• Fecha: Miércoles, 30 Octubre 2019
  • Visitas: 963

Por Noemí J. Furquet

backdrop 772524 640Tenemos la suerte de vivir en una época en la que hay novelas para todos los gustos. Con la fragmentación editorial y las nuevas formas de publicación y autopublicación, es difícil no dar con un libro que se adapte perfectamente a nuestros deseos. Esto también es aplicable a la novela romántica y, según el día, podemos decantarnos por las historias más turbulentas, atrevidas y casi casi tabús, o bien por historias más sutiles y pudorosas. Entre estas últimas encontraríamos lo que se ha dado en denominar clean romance. Pero ¿qué es exactamente? ¿Cuál es su interés?

Para empezar, situémonos en el tiempo y el espacio.

La novela romántica había sido por naturaleza un género «limpio» hasta hace relativamente poco. Según explica Maya Rodale en Dangerous Books for Girls, el género romántico tal y como lo conocemos hoy en día habría nacido con La llama y la flor, de Kathleen E. Woodiwiss, y sería la consecuencia natural de la revolución sexual de los años setenta del siglo pasado.

cincuentagreyAun así, el género experimentó un nuevo revulsivo con, cómo no, la famosísima trilogía de E. L. James Cincuenta sombras de Grey, que provocó toda una oleada de imitaciones, inspiraciones y recreaciones. Parecía que lo erótico era inseparable de la novela romántica.

Pues bien, no ha sido exactamente así. El subgénero clean romance surge precisamente como respuesta a esa deriva, cada vez más explícita y descarnada, de lo romántico. Sería algo así como una vuelta a las raíces y una recuperación de los valores amorosos «limpios». Menos D. H. Lawrence y más Georgette Heyer.

En la actualidad, de acuerdo con los analistas de k-lytics, las ventas de clean romance se habrían multiplicado por ocho en los últimos tres años. Cuestión de acción y reacción.

Una vez visto de dónde viene y a dónde parece que está llegando, llegamos a la pregunta clave: ¿qué es exactamente el subgénero clean romance?

Lo primero que llama la atención es su propia denominación: clean romance, o «romance limpio». Ni siquiera voy a incidir en el hecho de que se emplee el término en inglés; asumo que es una simple cuestión de moda y, al fin y al cabo, denominarlo «blanco» sería aún peor. Pero ¿por qué «limpio»?

La característica principal y en la que casi todos coinciden al hablar de clean romance es la ausencia de sexo explícito. Ajá, muy bien, ¿así que eso es lo que hace que una novela sea «limpia»? ¡Como si el sexo fuera sucio! Sin embargo, como ahora veremos, esta característica no es la única y tampoco hay unanimidad a la hora de delimitar el subgénero.

countryside 1851503 640En efecto, en el clean romance no hay sexo explícito, pero sí hay tensión sexual y sí hay historia de amor; si no, no habría romance. Pero se trata de relaciones en las que priman los sentimientos y las emociones sobre el acto físico. Además, cuando se dan relaciones sexuales, el autor «cierra la puerta» y deja que los protagonistas disfruten de su intimidad... en la intimidad.

A partir de aquí, la definición de clean romance deja de estar tan clara y hay tantas interpretaciones como lectores: que si los protagonistas viven o no viven juntos, que si puede haber sexo antes del matrimonio o no, que si la tensión sexual se puede insinuar o no, que hasta dónde pueden llegar las relaciones físicas...

La segunda característica tiene que ver con el lenguaje. En principio, en este subgénero no hay lenguaje obsceno o malsonante, ni expletivos o interjecciones soeces. Aunque aquí, una vez más, habría que ver dónde se pone el límite. Recuerdo divertida lo malhablados que eran los personajes de Treinta noches con Olivia, de Noe Casado, un novelón erótico de alto voltaje, pero no sabría decir cuántos «mierda» habría que sembrar en una novela «limpia» para ensuciarla.

Otra característica que suele atribuírsele al clean romance es la ausencia de violencia. En este caso, sin embargo, creo que no se trata tanto de que esta no exista como de su tratamiento: por ejemplo, en la novela puede haber una violación o un asesinato, pero el autor no se detendría a describirlos (ni, por supuesto, a restarles importancia o usarlos como mero instrumento).

Lo mismo sucedería con la presencia de drogas y alcohol, que no tendrían cabida en este tipo de novelas más que para condenar su uso o para ponerlos como contraejemplos de una vida correcta.

sunset 3084651 640Por último, creo que hay que destacar los paratextos de este tipo de novelas. Aunque todo dependerá de los vaivenes de las modas, en el clean romance no suele haber lugar para esas portadas con torsos desnudos y aceitados, ni para esas mujeres ligeras de ropa y en actitud insinuante, por no hablar de todas esas «enigmáticas» portadas en tonos casi negros con máscaras, grilletes y demás objetos evocadores del BDSM. Antes bien, en el romance limpio abundan las ilustraciones desenfadadas con colores llamativos, sobre todo en el caso de novela contemporánea, y los retratos difuminados de mujeres, mansiones o paisajes en las novelas históricas.

Cualquiera diría que, con esas características, las novelas van a ser un tostón, protagonizadas por unos personajes cándidos o santurrones. Nada más lejos de la realidad. Los personajes no tienen por qué ser perfectos: pueden tener un pasado y, por supuesto, pueden cometer errores. Es más una cuestión del cómo se tratan los hechos que de lo que puede o no puede suceder en la novela. Y de dónde se encontrarán los personajes al cerrar las páginas del libro.

Llegados a este punto, creo importante hacer una puntualización. Clean romance no es lo mismo que romance inspiracional: este último sería un (sub)subgénero de aquel. Así, el clean romance puede tener un componente cultural o religioso que marque toda la novela, como sucede, por ejemplo, en Unmarriageable, de Soniah Kamal y Aysha at last, de Uzma Jalaludin, dos excelentes novelas en las que se recrea Orgullo y prejuicio en la actualidad y en un entorno musulmán. Pero en la novela inspiracional, además, ese componente religioso tiene una moral que difundir y unos valores que predicar.

Aunque el subgénero inspiracional no se encuentra tan extendido en España como en Estados Unidos (solo apuntaré dos títulos: A Funny Thing Happened on the Way to your Wedding, de Cindy K. Green, en novela contemporánea, o The Bridesmaid, de Beverly Lewis, en novela histórica), en nuestro idioma también podemos encontrar novelas como La dama de Hawthorne, de Kristi Ann Hunter, o La ley del corazón, de Amy Harmon. Y tengo que admitir que, si hay autores que escriban romance inspiracional directamente en español, yo aún no los he encontrado...

En cuanto al clean romance en el sentido más amplio, abundan los ejemplos. De hecho, en este mismo sitio web ya se han recomendado algunos. Personalmente, de entre las autoras que lo cultivan, me gustan mucho Julie Klassen, Alice Kellen y Manuela Inusa (hace poquísimo que me enteré de que ya estaba disponible La tetería de la felicidad en castellano y me llevé una alegría).

Parece evidente, pues, que no necesitamos sexo para que una novela romántica funcione. Ahora bien, ¿hace falta tensión sexual? ¿Cómo se puede representar y hasta dónde se puede llegar en su plasmación? Hemos visto que las líneas entre lo que es limpio y lo que no pueden llegar a ser difusas. Pero es que los problemas de definición son algo propio de la novela romántica. Según José de la Rosa, en Tú puedes escribir una novela romántica, «cualquier novela cuya trama principal, y de forma destacada como para imprimir su carácter a la totalidad de la obra, sea una historia de amor, puede ser considerada novela romántica». Como definición resulta convincente, pero ¿basta con una historia de amor? ¿Es, sin ir más lejos, El amor en los tiempos del cólera una novela romántica? ¿Podría incluso ser un clean romance?

hangzhou 571484 640Esas son cuestiones que yo no soy capaz de responder. Solo sé que, igual que en ocasiones me apetece leer realismo sucio, ciencia ficción o novela policíaca, a veces me apetece disfrutar de una historia de amor, con sexo explícito o sin él. Y puede que en este caso las etiquetas, aunque imperfectas, sean útiles.

Así que termino con más preguntas: ¿creéis que, igual que en algunos cedés se indica que las letras de las canciones son explícitas, se debería avisar del contenido violento, agresivo o sexual de las novelas románticas? ¿Basta con fiarse de las sinopsis de las páginas web o con el diseño de las portadas? Y, por supuesto, ¿os fijáis a la hora de leer una novela si esta es «limpia» o no? ¿Sois aficionadas al clean romance? ¿Y a la novela inspiracional? Si lo sois, no dejéis de recomendarme vuestros títulos favoritos. Al fin y al cabo, nunca se sabe qué me va a apetecer leer el próximo fin de semana.

 

 

Comentarios (10)

  • Pepa

    09 Noviembre 2019 a las 11:45 |
    No he leído muchas novelas actuales de este subgénero, adoro a Julianne Donaldson, por ejemplo, pero odio otras autoras como kristi Ann por el gran componente religioso que le pone a sus novelas. Lo siento, pero pese a que la religión tiene mucho peso en la vida de muchos, a mí que el protagonista, por ejemplo, se ponga a rezar en medio de una escena, me desinfla mucho.
    >Por otra parte, encuentro como muchas indicáis que si la tensión sexual está bien llevada no hacen falta escenas de este tipo. Quien no recuerda la escena del guante de Abandonada a tus caricias (hot total),
    Lo que le pido a una novela romántica es romance, me sobran la cantidad de instaloves que ahora publican y la cantidad de novelas que confunden lujuria con amor.
    sobre lo que comentas sobre la sinopsis, creo que cada vez se tiene más a ponerlas sin haber leído la novela por compleo, te cambian lo que les conviene para vender más,.
    A veces te llevas grandes chascos cuando compras una novela esperando lo que la sinopsis promete y al leerla te das cuenta de que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia
    Buen artículo

    responder

  • Rocío DC

    08 Noviembre 2019 a las 23:14 |
    Muchas gracias por el artículo. Me ha gustado mucho saber algo más de este género aún bastante desconocido bajo mi opinión.
    Yo leo todos los subgéneros de la novela romántica (o la gran mayoría ), aunque eso de la inspiracional lo acabo de descubrir jeje
    Reconozco que yo sí que necesito alguna etiqueta, ya sea en la sinopsis como en la web o tienda donde lo adquiera, para saber que voy a encontrar en la páginas de ese libro. Leo de todo como decía antes, y voy por apetencia así que si leo una erótica quiero saber que es erótica, lo mismo con el Clean romance, etc.

    responder

  • Cynthia HJ

    03 Noviembre 2019 a las 19:49 |
    ¡Me ha encantado el artículo! A mí me gustan mucho las novelas de este género, la verdad. No es que sólo lea de estas, pero me gusta tenerlas porque son como un soplo de aire fresco entre las demás. En las novelas "clean romance" que he leído hasta ahora, priman los personajes, las historias, los sentimientos, los pensamientos, ¡todo el desarrollo! Mientras que, en muchas de las otras, a veces son capítulos enteros de sexo que hasta me salto porque llego a aburrirme. ¡Parece que los protagonistas no se relacionen entre sí si no es en la cama! Así que me pongo muy contenta cuando veo que se van publicando más novelas de este tipo en español, la verdad. Mi favorita es Julie Klassen y también Julianne Donaldson.

    responder

  • Noemí

    03 Noviembre 2019 a las 13:59 |
    Yo igual. Al final depende de cómo esté de ánimo: hay fines de semana que solo quiero libros que sean ligeros y me hagan sentir bien (justo hoy he terminado uno de chick lit que me ha encantado), y otras veces me da más igual, o me apetece que tenga misterio o que los protagonistas sean más cañeros... ¡La verdad es que tenemos suerte de que haya tanta variedad!

    responder

  • Laura Adriana

    31 Octubre 2019 a las 14:59 |
    Me gusta el clean romance, por eso lo escribo y busco leer cosas similares.

    responder

  • Nanis12

    30 Octubre 2019 a las 21:11 |
    Me gusta leer casi todo dentro del género de Novela Romántica y creo que en estos tiempos es bueno que haya “etiquetas” porque a veces uno se puede aburrir de un determinado subgénero y entonces tratar de buscar algo que esté de acuerdo a su ánimo actual. Mi favorita escritora de este estilo es Julie Klassen.

    responder

    • Noemí

      03 Noviembre 2019 a las 13:49 |
      Hola, Nanis12:
      Estoy de acuerdo contigo, creo que las etiquetas ayudan bastante para no perdernos entre tantos libros. De Julie Klassen solo he leído un par de novelas, pero me encantaron. Cuando tenga tiempo quiero empezar con la serie de Ivy Hill, que tiene pintaza también...
      ¡Gracias por comentar!

      responder

  • Alma

    30 Octubre 2019 a las 15:55 |
    Contesto a una de tus últimas preguntas: a mí no me gustaría que explicaran en la cubierta si la novela en cuestión tiene X de violencia, de sexo o de palabrotas. Si estamos hablando de libros destinados a un público adulto, me sobra esa hipernecesidad que hay hoy día de etiquetarlo todo. Leyendo la propia sinopsis es raro que te lleves demasiada sorpresa, creo, sobre ciertas cosas.

    Gracias por el artículo, muy interesante!

    responder

    • Noemí

      03 Noviembre 2019 a las 13:54 |
      ¡Muchas gracias por tu comentario, Alma! Me ha hecho pensar: a mí sí que me ayuda que se etiqueten de alguna forma las novelas, quizá no de forma tan exhaustiva como para decir que contiene palabrotas o demás. Pero sí que me he encontrado algún libro que me resultó desagradable y, si lo hubiera sabido, no me lo habría comprado... Aunque tienes razón en que a lo mejor se elimina la sorpresa y se cae en la exageración...

      responder

  • Savannah990

    30 Octubre 2019 a las 14:30 |
    a mi me gustan todos los géneros de romántica, TODOS. y si, soy aficionada a Clean romance, y como todos los subgéneros unas historias me gustan mas y otras menos.
    ¿Hace falta sexo explicito para que una historia guste o sea romántica? No. Tenemos tambien el subgénero de Sentimental o Chick-it en el que tampoco hay sexo explicito. Todo depende de lo que te guste o en mi caso del tipo de historia que quiera leer en ese momento. No por ello es mejor o peor, solo como muy bien dices en el articulo tenemos suerte de vivir unos tiempo en lo que tenemos diversidad y gustos para todos. Y no porque haya sexo en las novelas implica que sean novelas malas o sucias. Solo diferentes.
    gracias por el articulo!

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |