• Fecha: Martes, 29 Julio 2014

lady-1382708 640Estoy segura de que en muchas de las novelas históricas que habéis leído, el luto estaba presente. ¿Quién no ha leído una historia en la que la protagonista acaba de enviudar, se le han muerto los padres o algún familiar y ello obliga al personaje a respetar el duelo? Aunque en muchas ocasiones, ese detalle se reduce a vestir de negro a la afectada y poco más, al menos esa es la sensación que yo tengo. Aunque bien es cierto que de mi memoria no debéis fiaros (es de pez y no suele retener ese tipo de información), porque cuando una novela me gusta no presto demasiada atención a ese tipo de detalles y porque aunque llevo muchos años leyendo romántica, son muchos los libros que no han pasado por mis manos, grandes joyas que me he ido perdiendo y que, seguramente, ya no leeré nunca. Pero vamos al tema que me disperso...

En este "¿Sabías qué..?" os voy a hablar un poquito del luto, pero del luto en una época en la que este alcanzó su máximo "apogeo": la Época Victoriana.

La muerte del príncipe Alberto en 1861, originó la aparición de un conjunto de complejas reglas que la alta sociedad no osaba desatender por temor al escándalo y al ostracismo social. Incluso se crearon guías para que los nuevos ricos supieran cuál era el comportamiento que se esperaba de ellos y qué cosas eran socialmente aceptables.

Aunque ya en tiempos de los romanos el luto se expresaba luciendo túnicas de colores oscuros (otras culturas y civilizaciones empleaban el blanco), el significado del negro: falta de luz, lo hacía ideal para expresar públicamente el dolor por la pérdida de un ser querido. Por eso cuando alguien moría, todos los habitantes de la casa se ponían de luto (empleados incluidos), se cerraban las cortinas, se tapaban los espejos con telas negras y se detenían los relojes en el momento del fallecimiento (sé que no viene a cuento, pero cuando murió mi abuelo paterno siendo yo una niña, en aquella casa se dejó de ver la tele durante una larga temporada...). Las carrozas fúnebres y los caballos, eran adornados con plumas negras de avestruz, salvo si se trataba de un niño que entonces eran blancas, al igual que el ataúd.

Pero sin duda quienes se llevaba la peor parte eran las mujeres, encargadas de mostrar al resto del mundo el dolor de la familia y su respeto al finado a través de su vestimenta, sobre todo, si el que moría era su esposo, ya que en algunos casos el luto duraba cuatro largos años. Algunas, las más ancianas, vestían de negro el resto de sus vidas. Esta costumbre, en países como España y Portugal, por ejemplo, se sigue manteniendo hoy en día.

El duelo tenía cuatro periodos de luto: El primero y más largo (un año y un día), era el del luto riguroso. Gruesas y cerradas ropas de color negro, larguísimos velos de crepé negro y bonetes especiales y carentes de adornos, y cualquier alhaja que se luciera debía ser de azabache. Vamos, todo muy conjuntado y eso para ir a misa o a casa de algún familiar, que eran las únicas salidas que se podían permitir las viudas.

No vestir de esta manera estaba muy mal visto, se consideraba una fatal de respeto para con el difunto y si encima la viuda era joven y atractiva, incluso sexualmente promiscuo... Qué mentes más retorcidas tenían en aquella época.

Tras este periodo de tiempo y si la viuda tenía hijos pequeños y carecía de ingresos, podía volver a casarse... todo un detalle para con la pobre mujer.

Los otros tres periodos duraban entre tres y seis meses cada uno, y era durante estos que las formas en el vestir se iban relajando. Los velos se acortaban gradualmente, los bonetes se podían adornar con flores y lazos y se podían sustituir las cintas de crepé por las de seda o encaje. Y aunque las viudas podían dejar el luto a los dos años, se aconsejaba usar colores de medio luto: gris, violeta, malva, lila o blanco. En este último periodo, si se tenía dinero para ello, se podían lucir camafeos o relicarios diseñados para guardar un mechón de cabello del difunto.

