Adriana Rubens - Detrás de un beso

Crítica realizada por Rocío DC

Jacqueline Darcy fue testigo del asesinato de su hermano, y desde entonces vive escondida en Whitechapel bajo la identidad masculina de Jack Ellis. Cuando le sugieren que se convierta en el asistente del doctor Richmond para descubrir la causa del extraño comportamiento de este, Jacqueline acepta, aunque con renuencia. La relación no empieza con buen pie, pero cuanto más conoce al doctor, más se enamora de él, hasta que descubre que aquello que lo atormenta es un enemigo más temible de lo que nadie hubiese podido imaginar.

Joshua Richmond tiene dos problemas. El primero es la atracción que despierta en él su nuevo asistente. El segundo, su creciente dependencia del opio, aunque al menos esto último puede controlarlo. O eso cree él. Tendrá que enfrentarse al riesgo de perder a sus seres queridos para darse cuenta de que se ha metido en un infierno del que no puede escapar sin ayuda, a la vez que a sus miedos y más terribles pesadillas. Cualquier cosa, con tal de conseguir aquello que vislumbró detrás de un beso.

Detrás de un beso es la tercera entrega de la serie Whitechapel de Adriana Rubens. Son novelas que se pueden leer de forma independiente, pero que recomiendo que se lean en orden para absorber y entender sin trabas toda la magia que estas historias contienen al cien por cien.

Las ganas que le tenía a esta historia eran tremendas. En la novela anterior, Detrás de tu mirada, ya la autora nos adelantó unas pequeñas pinceladas de lo que íbamos a encontrar en esta fascinante historia. Y de verdad, una vez más me postro a los pies de la autora, ya me ha vuelto a sorprender con una novela absolutamente maravillosa.

La historia entre Jack y Joshua es mágica, dura y deliciosa.

Jacqueline vive escondida bajo la aprobación de un chico para salvar su vida durante años. El destino puso en su camino a la gente necesaria para ir sobreviviendo haciendo trabajos algo especiales. Ahora debe ser el asistente del doctor Richmond y conseguir la misión encomendada, a la vez que debe controlar los sentimientos que surgen en ella cada vez que lo tiene cerca.

Joshua Richmond ha pasado de ser un respetable médico a vivir en el infierno a causa de un error. El escándalo, los rumores y las dudas surgieron alrededor de su nombre y para Joshua solo ha sido un golpe más de todos los que ha recibido a su vida. Golpes que lo ha llevado a refugiarse en lo que no debe... y que hacen de él la sombra de lo que era.

La conexión que existe entre los personajes de Jack y Joshua es tremendamente palpable y hacen de la lectura una experiencia exquisita.

Y es que la autora tiene la capacidad de crear historias desgarradoras a la vez que bellas, que a mí al menos me remueven todo tipo de emociones por dentro, que me enamoran y me emocionan de una forma diferente y especial. Por lo que siempre consigue que sus novelas se me graben a fuego en el alma y las mantenga en un sitio muy especial.

La calidad narrativa de la autora es espléndida. Adriana narra todo con lujo de detalles, para adentrarte en la trama en todo momento, pero sin extenderse más allá de lo necesario o de los que pida la historia.

La ambientación está cuidada al detalle en todos los aspectos. Se nota el gran trabajo de documentación que la autora ha llevado a cabo para contarnos los problemas de adicciones, entre otras cosas, habituales en aquella época. Además de contarlo todo de una manera natural y con coherencia entre todo momento, algo difícil cuando se trata según qué temas.

Los personajes de Adriana son fuertes y sobre todo humanos. Adoro la personalidad de Jacqueline: valiente, inconformista y guerrera. Me encanta el perfil y la personalidad con la que la autora caracteriza a sus personajes femeninos, ya que son independientes y diferentes para aquella época, cualidades que hacen sus historias aún más especiales.

Y por supuesto, qué decir de los personajes masculinos. Pues que son sus fallos y virtudes las que me enamoran sin remedio.

Me ha encantado reencontrarme con los personajes de las novelas anteriores y saber un poco más de ellos y cómo les va. Así como encontrar personajes nuevos con pequeñas y preciosas historias paralelas a la principal.

Solo tengo elogios para una novela que se convierte, junto con sus antecesoras, en una de mis favoritas, que recomiendo desde ya a todas las lectoras de novela romántica. Y que la única pega que le pongo es que me deja con ganas de leer más, mucho más de esta serie que se está ganando a pulso ser una de las mejores series románticas de autoras españolas.

No me queda más que dar la enhorabuena a la autora por volverlo a conseguir. Y las gracias por volverme a hacerme sentir tanto con sus palabras.

Espero con ansias la siguiente.

 

Crítica realizada por Fani C.

Jack Ellis es un chiquillo que ha tenido que aprender a defenderse y a buscarse la vida en las calles más mugrientas y peligrosas de Londres. Por circunstancias del destino, su camino se cruzó en el pasado con el de Connor MacDunne y acabó convirtiéndose en uno de los mejores confidentes de los Blueguards. Entre sus trabajos, ha estado el de seguir y proteger a Lady Samantha Richmond en sus incursiones en los bajos fondos en busca de información para sus artículos periodísticos. Por eso, cuando Connor le encomienda convertirse en el ayudante del hermano de esta, el doctor Joshua Richmond, para tratar de descubrir qué es lo que oculta, no pone objeciones. Es un trabajo más, como tantos otros… Lo que no espera son los sentimientos que el doctor acaba despertando en él y que pondrá en riesgo no sólo su disfraz, sino su propia vida.

Joshua Richmond es un hombre afortunado. Hijo del duque de Bellrose, proviene de una familia maravillosa en la que todos se adoran. Poseedor de un título y de una fortuna que, gracias a las inversiones de su hermano, no hace más que multiplicarse. Además, se dedica a aquello que, desde niño, le ha apasionado: la medicina. Y es que Joshua siempre supo que sería médico. Entonces… ¿por qué luce esas ojeras en su rostro? ¿por qué, con cada día que pasa, está más y más demacrado? ¿qué le ha llevado a alejarse de su familia?

Detrás de un beso supone la tercera entrega de la serie Whitechapel de Adriana Rubens. Aunque se puede leer de forma independiente, la lectura de las novelas anteriores logra que el lector conozca a la mayoría de los personajes y haya desarrollado hacia ellos un especial cariño, al menos en mi caso. La familia Richmond se ha ganado un hueco ya en mi corazón con sus extravagancias, su ternura y su avanzada forma de pensar. También Connor se ha granjeado mi aprecio con su preocupación por su esposa y su deseo de cambiar las cosas en el East End.

Y Jack y Joshua… Lo cierto es que ambos personajes me fascinaron desde el instante en el que aparecieron por primera vez. El pilluelo de los suburbios tenía algo misterioso, algo que se me escapaba, hasta que el final de la novela anterior, Detrás de tu mirada, me lo confirmó. En cuanto a Joshua, es uno de esos personajes que enamoran desde el primer momento. Bondadoso, generoso, entregado a los demás y tremendamente atractivo. Tal vez por eso, por esa genuina bondad que le caracteriza, su historia resulta todavía más conmovedora. Su soledad, su frustración y el tormento por el que pasa se convierten en nuestros. Y Jack Ellis, con su valentía y su fuerza para afrontar la vida y dejar atrás el pasado, es la pareja perfecta para él. Aunque su historia no sea fácil. Aunque Joshua sea incapaz de entender la atracción que siente hacia él.

Jamás ha dudado de su sexualidad y ahora…
Al igual que en las novelas anteriores, la historia romántica de los protagonistas no se desarrolla en ambientes aristocráticos ni refinadas mansiones o pistas de baile. Si bien la vida del West End se muestra en algunas escenas, son los suburbios, las callejuelas de Whitechapel, las que funcionan como marco de la historia. Las clases más bajas, desde los delincuentes a las actrices fracasadas, tienen un papel fundamental en el desarrollo de los acontecimientos. Londres pierde un poco de ese brillo al que la romántica histórica nos tenía acostumbradas y se convierte en una ciudad real.

Adriana Rubens se ha convertido en toda una revelación para mí. Ha conseguido engancharme de tal manera a sus historias que no me han durado los libros más de dos días. Con un estilo sencillo y fluido, te sumerge en la trama y logra que sientas. Sientes el dolor de sus personajes y sus alegrías. Dejas de respirar cuando ellos lo hacen y se te pone la piel de gallina con las escenas más románticas. Una autora y una serie más que recomendable. Y una novela de sobresaliente.

 

 

Comentarios (1)

  • Mvale

    20 Febrero 2019 a las 16:24 |
    El final de una trilogía perfecta; que bien escribe esta autora.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |