• Fecha: Sábado, 29 Noviembre 2014

narrative-794978 640Leyendo la versión sin censuras de El pájaro espino de Colleen McCullough, he llegado a la conclusión de que, en cierto modo, me recuerda a aquel otro libro llamado En el país de la nube blanca de Sarah Lark, el cual ha dado pie a otras escritoras con libros de una temática muy similar; protagonistas que surcan los océanos hacia tierras lejanas y exóticas; tierras llenas de promesas y oportunidades que embaucan al lector en paisajes y culturas muy distintas.

En fin, mi impresión personal es que la novela landscape no ha sido descubierta por Sarah Lark y sus secuaces, sino que ha sido, más bien, redescubierta puesto que ya existía cuando no se publicaba tanto libro, ni la narrativa se catalogaba en diversas categorías. ¡Hala! Todo al mismo saco y a leer se ha dicho. Supongo que es una forma de vender un cierto tipo de contenidos -y hacer que el lector los distinga de otros a través de las características que presenta el producto-, que se ha puesto de moda como un fenómeno editorial.

No dejo de pensar que este tema es aplicable a otros ámbitos de la vida. Me explico, últimamente, por ejemplo, en el cine, se filman muchas adaptaciones literarias porque la industria cinematográfica está exenta de ideas y solo se rige por sacar a la luz productos muy comerciales que no den tiempo de cavilar a las masas.

También sucede con las modas en el vestir; cuando en los años 70 se llevaban los pantalones de campana no hace mucho se volvieron a imponer como una modernidad. Después, la moda ha vuelto a cambiar pero no para innovar, sino para rescatar otras expresiones acuñadas en los 60, diciéndonos que es una novedad, como los pantalones pitillo, que me los meto a tuerca y me marcan las mollas, ¿por qué no encontraré pantalones vaqueros que no señalen tanto mis defectos físicos? ¿Por qué en las grandes franquicias no encuentro ropa a mi medida mientras veo a las "Barbies" ponerse cualquier cosa a dos duros? No es que tenga complejos, pero no hay derecho que para poder vestir como una "Barbie", y ahorrarme unos dineritos, tenga que ir antes a la Virgen de Lourdes porque me veo negra en vestir a mi gusto sin seguir un dictamen.

Tampoco es que me deje llevar por las modas, pero yo soy de la época de la movida y lo casposo, es decir, que lo mismo otra vez nos vemos llevando las hombreras triples al estilo de los Locomía. Para las más jóvenes, o las que desconozcan su paradero, diré que los Locomía era un grupo musical de los años 80 con un estilismo muy peculiar que marcaba tendencias.

¡Joé! Si es que al final resulta que vuelve con fuerza todo lo retro pero ya remasterizado.

Resumiendo, me fascinaría que ese músculo incrustado en nuestra cabeza, y llamado cerebro, evolucionara a la misma velocidad de vértigo que lo hacen las nuevas tecnologías, más que nada para no hacerme sentir que eso ya lo he leído antes o que esta otra prenda ya me la puse en el Paleolítico.

¿Dónde está la imaginación cuando los creativos echan mano de lo antiguo para decir que es lo más "hit" del momento? ¿Qué opináis?

*Artículo realizado por Crishi 

 

 

Comentarios (7)

  • María del Carmen Fernández Pérez

    08 Marzo 2015 a las 17:12 |
    Toda la razón. Muy cierto. Las modas regresan y parecen innovadoras, cuando simplemente se han "rescatado del armario". Respecto a la literatura, personalmente estoy harta de tanta novela erotica. Desde que se dio el fenómeno Grey, han ido saliendo como churros. Pasa igual con las landscape, si una tuvo éxito, se crean 1000 parecidas. No creo que sea cuestión de tener imaginación o no, la cuestión es vender, vender infinitas veces lo que ya se ha vendido anteriormente. Tampoco soy partidaria de las modas, ni en la lectura, ni en la vida en general.

    responder

  • Elizabeth Urian

    05 Agosto 2014 a las 09:37 |
    Odio las modas, en cada una de sus facetas. Quiero vestir, comer, leer o ver aquello que me gusta y me favorece, fuera de esos círculos viviosos de ser la más "inn". Y si encima me la quieren pegar diciéndome que es de lo más novedoso... Deben creer que todas tenemos dieciocho años y memoria de pez.

    responder

  • Haley

    03 Agosto 2014 a las 23:56 |
    Noooo, Elsa, las hombreras nooooo!!! Jajaja. Es cierto, parece que todo vuelve. Incluso parece ir reapareciendo siempre en el mismo orden. Sin embargo, cuando aparece algo realmente nuevo, lo etiquetan enseguida de raro o transgresor y ¡A la papelera!

    responder

  • ELSA

    03 Agosto 2014 a las 19:05 |
    Yo es que creo que vamos los fácil ¿Que esto vende bien? pues adelante, es cierto que en las novelas las historias de amor pueden ser más o menos sobre lo mismo con los añadidos de dificultades y demás, pero si está bien escrita ¿Que importa? Lo peor es que a veces parecen copias mal escrita. En cuanto a la moda ahí si creo que está todo inventado unas veces las faldas son mas cortas otras mas largas y seguro que un día de estos volvemos a las hombreras.

    responder

  • Patufet

    03 Agosto 2014 a las 13:25 |
    Te doy la razón en todo , somos mucho pero parece que se esté acabando la creatibilidad, lo vemos en el cine , en la literatura y por no hablar de la música , que hay cantantes que se dedican a versionar canciones de otros .
    Me parece que hay una degeneración muy grande a nivel general.

    responder

  • Rocco

    03 Agosto 2014 a las 12:36 |
    cuanta razón tienes. Estoy harta de que hagan una y otra vez las versiones de las mismas películas y de los mismos libros. ¿Es que ya no hay imaginación o son las editoriales que por no pagar a las buenas autoras nos hacen tragar con otras no tan brillantes?

    responder

  • Miryam

    03 Agosto 2014 a las 11:19 |
    Tienes toda la razón. Ultimamente con las películas pasa igual, o son segundas partes (o terceras o novenas) o son versiones de películas de hace unos años con "mejores" efectos especiales.
    Y yo no pienso volver a la moda de "Locomía" ni muerta, que no me sientan bien las hombreras, y no hablemos de los pantalones pitillos que no puedo metermelos ni con rosca.
    En cuanto a los libros, estoy jartita de tanta erótica, de tanto sado/maso y tanta tontería, y desde luego no coincido a veces con los encasillamientos que hacen de algunos libros, y es que antes sabíamos lo que nos gustaba pero ahora parece que ellos saben mejor que nosotras que es lo que nos gusta.

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.