El luto para los hombres solo duraba un año, y aparte de llevar trajes de color oscuro, una cinta de crepé negro en el sombrero y otra en el brazo, podía continuar haciendo vida normal, trabajar e incluso decidir cuándo volver a casarse.

Y, por supuesto, la muerte siempre va acompañada de supersticiones y rituales. Ya he comentado la costumbre de cubrir los espejos y detener los relojes, pero además se aconsejaba no asistir a un funeral si se estaba embarazada, ni usar nada nuevo (sobre todo los zapatos).

A los muertos se les cubrían los ojos con grandes monedas de cobre sobre los párpados para evitar que abrieran los ojos, en espera del rigor mortis.

Pero si hay algo que a mí me ha sorprendido y horrorizado a partes iguales y que quiero compartir también con vosotr@s, porque me parece muy interesante a pesar de todo, es la costumbre de fotografiar a los muertos: retratos post mortem.

Sí, sí, habéis leído bien, se les hacían fotos a los muertos.

La costumbre de retratar a los difuntos nació en París poco después que la fotografía y no tardó en extenderse por el resto de países.

En la toma de daguerrotipos, la exposición era tan larga que se construían soportes disimulados para sostener la cabeza y el resto de los miembros de la persona que posaba, evitando así que ésta se moviera. Algunas fotografías de difuntos los muestran "cenando" en la misma mesa con sus familiares vivos; bebés difuntos en sus carros junto a sus padres, en su regazo, con sus juguetes o rodeado por sus hermanos (es impactante os lo digo en serio); abuelos fallecidos con sus trajes elegantes sostenidos por su bastón...

A veces agregaban elementos icónicos, por ejemplo una rosa con el tallo corto dada la vuelta hacia abajo, para señalar la muerte de una persona joven, relojes de mano que mostraban la hora de la muerte, etcétera.

Los militares, los sacerdotes o las monjas eran, por ejemplo, usualmente retratados con sus uniformes o vestimentas características.

La edad del pariente que acompañaba al difunto era el hito temporal que permitía ubicarlo en la historia familiar. Los deudos que posaban junto al muerto lo hacían de manera solemne, sin demostración el dolor en su rostro.

Había varios tipos de fotografías post mortem:

—Simulando vida: en un intento por simular la vida del difunto se los fotografiaba con los ojos abiertos y posando como si se tratara de una fotografía común, por lo general junto con sus familiares. No es difícil notar cual es la persona sin vida ya que -entre otras diferencias-, al no tener movimiento alguno sale muy nítida en la imagen y no así sus familiares. Las tomas se solían retocar a mano usando coloretes o pintando los ojos sobre los párpados cerrados (este detalle me dejó alucinada).

—Simulando estar dormido: por lo general se realizaba con los niños. Se les toma como si estuvieran descansando, y en un dulce sueño del cual se supone que despertarían. En algunos casos los padres los sostenían como acunándolos para aportar naturalidad a la toma.

—Sin simular nada: se les fotografiaba en su lecho de muerte, o incluso en el féretro. En este tipo de tomas se agregaban flores como elemento ornamental, que no existían en el resto de las fotografías post mortem. Ese tipo de fotografías también se les tomaban a los niños.

En la actualidad, todas estas costumbres nos pueden parecer exageradas o morbosas, sobre todo cuanto se refiere a las fotografías, pero estas prácticas llevadas a cabo en los hogares del siglo XIX por la familia en duelo, expresaban el cariño y el deseo de mantener viva la memoria del difunto y darle un sentido de inmortalidad.

*Artículo realizado por Ana F. Malory. Visita su blog pinchando aquí.

 

 

Comentarios (48)

  • Natalia

    05 Octubre 2015 a las 11:28 |
    Me parece que en la época victoria el luto era más como un teatro para la sociedad ya que creo que querían aparentar ya que me parece injusto que las mujeres tuvieran que guardar más luto que el hombre y eso de sacarle foto a los seres queridos postmorten no me agrada ya que a mi me gustaría que me recordasen como era en vida . Me a encantado el articulo aporta mucho a uno .

    responder

  • MissCherry

    22 Junio 2015 a las 14:39 |
    Las fotografías post mortem, son una cosa que nunca he llegado a comprender. ¿Quién en su sano juicio quiere tener una foto de un familiar tomada cuando ya ha muerto?
    Respecto a los periodos de luto y sus normas, como siempre siendo muy considerados con la mujer JA.

    responder

  • Esther Alcaide

    23 Mayo 2015 a las 20:20 |
    Pues un tema muy interesante.
    Vivimos en un país donde el luto ha estado presente, y sigue estando aunque en menor medida, prácticamente sólo lo llevan a cabo personas mayores. Lo de vestir de negro, no ver la tele, o estar metida en casa sin salir (salvo para comprar y poco más) son las cosas que más he visto en relación al luto.
    Con respecto a las novelas, no me suena haber leído ninguna con este tema. Al menos no lo recuerdo.
    Lo que más me ha puesto los pelos de punta es el tema de las fotos, sobre todo las fotos simulando vida... y no me ha quedado claro el propósito de tomar esas fotos... ¿con qué fin se hacía?

    responder

    • Laura

      26 Febrero 2017 a las 04:01 |
      Por lo que tengo entendido las fotografías eran caras y no mucha gente podía permitírselas por lo que solo se hacían una vez muertos. No me preguntes por qué, pero me imagino que nadie pensaría que moriría tan joven...

      responder

  • Isabel 11

    20 Mayo 2015 a las 11:32 |
    Hacerme una foto con un muerto, me resulta macabro, no, no creo que lo hiciera. Menos mal que no llevar luto en nuestro tiempo no se lleva, pero antes, debió de ser duro para muchas mujeres.

    responder

  • Paqui Medina Ivorra

    23 Marzo 2015 a las 21:03 |
    La verdad es que hasta hace unos años el tema del duelo y el luto se llevaba muy a rajatable en España. Yo si había oido lo que las fotos, sobretodo a niños (me parece muy escatologico), y lo de las etapas del luto para las mujeres, pero no lo de las monedas en los ojos.

    responder

  • Loreena

    15 Marzo 2015 a las 20:18 |
    Sí sabía algo de que había ciertas etapas del luto. Los primeros años eran de un luto más riguroso y se iba suavizando los años posteriores y las viudas guardaban el luto hasta que volvían a casarse y si no lo hacían lo llevaban siempre.
    Lo que me ha dejado impresionada es lo de las fotos que hacían a los muertos como si parecieran vivos. Me parece de lo más macabro.
    Gracias por el artículo

    responder

  • Noemí Pérez

    04 Marzo 2015 a las 12:23 |
    Muy interesante. Personalmente, tampoco he prestado mucha atención a los detalles de luto y duelo en las novelas románticas, si es verdad, que siempre me ha parecido que las mujeres se llevan la peor parte. He conocido a muchas personas de la edad de mi abuela que han vivido de negro y de colores oscuros toda la vida al quedar viudas. Lo que no sabía era que se tapaban los espejos y se paralizaban los relojes. ¡Madre mía! Me he quedado con la boca abierta. Sí, es verdad que todas esas costumbres en la actualidad nos parecen un tanto exageradas, pero entiendo su significado. Gracias por el artículo

    responder

  • MARIAN

    22 Octubre 2014 a las 07:25 |
    Gracias por el artículo, conocía esta costumbre aunque recordar a un ser querido precisamente en ese momento con fotos no es algo que comprenderé nunca, ya habrá momentos para sacar una buena foto en vida,¿no?

    Aún así me ha parecido un buen artículo para recordar esta costumbre.

    responder

  • Jane

    25 Agosto 2014 a las 13:58 |
    Genial el artículo, es horrible pensar en sacarse una foto con los difuntos o a ellos cenando... pero bueno, eran costumbres que ya no tenemos. Al igual que el luto en la mujer, que exageración por dios! Menuda forma de superar una muerte que la de recordarla constantemente y no tener apenas vida social. En fin, gracias a que todo ha ido cambiando.

    responder

  • kitty

    26 Junio 2014 a las 23:41 |
    Me encanta este artículo porque me gusta mucho saber sobre como vestían y las costumbres de las distintas épocas. Lo de las fotos con los difuntos me parece horrible pero es una moda, si ellos viesen algunas costumbres de esta época, también se horrorizarían.

    responder

  • Limonadadelimon

    02 Junio 2014 a las 15:45 |
    En muchos libros había leído sobre lo del luto, pero no creía que era tanto tiempo ni que fuese tan importante. Me parece que aunque les quisieran lo único que hacían es un poco el tonto porque todo eso es algo macabro

    responder

  • Lectora2000

    27 Mayo 2014 a las 12:46 |
    Un artículo estupendo. Yo de lo de la fotografía se lo había oído a mi abuela y da como repelús.

    responder

  • Esperanza

    23 Mayo 2014 a las 13:21 |
    Muy curioso esto del luto. No sabía muchas de las cosas, como lo de que tenían cuatro etapas.

    responder

  • Rebe Fer

    19 Mayo 2014 a las 17:24 |
    En la película Los otros de Alejandro Amenábar ya hacen relación a las fotos de difuntos y las usan para asustar a los espectadores. En cuanto a lo de las ropas negras sigue usándose, sobre todo en pueblos y entre la etnia gitana aquí en España. Interesante artículo, la verdad que este tema siempre me parece muy interesante.

    responder

  • mc2

    13 Mayo 2014 a las 16:56 |
    Me ha sorprendido mucho el artículo. Sobre todo porque nunca me había parado a pensar sobre el tema. Aunque sí conocía la existencia de las fotografías postmortem, lo demás lo desconocía.
    Muchísimas gracias por el artículo.

    responder

  • Carmen Zapico Zapico

    11 Mayo 2014 a las 19:01 |
    Un artículo muy bueno.
    Efectivamente había mujeres que se pasaban la vida de luto y de eso no hace tanto tiempo. Precisamente en un grupo de face que estamos recopilando fotos, han puesto varias de principios del siglo pasado de niños pequeños vestidos de negro porque se había muerto alguno de sus abuelos. Horrible y que decir de hacerle fotos a los difuntos, por favor; yo ni siquiera los veo si puedo evitarlo.

    responder

  • Roxana

    09 Mayo 2014 a las 15:25 |
    Curiosa costumbre la de los retratos de difuntos. En una exposición que visité recientemente pude ver cómo continuaba en vigor en ciertas zonas de España, bien entrado el siglo XX.

    responder

  • Kassandra

    08 Mayo 2014 a las 15:46 |
    Por dios!!! Me he quedado, flipando literalmente, sabía ciertas cosas, pero en mi vida podría haber imaginado que retrataban a los muertos!!! Da grima (Por no decir otra cosa) pero bueno, en general el articulo me ha gustado mucho y ya por lo menos se algo nuevo.

    responder

  • Laura P

    08 Mayo 2014 a las 12:21 |
    Me ha parecido muy interesante el artículo, la verdad lo que más me ha parecido interesante han sido las fotos post mortem y todo lo relacionado. Justo hoy estaba con unos amigos hablando del tema. Como tu has dicho, horroriza y interesa a partes iguales.
    Os recomiendo la película "Los Otros", en la que se habla bastante del tema. Un beso!

    responder

  • isabel tercero

    08 Mayo 2014 a las 09:30 |
    muy interesante si que sabia que tenian que guardar luto durante unos años porque lo he leido en algunos libros pero no sabia que era tanto tiempo y lo que mas me ha chocado es lo de las fotos de los muertos que macabro, eso si que es horrible aunque lo hicieran porque los querian.

    responder

  • Luciago

    06 Mayo 2014 a las 19:16 |
    Algo sabía acerca del luto y lo de lo riguroso en la época victoriana, también lo sabía. Incluso lo he vivido con mi abuela, a los 34 años se quedó viuda y nunca más se puso ropa de color.
    También recuerdo alguna película que a la chica, que estaba por casarse, se le moría un familiar, y tenía que suspender la boda. Cuando estaba a punto de terminar el duelo, se moría otro, y así sucesivamente...y acababa por no casarse.
    Menos mal que todo eso ha terminado ya, porque lo veo totalmente estúpido.
    El artículo ha sido muy interesante, gracias.

    responder

  • Rociodc

    06 Mayo 2014 a las 16:59 |
    Un artículo muy interesante Ana. Que curiosos y que fuerte lo de las fotos.... lo demás no me ha sorprendido mucho porque hoy en día, sobre todo en familia de raza gitana (al menos loa que yo conozco) se suele hacer estas cosas...lo de vestir de oscuro, casi no salir, no hacer reuniones, nada de televisión, música....Durante mucho tiempo.

    Yo me alegro que todo esto haya cambiado con el tiempo. Porque la mujeres lo teníamos difícil hasta para quedar viudas. Que barbaridad!!
    Gracias Ana! ;-*

    responder

  • cristina c.

    06 Mayo 2014 a las 14:16 |
    Que dura la vida para las mujeres en aquella epoca. Las mujeres con velo y los hombres simplemente de trajes oscuros y un año. Lo de las fotografias lo vi en la pelicula LOS OTROS, me parece una costumbre horrorosa.
    Aqui en España, y sobre todo en la gente mayor y en ciertas zonas aun se ve a las señoras de luto.
    Gracias por el articulo, me ha parecido interesantisimo.

    responder

  • Cynthia

    27 Abril 2014 a las 17:17 |
    Me ha encantado este artículo tan interesante e informativo.

    Sobre las fotografías a los difuntos, mi abuela paterna dio a luz un bebé que nació muerto y le hicieron un retrato como los que se han comentado en el artículo: una foto donde salía en la cuna, con sus juguetes y todo, como si estuviera durmiendo la pobre criatura. Así que no quedan tan lejanos.

    responder

  • Haley

    22 Abril 2014 a las 22:55 |
    Estupendo artículo!!! Lo de las fotografías ya lo conocía, pero continúa pareciéndome curioso, aunque un poco macabro.
    Gracias, Ana!!! :) :) :)

    responder

  • Silvia77

    15 Abril 2014 a las 19:05 |
    Qué escalofriante lo de hacer fotos a los muertos. Aunque no es una costumbre desaparecida, según leí en un artículo de El País hace ya un tiempo sobre una fotografa que lo hacía (no me acuerdo en qué país) con los recién nacidos, como una forma de despedirse de ellos. Casi acabé llorando. Yo también recuerdo que cuando mi abuelo murió no se podía ver la tele y los espejos se taparon. Mi abuela, por supuesto, llevó luto el resto de su vida, y muy convencida. Si que es verdad que no es un tema que se profundice mucho en las novelas románticas, cosa que agradezco. en todo caso, muy interesante el artículo para conocer costumbres de esa época.

    responder

  • sonia29

    10 Abril 2014 a las 13:07 |
    Es un articulo genial, siempre me lo habia preguntado ya que en varios libros que me he leído (históricos), he podido leer más o menos como era el luto, pero la verdad es que me gustaban tantos esos libros que no segui pensando en ese tema, pero ahora que leo este articulo me he quedado sorprendida, poder obsevar como ha cambiado las cosas desde los tiempos pasados hasta ahora.
    Y por último las imagenes impresionates.

    Felicidades por el articulo.

    responder

  • Rowyn

    08 Abril 2014 a las 13:25 |
    Muchas gracias!
    Me ha parecido muy interesante!
    Sobre todo lo de las fotografías, hay paginas web dedicadas exclusivamente a esto.

    responder

  • Ebie

    06 Abril 2014 a las 16:26 |
    Madre mía, que grima lo de los espejos y los relojes. Aunque me parece todo demasiado extremista es interesante saber cuales eran las costumbres de cada uno. No tenía ni idea de lo de las fotos, me he quedado pasmada. Muchas gracias por el artículo.

    responder

  • Lola Rey

    06 Abril 2014 a las 12:37 |
    Me ha encantado el artículo Ana, genial y muy interesante. Yo conocía la costumbre de fotografiar a los muertos porque cuando vi "Los otros" de Alejandro Amenábar, me llamó mucho la atención ese detalle y estuve buscando información. Me pareció super morboso, pero como tú muy bien dices en tu artículo era una muestra de cariño. Una fotografía en aquella época era cara y engorrosa, entonces la hacían por guardar un recuerdo del difunto. Eso sí, algunas ponen los pelos de punta, especialmente las de niños.

    responder

    • Malory

      06 Abril 2014 a las 20:54 |
      ¡Anda! yo también vi "Los otros" y sin embargo no me fijé en ese detalle o ya no me acuerdo (que será lo más probable).

      responder

  • Daniela

    06 Abril 2014 a las 03:06 |
    Me pareció un artículo muy interesante. Creo que el tiempo de luto, la vestimenta y eso puede haber servido para poder realizar el duelo fisiológico de los deudos, sobre todo cuando se pierde a una persona muy querida, y luego poder guardar los buenos recuerdos. Hoy tenemos otras maneras de hacerlo, de todas formas me parece muy importante dedicarse el tiempo para llorar a la persona querida.
    Lo de las fotos lo sabía porque uno de los mayores próceres argentinos, Sarmiento, tiene su propia foto post mortem, y tal vez algún otro la tenga.
    Muy interesante y una forma de ver cómo ha ido cambiando la sociedad frente a los grandes acontecimientos cotidianos.
    Gracias Malory!

    responder

  • Betty Aguilar

    05 Abril 2014 a las 21:36 |
    Bueno, siempre se aprende algo nuevo, eso de las fotos yo no lo sabía y no sé que tanto me agrade saberlo (jajaja), a mi eso de tomarse foto con los difuntos no me da buena vibra.

    Lo de la ropa ya lo venía leyendo en algunas novelas, eso de cierto tiempo con vestidos negros de crespon y luego cambiabas de tela hasta llegar al medio luto y nada de apariciones públicas.

    Por cierto Ana, lo que mencionas sobre tu experiencia cuando falleció tu abuelo, déjame decirte que en mi familia cuando muere alguien cercano no escuchamos música a un volumen alto ni vamos a fiestas durante un tiempo, y nada de bailar (hacerlo sería como bailar encima de la tumba del difunto)costumbres que nos ha inculcado mi abuelita.

    Gracias por compartir el artículo.

    responder

    • Malory

      05 Abril 2014 a las 23:00 |
      Supongo que cada casa, cada familia, tiene su manera de expresar su dolor y el respeto por los que se han ido, y las costumbres en ocasiones pesan y se mantienen de generación en generación.

      responder

      • Natalia

        05 Octubre 2015 a las 11:30 |
        Mi abuela me conto que cuando ella tenia nueve años su padre murió tuvo que vestir por un año con vestidos negros .

        responder

  • Marisa Sicilia

    05 Abril 2014 a las 19:26 |
    Estupendísimo artículo! También había visto ya alguna de esas fotos y la verdad es que me parecen atrayentes, morbosas y escalofriantes a partes iguales. Da para un bonito relato de terror... XD Gracias por traérnoslas!

    responder

  • sara

    05 Abril 2014 a las 11:02 |
    El tema me dá bastante Yu-yu, nunca he podidocon el tema de la MUERTE, sí ya sé que es natural como la ida misma, pero cuanto más lejos mejor.
    He conocido todo lo que Molory cuenta. Habia gente que se pasaba la vida de luto porque cuando terminaba con el luto del padre, se moria la madre, el tio, el esposo, etc etc. y no habia forma de recuperar el color en la vestimenta. He conocido los espejos tapados con telas negras y crespones negros en las puertas de las casas. ¿será el motivo por el que el negro no me gusta nada de nada?????
    Estupendo articulo Malory pero estoy cruzando los dedos.

    responder

    • Malory

      05 Abril 2014 a las 14:21 |
      No sabía que eso de los espejos también se hacía en España.

      responder

  • Bona Caballero

    05 Abril 2014 a las 09:14 |
    El tema de las fotos ya lo conocía. Y me da un poco (o un mucho) de grima, sobre todo los niños. Me parece dolorosísimo.
    Otra costumbre de siglos fueron las máscaras mortuorias, sobre todo de gente famosa.
    En España lo del luto se llevaba a rajatabla, al menos en la generación de nuestras madres. La mía siempre dice que como se ponían luto hasta por parientes lejanos, hubo una época en que enlazaban un luto con otro. Horrible cuando eres joven y alegre y quieres vivir la vida de colores. Incluso he visto fotos de boda en que se ve a la novia de negro, porque en su casa estaban de luto por una tía-abuela que ni conoció. Vaya forma de amargarte tu día. En fin, prefiero que esas cosas ya no se miren tanto. Con que la gente vaya de oscuro al funeral, basta y sobra. Creo yo.

    responder

    • Malory

      05 Abril 2014 a las 14:28 |
      Sí, a mí también me da bastante grimilla lo de las fotos. ¡Menudo recuerdo! Y que trauma para esos niños a los que ponían a posar junto al hermano fallecido... o no, porque lo verían como algo normal, digo yo.

      responder

  • crishi

    05 Abril 2014 a las 00:55 |
    Muy curioso. Algo había leído sobre las fotos a los difuntos pero no con tanto detalle. Como siempre, las mujeres hasta para guardar el periodo de luto con esas normas tan estrictas son las salían más perjudicadas. Qué rabia!
    Gracias Malory!

    responder

    • Malory

      05 Abril 2014 a las 14:29 |
      no sé como nos arreglamos pero siempre nos llevamos la mejor parte, jejeje ;)

      responder

  • kkekka

    04 Abril 2014 a las 23:55 |
    Es un artículo muy interesante.
    Había cosas que conocía, otras no. Pero en general esa costumbre de recrearse en la muerte me da muy mal rolo (jajaja).
    Muy bueno Ana

    responder

  • Sandrayruth

    04 Abril 2014 a las 21:31 |
    Yo lo de las fotos tampoco lo conocía, al igual que lo de los relojes.
    Muy interesante el artículo, Ana, muchas gracias!!

    responder

  • Katon

    04 Abril 2014 a las 20:31 |
    Lo del tiempo de luto y cómo iba cambiando la vestimenta y los accesorios según el tiempo que pasaba sí lo conocía, pero lo de las fotos me ha dejado muerta, y nunca mejor dicho.
    Un poco macabro para mi gusto la verdad, y no sé si yo sería capaz de posar para una foto con alguien muerto, por mucho que lo quisiera, jolín si hasta me está dando repelús solo de pensarlo ¡menos mal que esa costumbre se ha perdido! Las fotos me han dejado ojiplática total
    Un artículo muy interesante, ¡gracias Ana!

    responder

  • ELSA

    04 Abril 2014 a las 19:49 |
    Un artículo muy interesante, no conocía la costumbre de la fotografía, pero si una de la época victoriana que era enterrar a los muertos con un cordel atado a una campanilla exterior, por si había un error y eran enterrados con vida que pudieran agitar la campanilla para hacer notar que estaban vivos.

    responder

    • Malory

      04 Abril 2014 a las 23:30 |
      Es cierto, ELSA; no sé dónde lo he oído o leído, pero lo de la campanilla me suena (y no estoy haciendo un chiste fácil, que conste jejeje)

      responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.