Adele Parks - Romper con la rutina

Crítica realizada por Merche

Connie Green lleva un año felizmente casada con Luke. Es el hombre perfecto y a su lado ha conseguido olvidar su adicción a los flirteos y al juego de la seducción... o eso creía ella. Cuando Connie conoce a John Harding, la adrenalina que siempre la había hecho sentirse viva pone en peligro su estabilidad conyugal. John es un juerguista empedernido, divertido y muy sexy. Connie no puede resistirse a tanta tentación y pierde totalmente el control de su vida. Pero, ¿qué ocurriría si Luke se enterara?

PUEDE CONTENER SPOILERS

No soy seguidora de Sexo en New York, así que solo puedo opinar de lo que he visto en esta novela.

Connie, en efecto, está casada y, aparentemente, es feliz con su esposo, Luke. Sin embargo, como pasa a veces, la perfección de un matrimonio se puede volver en aburrimiento, o simplemente surge un flirteo que da nuevos bríos, como le pasa a la protagonista. Porque Luke es un hombre ideal, pero John es el pecadillo ante el que no puede resistirse, seguramente porque es muy distinto al hombre que tiene en casa: juerguista y sexy.

Contrariamente a las novelas románticas de siempre, aquí hay infidelidad y, además, por parte de la protagonista. Claro que estamos hablando de la época actual y ahora las cosas no son todas de color rosa.

No me agrada especialmente el tema, pero lo comprendo. Cuando una come todos los días solomillo, a veces está deseosa de probar una hamburguesa. En esta novela el solomillo es Luke y la hamburguesa John, por descontado.

La autora, creo yo, quiere hacernos pensar. Y desde luego lo consigue. ¿Es mejor un hombre casi perfecto o un viva la virgen que nos ponga a cien? ¿Realmente quiere seguir con Luke? ¿La tranquilidad de un matrimonio armónico es mejor que esa subida de deseo que produce una relación de infidelidad?

Lo cierto es que el pobre Luke me ha dado lástima porque, dedicado a su trabajo, ni se da cuenta de que lo están engañando. Le he tomado cariño, y no porque le estén poniendo la osamenta, sino porque un engaño siempre deja huella si al final se descubre. Es un hombre con una serenidad increíble que soporta con estoicismo el dolor cuando descubre todo.

Connie no me ha gustado tanto. Soy más partidaria de decir las cosas a la cara, aunque comprendo también que, si estás llevando una relación así, igual lo mejor es que el otro no se entere para que no sufra. Pero ¿y qué pasa contigo después? ¿Puede vivirse con ese secreto? Me ha parecido el perro del hortelano, ni come ni deja comer. O dicho de otro modo, ni quiere dejar a su marido ni al otro.

John tampoco es santo de mi devoción. Es un mujeriego que aprovecha la ocasión que se le brinda, teniendo relaciones con otras mujeres mientras está con la protagonista. Pero ella, la muy tonta, está colada y hasta llega a pensar que tal vez pueda ser solo para ella.

Es una relación casi patológica porque Connie se entrega de un modo completo, le oculta su relación a todo el mundo y, en consecuencia, luego le pasa factura.

Hay un grupo de amigas de Connie que arropan al personaje, unas que no están al tanto de sus relaciones extramatrimoniales y otras que sí lo están, cada una con su punto de vista sobre esta situación y que, como amigas que son, echan un capote en el momento adecuado.

En fin, uno de tantos casos que se dan en la vida diaria, bien escrito, con un personaje principal bien desarrollado aunque no se haga agradable, y unos secundarios interesantes, cada cual en su estilo, en una historia llena de sentimientos encontrados.

La he disfrutado.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |