• Fecha: Miércoles, 15 Abril 2015

love-letter-1285404 640Una buena cantidad de aspirantes a escritores se preguntan si existe algún requisito imprescindible que deban cumplir. Podría decirse que hay varios, pero, entre todos ellos, destaca uno que resulta ineludible: contar con una voz propia. Ninguna de esas ideas, de esas brújulas ni de esos mapas mencionados en artículos anteriores tendrán sentido si el autor no tiene una voz propia que lo haga brillar.

¿Y qué es eso de la voz propia? Pues ni más ni menos que la huella dactilar de un autor en tanto que lo es, es decir, esa forma de escribir peculiar e irrepetible de cada uno que hace que podamos reconocer las letras de un determinado escritor incluso sin saber que se trata de él. Eso por lo que se le recuerda, se le identifica, se le admira o se le repele. Eso que hace que un mismo relato, narrado por autores diferentes, parezca contar historias también diferentes. No se trata de inventar una nueva forma de escribir; tampoco de pretender ser el más original o el más innovador sobre el papel. Se trata, en definitiva, de ser uno mismo también a través de la pluma.

Para algunos teóricos, la voz propia equivaldría al estilo literario. Sin embargo, voz propia y estilo literario, aunque van de la mano, no son lo mismo. Para que resulte más fácil de comprender utilizaremos un símil musical: todos tenemos timbres de voz diferentes, y es ahí donde radica parte de la riqueza de quienes se dedican a cantar. Algunos timbres nos resultarán más agradables al oído que otros; los habrá melodiosos, roncos, dulces... Sean como sean, una cosa es indudable: no existen dos exactamente iguales. Eso mismo es lo que sucede con la voz propia. Pero, ¡ojo! Una cosa es tener un timbre atractivo y con potencial -la voz propia-, y otra muy distinta es afinar de forma correcta -el estilo literario-.

Tal vez hayas oído alguna vez la máxima que afirma que a escribir se aprende leyendo, y es cierta. Pero a escribir, sobre todo en lo que a desarrollo de una voz propia se refiere, también se aprende escribiendo, y ese es un aprendizaje que nunca termina. Solo gracias a la práctica, a experimentar y a jugar con las palabras, cada cual hallará su propia y necesaria voz. Sin ella, quizás se pueda escribir un libro, pero será imposible conseguir que este brille.

Recuerda que puedes iniciar tu formación hoy mismo en el
Curso Estándar de Creación de una Novela Romántica que imparte
ESCRibir ― Formación Literaria.

Más información en http://comoserescritor.com 

 

 

Comentarios (1)

  • Katon

    25 Abril 2015 a las 19:30 |
    Bueno, ya me he puesto al día con estos artículos tan interesantes.
    Es cierto, cuando se han leído bastantes libros de un mismo autor es fácil identificarlos, así como cuando reeditan uno de sus primeros libros, a veces, se nota algo diferente.
    Qué mejor manera que desarrollar su propia voz que escribiendo, escribiendo y escribiendo.
    Gracias de nuevo Érika por estos artículos!!

    responder

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.