho.

Ya vimos en Dos copas y una noche que entre Mónica y César saltaban chispas, que se atraían como el imán y que se habían convertido en buenos amigos.

Ahora que Lorena y Cristian ya están felices con sus gemelas, Mónica vuelve a su casa, a retomar su vida anterior. A ella le gusta salir de noche y tener alguna que otra aventura de una noche. Sin embargo, en su primera salida, se aburre soberanamente y es que no deja de comparar a todos los hombres con el cuñado de su hermana, César, y ninguno llega a la altura.

Así que cuando Mónica recibe la llamada de César invitándola a realizar algún deporte de riesgo, ella acepta encantada, siempre y cuando sus hermanos no se enteren y solo sea en plan amigos.

César y Mónica empiezan con el rocódromo y repiten cada vez que pueden, pues los horarios de César son bastante complicados, toman algo y cada uno a su casa, aunque la tensión sexual no resuelta cada vez va en aumento. Así pasan el tiempo, hasta que deciden dar rienda suelta a la pasión, pero ¿qué pasará con los sentimientos? Porque, lo que es Mónica, no tiene intención de avanzar más en la relación.

Bueno, bueno, no sabría con qué libro quedarme de los dos, aunque tengo muy claro que con César me quedaría ya mismo, porque me ha enamorado completamente. Sin embargo, con Mónica he tenido mis más y mis menos.

Mónica es una mujer de armas tomar, libre, moderna y con las ideas muy claras. Tanto es así que conociendo su historial amoroso, sabe que los enamoramientos le duran poco, por eso quiere tener a César en la distancia, porque le gusta mucho, pero si hubiera una relación el día que terminara afectaría a toda la familia, y no está dispuesta a perder lo que tienen todos juntos. Me ha gustado mucho lo valiente que es, lo mucho que quiere a los suyos, sin embargo, para mi gusto se ha pasado de cabezota, al final me tenía de los nervios.

César es un bombero sexy, guapo, simpático e ingenioso, vamos un bombón al que adoré desde el momento que apareció en escena. Le gusta mucho Mónica y se conforma con lo que ella quiera darle, todo por no perderla, intenta convencerla de que pueden avanzar un poco más, pero ¿serán suficientes sus sentimientos?

Como secundarios tenemos muy presentes todo el tiempo a Lorena y Cristian, a los que vemos felices y cómo va evolucionando su relación. En este caso también está Sandra, una compañera de trabajo de César, que me ha parecido una chica maravillosa.

La historia, igual que la anterior, está escrita en tercera persona, así sabemos de los pensamientos y sentimientos de todos. En esta ocasión tenemos una historia más atrevida, con más escenas eróticas que su predecesora.

Como he dicho antes, es difícil elegir con cuál me quedaría, pues son muy diferentes y las dos muy bonitas.

Dos cafés y una aventura es una historia bonita, romántica, tierna, divertida y también muy emotiva. Una historia de dos personas que se enamoran pero que no quieren lo mismo, uno luchará por no entregar su corazón y el otro intentará conquistarlo.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |