• Fecha: Martes, 11 Febrero 2020

valentines day 2057745 640El valeroso general Quinto y la bella Aurelia se aman.

Quizás te resulte un poco brusco que entre así, a saco.  Pero la pasión que estos dos sienten ―el uno por la otra, y la otra por el uno― es irrefrenable, total y arrolladora. Así que no me parece necesario andar por las ramas. ¿Para qué hacerlo, si por mucho que mareemos la perdiz el resultado de la ecuación no va a cambiar? El amor de Quinto y Aurelia es un hecho. Una clara suma de 1+1= a dos enamorados, como cantaría un Luis Miguel aún niño y con voz de castrato.

Tanto, tanto, se quieren, que están dispuestos a sellar su romance en el altar.

Y tú dirás: ―Pues que se casen. ¿A mí qué me cuentas, si yo a estos dos tortolos no tengo el gusto de conocerlos?

Ya; pero déjame que te cuente que es que ahí, precisamente ahí, es donde está el problema: en sus planes de boda.

Como bien sabes, todo romance digno de ser narrado necesita un obstáculo que se alce, inclemente, entre los enamorados y ponga a prueba la fuerza de sus sentimientos. El escollo de esta historia tiene nombre propio: Claudio; y una posición lo bastante relevante para que en sus manos recaiga la potestad de regir los destinos de todo un imperio: el romano.

Claudio III fue emperador de Roma en el siglo III d.C. Un gobernante que, igual que cualquiera que ocupe un cargo como el suyo, debió tomar no pocas decisiones durante su mandato. Entre ellas estuvo la de prohibir que sus soldados contrajeran matrimonio.

Sí, sí; eso hizo el buen hombre. Pero no por mala baba, ¿eh? ¡Qué va!, tampoco hay que pensar mal. No es que al tipo lo plantara la novia en el altar y, para desquitarse del berrinche, se le metiera entre ceja y ceja fastidiar la vida amorosa de los demás. Lo que pasa es que, según Claudio, evitando que sus soldados tuvieran esposa aseguraba que rindiesen mejor en el campo de batalla. Vamos que, al no tener preocupaciones personales rondándoles la cabeza, los muchachos se concentraban en el trabajo.

roman 4436335 640¿He mencionado ya que nuestro Quinto es general? Sí, ¿verdad? Pues, ¡hala! Ahí está. Ya tenemos drama.

Menos mal que siempre hay gente dispuesta a desobedecer las leyes. Sobre todo, las injustas. ¡Un hurra por los rebeldes con causa!

Es aquí donde entra en juego el verdadero protagonista de esta historia, y de este mes de febrero.

Cuenta la leyenda que, en esta Roma de Claudio III tan poco favorable al romance, vivió un sacerdote de nombre Valentín. Se ve que el hombre debía ser todo un romántico porque, aun sabiendo que se la jugaba, se dedicó a casar a esas parejas que por mandato del emperador no podían hacerlo.

Vamos que el pobre Clau se quedó sin su ejercito de hombres enfocados en la batalla y en nada más que la batalla. Si es que eso de querer ponerle puertas al campo…

De este modo, nuestros Quinto y Aurelia alcanzan su final feliz. Ese que tanto nos gusta a las noveleras románticas, como tú y como yo.

Por desgracia, el desenlace de la historia fue muy diferente para el cura Valentín. Bien dicen que «tanto va el cántaro a la fuente que, al final, se rompe» ―ando refranera hoy―, y él casó a tantos enamorados que su fama se extendió y, claro, terminó llegando a oídos de quien no debía saber nada sobre sus ilegales acciones.

El pobre religioso fue encarcelado y condenado a muerte, por decapitación. Pero, en un giro completamente inesperado, su historia aún nos depara una sorpresa final. Y es que durante el tiempo que permaneció encerrado, en espera de que se cumpliera su sentencia, Valentín aún tuvo tiempo de enamorarse ―¡vaya con el curita!―. La elegida por su corazón se llamaba Julia, y era ni más ni menos que la hija de su carcelero.

Por favor, que alguien convierta esto en una novela ¡YA!

valentines day 4833674 640El 14 de febrero, día fijado para que Valentín perdiera la cabeza ―en el más literal de los sentidos―, él, en vez de lamentarse por el destino que le aguardaba a escasas horas, aprovechó el tiempo que le quedaba para escribir una carta a la destinataria de sus afectos. En ella, como no podía ser de otra forma, le confesaba su amor a Julia. Así fue como la fecha de su muerte se convirtió en una jornada para festejar el amor.

Pero, ojo, no te empalagues con el azúcar de esta historia antes de tiempo. No quiero pecar de aguafiestas, pero me siento en la obligación de advertirte que todo lo que te he contado debes colocarlo bajo la lupa de la sospecha. Porque, según los historiadores, las andanzas de Valentín ―en adelante, San Valentín, pues, como sabe todo el mundo, el pobre se ganó la santidad después de muerto― es un ardid fabulado por la iglesia de la época. Todo para erradicar una vieja tradición romana ―y, por lo tanto, pagana― relacionada con la fertilidad femenina, la cual se festejaba cada 14 de febrero.

Ahora sí, avisada estás ya. Depende de ti si decides creer que San Valentín, y su labor en favor de los amores prohibidos, existieron o no.

Lo que sí es un hecho constatado es que las andanzas del patrón de los enamorados calaron en la gente prácticamente desde sus orígenes. Para prueba, la Corte del Amor, de Carlos VI de Francia. Una especie de competencia, celebrada el 14 de febrero, en la que los caballeros competían por conseguir el favor de las doncellas. De esto, a las campañas publicitarias de los grandes almacenes que nos bombardean hoy en día, hay solo un tiro de piedra ;-).

valentines day 4831074 640Y, ahora, te cedo el testigo. Cuéntame, qué tal te llevas con San Valentín ―con la festividad, no con el santo, que ya me imagino que no lo conociste en persona―. ¿Te gusta comprar regalos, y recibirlos, el 14 de febrero? O, por el contario, eres de las que lo consideran un derroche materialista y sin sentido.

Yo… me quedo a medio camino. Es cierto que a nadie le amarga un dulce, pero, la verdad, prefiero que mi pareja tenga un detalle conmigo cualquier otro día. De improviso, simplemente porque ha visto algo y ha pensado que me puede gustar. Eso de regalar porque lo impone el calendario no me termina de convencer.

¡Nos leemos!

Y que pases un estupendo 14 de febrero, con pareja o sin ella.

Adriana Andivia

http://adriandivia.blogspot.com/

Imágenes utilizadas en el artículo de Pixabay y Adobe Stock.

 

 

Comentarios (9)

  • Cynthia HJ

    26 Febrero 2020 a las 13:05 |
    A mí me encanta San Valentín (la historia del santo y la fiesta). Adoro ver las tiendas llenas de bombones, dulces y corazones y todo está tan cuco que me apasiona. Y para mí, San Valentín (el santo) existió, que es muy romántico y es una pena XD

    responder

  • Vanessa

    15 Febrero 2020 a las 12:37 |
    Un artículo interesantísimo. Gracias por compartirlo.

    responder

    • Adriana Andivia

      16 Febrero 2020 a las 13:37 |
      Gracias a ti por leerlo y comentar, Vanessa :-)

      responder

  • ELSA

    14 Febrero 2020 a las 10:18 |
    Sabía la historia de San Valentín, lo que no sabía es el motivo de celebrar la fiesta ese día coincidiendo con una fiesta romana, como siempre se aúnan tradiciones cristianas y paganas al igual que con otras festividades. Me ha parecido un artículo muy interesante.

    responder

    • Adriana Andivia

      16 Febrero 2020 a las 13:39 |
      Si es que aquí se aprovecha todo Elsa. Y más las fiestas ;-P

      responder

  • Susana M

    12 Febrero 2020 a las 21:53 |
    Me ha encantado tu artículo, no sabía nada de la historia de San Valentín.

    responder

    • Adriana Andivia

      16 Febrero 2020 a las 13:41 |
      Hola Susana.
      Me alegra mucho que te haya gustado.
      ¡Gracias por dejar tu comentario!

      responder

  • Savannah990

    11 Febrero 2020 a las 15:23 |
    que curioso! sabia lo de la festividad "pagana" pero la historia de Valentin y Julia ni idea!
    muy buen artículo, me reído mucho.
    yo soy de las tuyas, a excepción de navidad y cumpleaños, yo San Valentín no lo he celebrado, prefiero dar y recibir un detalle cuando surja que ese día, por el amor se celebra todos los dias de año.

    responder

    • Adriana Andivia

      16 Febrero 2020 a las 13:44 |
      Completamente de acuerdo, Savannah. Cuando le ponemos fechas a lo que en realidad es cuestión de sentimientos los regalos se convierten más en una obligación que en la muestra de afecto que deberían ser.
      ¡Gracias por pasarte y dejar tu opinión!

      responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |