• Fecha: Miércoles, 27 Mayo 2015

keyboard-690066 640Si hay dos conceptos con los que vamos a tener que familiarizarnos a la hora de emprender la escritura de una novela, esos son los de trama y estructura, que, en contra de lo que se puede pensar, no son lo mismo. Hoy hablaremos del primero de ellos.

La trama es el conjunto de escenas que forman parte de la historia, es decir, las cosas que pasan durante la novela y el modo en el que estas le son presentadas al lector desde el primer renglón y hasta el final. Pero mucho cuidado: la trama no puede convertirse en una acumulación aislada de elementos sin sentido; debe conducirnos de un párrafo a otro de forma equilibrada, coherente y consistente. Todo cuanto sucede pasa por algo y para algo, todo debe ir hilado de tal manera que el lector no pueda evitar preguntarse qué va a pasar a continuación y cómo se va a resolver todo al final. En otras palabras, debe generar intriga.

En la novela romántica, es muy habitual encontrar más de una trama dentro de la misma obra. Es decir, que además de la ineludible historia de amor entre los protagonistas (a la que llamaremos, como no podría ser de otro modo, trama romántica), también es frecuente ver cómo se desarrollan otras subtramas que pueden estar relacionadas de un modo más o menos directo con la anterior, hasta llegar a depender de ella o confluir en el mismo punto. ¿Quién no ha leído alguna novela donde los mejores amigos de los protagonistas también han tenido su propio conflicto amoroso? ¿O donde uno de los dos protagonistas mantiene con su familia una relación pésima que también mejorará durante la obra? ¿O en la que un psicópata persigue a la pareja sin descanso? Todos estos son ejemplos de subtramas, que tendrán más o menos relevancia en función de si inciden o no en la relación entre nuestro héroe y su heroína. Independientemente de eso, hay algo que todas ellas tienen en común: deberán ser cuidadas con el mismo esmero que la trama principal.

Algunos de los errores más comunes respecto a la trama que podemos hallar en buena parte de autores son los siguientes:

―Abrir tramas que después no se cerrarán o que no lo harán del modo adecuado.
―Dar demasiada información de golpe y demasiado pronto.
―Acontecimientos que se presentan de forma desorganizada, con ritmo desigual, y que pueden llegar a confundir o a aburrir al lector.
―Desenlaces precipitados y poco verosímiles, así como soluciones azarosas a los conflictos. En una novela, nada puede resolverse por casualidad.
―Hechos inexplicables que se muestran desligados de sus posibles causas.

Sobre todo esto volveremos a incidir en el próximo artículo, donde trabajaremos todo aquello que tiene que ver con un concepto irremediablemente unido a la trama: la estructura.

Recuerda que puedes iniciar tu formación hoy mismo en el
Curso Estándar de Creación de una Novela Romántica que imparte Érika Gael a través de
ESCRibir ― Formación Literaria.

Más información en http://comoserescritor.com 

 

 

Comentarios (1)

  • Katon

    30 Mayo 2015 a las 19:18 |
    Estupendo artículo, además de enseñarnos lo que hay detrás de toda novela romántica podemos recordar novelas que hemos leído que comenten algunos de esos errores (seguro que todas hemos leído novelas que han cometido alguno de esos errores)
    Lo que estoy aprendiendo con estos artículos!!
    Gracias Érika y al RNR

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.