• Fecha: Sábado, 09 Noviembre 2013
  • Visitas: 3718

background-163810 640Se casaba una buena amiga, así que con la excusa cogí uno de esos libritos que voy comprando aquí y allá, concretamente el de "Etiqueta para una novia" en época victoriana, que no tiene desperdicio y del que os iré pasando alguna que otra joyita mientras tengáis ganas de curiosear, y nada más empezar a leer ya supe qué le regalaría ¡¡una moneda de plata de seis peniques!! Bueno, y algo más que no viene al caso. ¿Cómo que por qué? Por el dicho...

Something old, something new,
Something borrowed , something blue
And a silver sixpence for your shoe.

Algo nuevo, algo viejo,
Algo prestado, algo azul,
Y una moneda de seis peniques de plata en tu zapato.

¿Nunca os habéis planteado el significado de tanta parafernalia? Yo tampoco, en realidad; me gustan las tradiciones, pero mi neurona no da para tanto. De hecho cuando me casé solo llevaba algo nuevo: el vestido...
Afortunadamente mi librillo suple mi ignorancia y ahora sé que voy a tener un matrimonio desgraciado por no haber seguido a pies juntillas el dicho.

ALGO VIEJO: representa la vida que dejará atrás desde ese día la feliz novia, y el quebrantamiento del vínculo con los suyos en el que siempre fue su hogar. Debería elegir una pieza de joyería de la familia.

ALGO NUEVO: el vestido de novia es habitualmente el escogido para representar el capítulo de su vida que estrena (aquí acertamos todas, ¿eh?).

ALGO PRESTADO: muchas novias pedirán prestada una joya o un pañuelo de encaje a una amiga o familiar que esté felizmente casada.

ALGO AZUL: símbolo de la pureza y fidelidad. Curiosamente no es el blanco como en España. Y como escribimos en las novelas, este detalle llamó poderosamente mi atención.

Y UNA MONEDA DE SEIS PENIQUES DE PLATA PARA TU ZAPATO: para asegurar la riqueza y felicidad. Digo yo que debe ser algo así como nuestras arras... que tampoco tuve en mi boda.

¡Vaya desastre de enlace, el mío! Sí, pensé en pedirle a mi abuela prestado su chal de hilo de plata, pero mis tías me hubieran matado, así que me vi obligada a dejarlo correr... y de joyas antiguas ya ni hablamos... mi vestido era nuevo, sí, pero ¡¡rojo!! Aunque las que os casasteis de blanco, listillas, no quiere decir que fuerais puras... ¿o alguna se casó de azul? ¿eh, eh, eh? Tampoco llevaba nada azul, pero así entre nosotras, ni falta que me hacía... Y prestado... como no sea el dinero que le debo al banco porque coincidió con la reforma de mi casa...
Lo dicho, infeliz, impura y pobre como las ratas.

Pero dejadme que piense en un detalle... Cuando mi amiga entró en la iglesia, con sus zapatos de miu miu divinos de la muerte, no cojeaba... ¡¡Ja!! Ella tampoco llevaba la monedita de marras en el pie.

Al menos me consuela saber que las dos seremos pobres, porque si se hace rica con esos seis peniques os juro que me da algo.

Tomad nota las que estáis en edad de merecer.
Y a las casadas... ¡bueno, siempre nos quedará el divorcio!

Solo como comentario, si queréis tener el detalle con una amiga casadera, yo conseguí la moneda en ebay y me costó cinco euros.

*Artículo realizado por Ruth M. Lerga

 

Comentarios (32)

  • kitty

    27 Mayo 2014 a las 01:01 |
    Un artículo muy curioso, sabía todo menos lo de la moneda en el zapato, lo pondré en práctica para cuando me toque a mí. Entre mi familia dos chicas solteras le ponen los zapatos a la novia, aunque no se de donde viene está tradición, la investigaré.

    responder

  • Lorena Gómez Gómez

    06 Mayo 2014 a las 20:48 |
    Que buen articulo, cada dia se aprende una cosa nueva, la verdad es que yo tenia mucha curiosidad sobre estas cosa de las bodas porque en muchas novelas sale y esto me lo ha aclarado todo, porque normalmente con lo del vestido y algo nuevo se suele acertar pero con todo lo demás nada. En un futuro cuando me case ya lo tendré claro , muchas gracias por este articulo.

    responder

  • Carmen Zapico Zapico

    16 Febrero 2014 a las 20:31 |
    Simpático artículo. Lo de la moneda no lo sabía yo cuando me casé, con razón sigo sin tener un duro, jajaja.
    Si llevaba algo nuevo, el vestido; algo prestado, una pulsera de una amiga; algo azul, un lacito en la liga y algo viejo, un ramito enganchado en el fajin del vestido.

    responder

  • merce

    13 Febrero 2014 a las 14:24 |
    Felicidades por tu artículo, Ruth. Yo, como muchas,llevaba algo viejo, algo prestado, algo azul y como no blanco, el vestido. Lo que no sabía era lo de la moneda. Ahora entiendo porque mis finanzas no funcionan.

    responder

  • Nosololeo

    07 Febrero 2014 a las 18:26 |
    vaya que curioso yo también adoro las tradiciones y espero que a pesar de no cumplir con los requisitos tu matrimonio vaya viento en pompa jejejeej

    responder

  • Kassandra

    07 Febrero 2014 a las 15:14 |
    Muy interesante el articulo, sinceramente nunca le había prestado mucha atención a las supersticiones, pero tomo nota.

    ¡¡Gracias!!

    responder

  • Elizabeth

    05 Febrero 2014 a las 13:58 |
    Muy interesante el artículo. No tenía ni idea de lo de los seis peniques. Gracias! =)

    responder

  • kalina

    04 Febrero 2014 a las 17:15 |
    Me ha encantado el artículo Ruth!!
    La tradición del penique no la sabía, pero aquí, en mi pueblo, se tiene la costumbre de ir a casa de la novia para ver el traje de boda, los zapatos, las joyas...... vamos el equipo completo y todo está como si fuera un escaparate. Lo más curioso es que en los zapatos siempre hay monedas, aunque no de plata y tampoco las llevan el día de la boda. Así que supongo que muchas tradiciones se siguen aunque algo distorsionadas. Tampoco sabía el significado del color azul, como bien dices aquí siempre se asocia el blanco con la pureza.
    Gracias por el artículo Ruth! Muy bueno.

    responder

  • angus

    04 Febrero 2014 a las 15:59 |
    lo de la moneda en el zapato no lo veo , las arras si serian casi lo mismo .
    lo de algo nuevo , viejo y prestado es más comun , como lo de llevar algo azul suele ser la ligas , y como no luego trocearla y dar un recuerdo a los asistentes como la corbata del novio jajaja ,
    yo estoy como tu lo unico que lleve en mi boda fue un vestido y encima naranja ajuego con mi pelo jajaja , si ahora voy aser desgraciada en mi matrimonio por olvidarme de lo viejo , prestado y algo azul , y como no el penique .
    apaña estoy . un saludo .
    no cumplo nada de una novia comun.

    responder

  • Rebe Fer

    03 Febrero 2014 a las 22:14 |
    Lo de algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul creo que todas ya lo conocemos. Pero no sabía nada de los seis peniques así que si alguna vez me caso tendré en cuenta todos estos detalles.

    responder

  • Maria Dolores

    03 Febrero 2014 a las 14:09 |
    Es curioso y esta bien saberlo, yo aun estoy a tiempo porque no me he casado y no se si lo hare pero no se de donde voy a sacar la moneda de 6 peniques, ¿no vale con los centimos de cobre verdad ? jeje

    responder

  • NuriaBP

    25 Noviembre 2013 a las 15:48 |
    El articulo está muy bien Ruth. Pues a mi, como a tantas, me faltó la moneda de SEIS PENIQUES! Vaya, o sea que ya sé que me va a faltar! Y como en Cataluña no se hace lo de las Arras, pues apañados vamos. Lo que si llevé fue el vestido nuevo, una cadenita de oro de mi suegra, que le regaló su madre, y ella me dió a mi. Y la liga de encaje prestada por mi hermana, y que tenía un lacito azul.

    Muy interesante el articulo, y la verdad es que lo de la moneda de 6 peniques no lo había oído nunca!! Aunque ahora recuerdo un capítulo de Friends, donde Shendler y Monica buscaban todos los complementos para un boda en las Vegas, y una de las cosas era una moneda...

    responder

  • Antonia

    19 Noviembre 2013 a las 11:04 |
    Precioso el articulo!, siempre me gusta aprender mas sobre el protocolo de esa época.
    En mi caso, todavía no me he casado ni espero hacerlo por mucho tiempo, jejeje...pero si por esas cosas de la vida me caso alguna vez, tendré en cuenta esta bonita tradición.
    Con respecto al penique y su significado de riqueza y prosperidad económica, los griegos también tienen esa costumbre y aun hoy en día la mantienen, en este caso, es el padrino o cuñado de la novia quien pone billetes dentro del zapato.
    Espero que sigas subiendo estos hermosos artículos que hacen saciar mi curiosidad.
    Besos y gracias!

    responder

  • Malory

    19 Noviembre 2013 a las 08:35 |
    Me ha encantado el artículo, gracias por compartirlo :) Y por qué, como de costumbre, nada más empezar a leer las primeras líneas tengo la certeza de saber a quién pertenecen... tiene usted un estilo inconfundible, mi querida señorita Lerga, que por cierto me encanta. ;)

    responder

  • rosamoni

    15 Noviembre 2013 a las 16:43 |
    muy buen articulo Ruth como siempre me ha encantado, que forma mas maravillosa de contar las cosas, pues yo me case de gris a mi es que el blanco no me favorece nada y claro despues de diez años de noviazgo como que muy pura pues no sé ... creo que no, llevaba algo viejo que ahora no me acuerdo que era, la liga con el lacito azul pero la moneda en el zapato pues no la verdad, ya me venia justo tener que lidiar con el tacon y eso que eran zapatos de salon bajos y con correa para no perderlos como para hacer virguerias.
    lo tendre en cuenta para mi segundo matrimonio ja, ja, ja

    responder

  • Rociodc

    14 Noviembre 2013 a las 20:23 |
    ajjaja que articulo mas bueno ruth, qe arte tienes jajaja pues mira algunas cosas no lo sabia, o al menos no conocia su significado, me las voy a apuntar, porque como aun no estoy casada, creo que no me queda mucho jejeje asi que me apunto lo de la moneda de plata a ver si es verdad y da resultado!! un beso

    responder

  • nerea

    13 Noviembre 2013 a las 00:04 |
    Gracias por el articulo que me viene muy bien pues me caso el mes que viene, asi que nada a cojear con el penique en el zapato.

    responder

    • Ruth M. Lerga

      13 Noviembre 2013 a las 18:55 |
      ¡Enhorabuena! Te deseo un día estupendo, preludio de una vida maravillosa. ¡Qué bien!
      ¿Azul de pureza? jijiji.

      responder

      • nerea

        14 Noviembre 2013 a las 23:07 |
        Muchisimas gracias, acerca del "azul de pureza" quizas una liga o algo mas "puro" hehehe ya te contaré...Por cierto ME ENCANTAN tus articulos.

        responder

  • Mary Jo

    11 Noviembre 2013 a las 16:04 |
    Muy buen artículo Ruth. Cuando yo me casé allá por el siglo pasado, jajajaja, llevaba como algo nuevo el vestido blanco al estilo Sissi Emperatriz, es decir con mucha enagua, como algo azul tenía la consabida liga, y como algo viejo, llevaba unos guantes de croché, hechos a mano por mi madre cuando era jovencita y con los que se casó ella misma, los tengo guardados por qué son una maravilla y tienen un gran valor sentimental, se los presté no hace mucho a la hija de una amiga mía cuando se casó, por que andaba buscando algo parecido y los guantes que veía eran de algodón o raso y no era lo que ella quería.
    En cuanto a la moneda no tenía ni idea, ahora entiendo lo de mi situación económica y yo achacándolo a la crisis….
    Ya sabes como me gusta todo lo victoriano y como me fascina el protocolo así que espero más perlas de sabiduría por tu parte.
    Gracias por el artículo, divertidísimo como siempre.

    responder

  • Elena

    11 Noviembre 2013 a las 15:18 |
    Me ha encantado!!
    Mi vestido de boda era nuevo, prestado un collar de perlitas de una gran amiga, y una liga azul que solo lo sabía yo que la llevaba. Aquí en Cataluña no se hace lo de las Arras, pero la familia de mi familia son de Extremadura, hicimos lo de las arras porque les hacia ilusión, lo anecdótico, es que el cura tuvo buscar como se hacía la ceremonia de las Arras, porque el pobre ni tenía ni idea, y la mayoría de los invitados tampoco.

    responder

  • ELSA

    10 Noviembre 2013 a las 21:20 |
    Muy interesante estas curiosidades que nos pone Ruth, la verdad es que yo sí llevé algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado pero ¡No sabía lo de la moneda!, lo demás pues... como lo había leído en tantísimas novelas lo copie.

    responder

  • Dougless

    09 Noviembre 2013 a las 21:50 |
    ¡Qué cosas mas interesante!
    Yo tampoco tenía ni idea de lo de los seis peniques ¡qué incomodidad!
    Cuando me casé llevaba algo nuevo, el vestido, algo azul, la liga y algo prestado, las arras que me dejaron, no sé si valdrá pero yo estoy contenta y feliz. jaja.

    responder

  • Sandrayruth

    09 Noviembre 2013 a las 21:20 |
    El artículo me ha gustado mucho!!! Hay muchas cosas que no sabía, como lo del penique en el zapato, así que saberlo me ha gustado!!
    Muchas gracias Ruth!!

    responder

  • Katon

    09 Noviembre 2013 a las 19:55 |
    ¡Qué horror! Yo no llevé ni una joya antigua, ni el vestido era nuevo, ni me prestaron un pañuelo de encaje, mi liga no era azul y por supuesto que no llevé una incómoda moneda dentro del zapato ¡¿eso quiere decir que mi matrimonio ya no será idílico?! Aunque ahora que lo pienso ¡si no estoy casada!
    Siempre es interesante conocer un poquito más de las tradiciones, no tenía ni idea de lo de la moneda en el zapato, aunque casi es mejor no saberlo para no tener que sufrir con eso dentro del zapato, ojos que no ven...
    Un artículo muy divertido Ruth, como siempre.

    responder

    • Miryam

      09 Noviembre 2013 a las 20:17 |
      Al empezar a leer iba a decir, jo, pero si yo creía que era de mi grupo de solteritas... jajaja, qué bueno.

      responder

      • Sandrayruth

        09 Noviembre 2013 a las 21:19 |
        Jajajajajaja, a mi me había pasado lo mismo!!!

        responder

  • Miryam

    09 Noviembre 2013 a las 19:39 |
    Qué buen artículo Ruth.

    Yo no estoy casada así que no he tenido que preparar nada viejo, nada nuevo ni nada prestado pero me hubiera encantado que alguien me regalara la moneda de 6 peniques para mi colección...

    Eres única Ruth (jajaja).

    responder

  • Loreena

    09 Noviembre 2013 a las 18:43 |
    Muy buen artículo. Ya había oído el dicho de alguno nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul, no sabía lo de los seis peniques,y tampoco sabía lo que significaba cada cosa.
    Aunque en nuestro país no se lleve esta tradición, ya sabemos un poco más del asunto.
    Muchas gracias.

    responder

  • crishi

    09 Noviembre 2013 a las 15:56 |
    Jajaja… Lo que me he reído con tu artículo. Yo me casé de blanco, con mi vestido nuevo y sin nada prestado ni viejo, ahora, eso sí, con una liga de color azul que me acabo de enterar que significa pureza y fidelidad en Inglaterra. Siempre me he preguntado el por qué de la liga azul en España, porque aquí creo que se utiliza o se utilizaba para que te la quiten las amigas durante el banquete y los demás te den dinero por un trocito de ella. Una tontería u horterada a la que me negué en redondo. Ni el blanco en España ni el azul en Inglaterra hacen honor a mi persona. ¿Eh? jajaja Si me tuviese que casar de nuevo lo haría de otra manera, pero eran otros tiempos. Desconocía el dicho sobre la moneda de seis peniques. ¡Uf!¡Qué incomodidad! ¡Una moneda metida en un zapato! Si te casas a lo Sissi y con unos taconazos de vértigo y, además, te tienes que meter una moneda en el zapato ya me dirás cómo terminas, con una desviación de columna por lo menos. Y digo yo, ¿por qué no sería mejor un billete doblado que haría menos daño como, por ejemplo, un Bin Laden? Jajaja

    Bueno, yo es que estas cosas no me las creo mucho, son más bien tradiciones que se transmiten con el paso de los años pero que no condicionan para nada tu vida. Yo creo que el mejor regalo que se le puede hacer a una amiga es tu única presencia, lo demás es un melón cerrado que hasta que no se abra no sabes lo que te vas a encontrar.

    Gracias¡Me ha encantado! Jajaja

    responder

  • Maesfe70

    09 Noviembre 2013 a las 15:18 |
    Precioso artículo Ruth. Cuando yo me casé llevaba algo nuevo, el vestido, algo prestado, unos pendientes de mi madre con perlas japonesas, algo azul, un lazo de ese color cosido en el interior de mi vestido y algo muy viejo, sin valor economico, un broche con forma de trebol de cuatro hojas que lleva una perla en el centro y las hojas cubiertas de unas piedras chiquitinas que llaman "plomillas", que tienen un brillo metalico y con el que se caso mi abuela en diciembre de 1941, le costó 15 céntimos en aquellas fechas, pero para mi vale mas que una joya de la corona. Lo tengo guardado con primor, por si mi hija quiere llevarlo en su boda, si se casa. A mi me haria feliz que lo llevara. No sabia lo de la moneda de 6 peniques en el zapato. ¡Yo desde luego no la llevé! ¡¡Arras y gracias!!

    responder

  • Judith

    09 Noviembre 2013 a las 23:30 |
    Yo estaba OJIPLÁTICA, jejeje.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |