• Fecha: Domingo, 03 Noviembre 2019
  • Visitas: 784

book

Bien dicen que lo prometido es deuda; y yo, que soy una mujer de palabra, hoy vengo a cumplir la mía.

Hace unas semanas te propuse que nos sumergiéramos juntos en los orígenes de la Novela Romántica. Entonces te hablé de Pamela ―ya sabes, esa chica tan, pero tan honesta, que no omitía detalle de las penurias que estaba viviendo lejos de su hogar en las cartas que escribía a sus padres―. Pero también te conté que no es lo mismo hablar de la que se considera primera novela romántica que del género romántico en sí.

Esto se debe a que todo género tiene sus propias “normas” no escritas. Sus propios clichés ―si queremos llamarlos así― que lo definen y se repiten de un título a otro. Lo que, lejos que resultar monótono, ofrecen al público aquello que quiere encontrar en la historia que tiene entre las manos.

En el caso del romance, los ingredientes de la receta mágica que ha perdurado hasta nuestros días comenzaron a cocinarse en la década de 1970. Es entonces cuando surge la que por aquella época se llamó Novela Rosa.

Te voy a evitar entrar en la connotación peyorativa que tiene esta denominación ―hay tanto que decir de ella, que daría para otra entrada― y voy a ir directa al meollo de la cuestión. Porque, no nos andemos por las ramas, aquí lo que de verdad nos interesa ―pero de verdad, de verdad― es saber cuál es la que, por consenso general, se lleva el honor de ser pionera del género romántico tal y como en la actualidad lo conocemos.

la llama 2019No hace falta redoble de tambores, ¿verdad? Si has echado un ojo al título de este artículo te habrás dado cuenta de que he fusilado el factor sorpresa ―lo de hacerme la misteriosa nunca ha sido lo mío, lo admito―. Como ya has leído, la respuesta a la incógnita es La llama y la flor. Una novela que se publicó por primera vez en el año 1972 y que fue escrita por una de las grandes del género romántico, la inolvidable Kathleen Woodiwiss.

Toda esta perorata sobre “quién fue antes y qué dio origen a qué” lo aprendí hará cosa de un año, mientras preparaba un taller de escritura de Novela Romántica. Me pareció interesante explicar los orígenes de la misma antes de entrar en materia, y te confieso que me hizo ilusión que esta autora fuera “la primera” del género porque, para mí, sí que lo fue. Quiero decir que fue la primera escritora de romance que leí.

Debuté como lectora de Novela Romántica con Amarás a un extraño. Un libro que pude comprar gracias a la paga que por aquel entonces me suministraba mi abuela mensualmente y aprovechando que tenía hora libre en el instituto. Era una adolescente y mi madre me tenía terminantemente prohibido leer este tipo de historias. La pobre me conocía bien y sabía de qué pie cojeaba, y todavía hoy cojeo.

Como ves, soy la prueba viviente de lo contraproducente que es vedar a la juventud cualquier cosa por la que se sientan atraídos. Así que ya sabes, jamás lo hagas con tus hijos, sobrinos o ahijados. A no ser que quieras que terminen cayendo en los vicios de los que intentas mantenerlos alejados.

Aunque la señora Woodiwiss fue quien me abrió la puerta a la romántica, confieso que no había leído La llama y la flor hasta hace poco. Lo hice para hablar con conocimiento de causa en el taller que mencioné antes. Y, la verdad, debo decir que, en mi modesta opinión, la trama difícilmente soporta una lectura hecha bajo el prisma de nuestra actualidad. Es demasiado fuerte para el siglo XXI. Particularmente porque cuesta ―así fue para mí, al menos― ver algo diferente a una violación en el primer encuentro de los protagonistas.

pirates 587988 640Ese capitán Brandon Birmingham, con su imponente e irrefrenable vigor masculino… En fin, ¿qué te digo? Si me pareció mal que el señor B. secuestrara a Pamela, imagínate lo que opino de lo que este hombre le hizo a la infeliz Heather.

Sin embargo, jamás me verás demonizar una novela. No. Y, menos, una romántica, que para eso ya hay voluntarios de sobra, no hace falta nadie más. Hacerlo me parece cometer una injusticia tanto con las obras como con los autores. Particularmente porque, al emitir un juicio negativo, la mayoría de las veces lo que estamos demostrando es nuestra incapacidad para entender el universo recreado en el libro en cuestión.

En el caso de La llama y la flor es imprescindible retrotraernos al pasado para ser capaces de apreciar la historia que esconden sus páginas. Un viaje en el tiempo que debemos hacer por dos veces. La primera, para adaptarnos a la sociedad de los setenta, momento en que fue escrita la novela y en que lo políticamente correcto o incorrecto se medía con otro rasero. La segunda, para dejarnos envolver por la época en la que se sitúa la acción. No recuerdo exactamente si estamos en el siglo XVIII o el XIX pero, en cualquier caso, es un periodo histórico en el que ―nos guste o no― las relaciones entre hombres y mujeres eran muy diferentes a como son hoy en día, por lo que no podemos esperar que los personajes piensen, actúen y reaccionen como lo haríamos nosotros. Ellos tienen sus propias costumbres y moral.

books 2420232 640Si digo esto no es porque pretenda justificar nada, sino porque, en lugar de criticar, prefiero aprender. Y la novela que nos ocupa es una oportunidad maravillosa para imbuirnos en la romántica, porque rezuma la esencia del género.

¡Ay! Qué poética me estoy poniendo. Descuida, ya corto el rollo.

Sé que lo más probable es que hayas leído La llama y la flor ―y, si no es así, corre ahora mismo a hacerte con un ejemplar―, por eso me voy a abstener de comentar la trama. Aunque de verdad que me habría encantado hacerlo porque, aquí, amiga mía, hay salseo del bueno. ¡Qué cosas le pasan a la pobre Heather! Con diecisiete años ya había vivido más que yo a los treinta. Pero, mejor que gastar tinta hablando de algo que las dos sabemos, te cedo el testigo.

Ahora es tu turno. Cuéntame, ¿qué te pareció la historia de Heather y el capitán Brandon? ¿Eres de las que viajan en el tiempo a la época en que se sitúan las novelas que lees? O, por el contrario, ¿te enciendes de indignación con determinados comportamientos de los protagonistas?

¡Te leo en los comentarios!

 

Artículo realizado por Adriana Andivia.

https://adriandivia.blogspot.com/

 

 

Comentarios (6)

  • Danay

    09 Noviembre 2019 a las 12:01 |
    Pues me la leido y he de decir que me encantó, esa como sus otras novelas. Empecé como lectora con a mi parecer la maravillosa Woodiwiss, adoré Una rosa en invierno, leída y releida?. Y si, me meto tanto en la trama que viajo y me sitúo en la época. Lógicamente choca un poco, pero no hay que mezclar las características de esa época con la nuestra.

    responder

  • Rocío DC

    08 Noviembre 2019 a las 22:48 |
    Gracias por el artículo Adriana. La verdad es que he leído pocas novelas de esta autora y en general de esa época de publicación. Pero sí que cuando lo he hecho, me he metido en la época tanto, en la que está escrita como la que se basa.
    Como dices, y yo tampoco voy a entrar en el tema, se critica más hoy la romántica desde dentro a causa de este tipo se historias. Y solo pienso que es un gran error. Fueron el comienzo y no por nada a día de hoy aún se siguen leyendo.
    En cuanto a la novela y si mi memoria no me falla, la he leído, pero no soy capaz de recordar en sí la historia jeje voy a investigar si no la intentaré volver a leer XD

    responder

  • Luciago

    07 Noviembre 2019 a las 10:53 |
    Yo también me compraba los libros a escondidas con la paga que me daban, ahorrando peseta a peseta , hasta juntar lo que valía el libro. Y también empece con Woodiwis pero con El lobo y la Paloma.
    Estoy completamente de acuerdo con lo que dicos. Yo me suelo meter en la época en la que transcurre la historia, así que no me suele impresionar lo que leo que no sea correcto en la vida actual. Sólo soy crítica con la novela contemporánea.
    He leído La llama y la flor, y toda su obra, pero, si he de ser sincera, no recuerdo nada. Aunque yo considero a esta gran autora una pionera.
    Gracias por el magnífico artículo.

    responder

  • ELSA

    05 Noviembre 2019 a las 18:24 |
    Estoy completamente de acuerdo en que no se puede juzgar el comportamiento de unos personajes del siglo XVIII bajo el prisma del siglo XXI, pero si queremos ser rigurosos con la novela histórica no podemos enfocarla desde nuestra educación actual, por eso me gustan las novelas de antes aunque no sean políticamente correctas porque le dan mas verosimilitud. A mi me pareció una violación lo de Heather, por más que Brandon fuera un tío imponente, pero en aquellos tiempos creo que no entendían que no es no, incluso a veces dentro del matrimonio, no obstante la autora supo redimirlo, no en vano era un referente de la romántica.

    responder

  • Savannah990

    04 Noviembre 2019 a las 14:12 |
    lo lei hace tanto tiempo....pero me encanto y pienso volver a leerla! muchas gracias por el articulo!

    responder

  • Cynthia HJ

    03 Noviembre 2019 a las 19:53 |
    Ya puedo correr a leer la novela... ¡Porque debo de ser una de las pocas amantes de la novela romántica que aún no lo ha hecho! ¡Qué vergüenza lectora! XD En serio, me encantan tus artículos, con ese toque de humor y así tan divertidos y amenos. Además, siempre aprendo un montón. Me anoto este libro, es de vital importancia que lo lea de una vez.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |