M.C. Sark: Entrevista

Visitas: 1104

Viernes, 21 Agosto 2015

Esta vez tenemos sentada frente a todas nosotras, cual Tribunal no diré de qué, a M.C. Sark, autora de "¿Aún quieres saber qué me hace reír? Y qué hace reír a Segey, el protagonista, lo tendrá que descubrir Lucía. Nosotras de momento vamos divertirnos un poco intentando poner nerviosa a su autora.
Bienvenida, M.C. Sark, bueno, entre amigas... Bienvenida Crissi. ¿Preparada? Porque te vamos a hacer preguntas muy difíciles...

Sé que puede sonar a tópico, pero lo primero que quiero es daros las gracias. Cuando se nota que todo el trabajo que hacéis por dar a conocer la novela romántica se hace con todo el cariño y desde el corazón, para mí eso tiene doble valor. Por eso, y creo que hablo en nombre de muchas de las lectoras de vuestro foro, repito: ¡gracias!
Y ahora: ¡Disparad! Estoy lista.

Considerando la temática, ¿cómo surgió la idea para esta historia?

No recuerdo el detonante. No sé si a vosotras os sucede así: surge algo, aunque sea muy tonto, y dándole vueltas vas hilando otras historias a su alrededor hasta el punto que a veces estas últimas acaban siendo la verdadera trama y de dónde salió no tiene nada que ver con el resultado. Pues con esta historia fue algo así. Muchas conexiones.
Creo que lo primero que me vino a la mente fue el conseguir que una relación a priori imposible, como la que puede haber entre una víctima y un secuestrador, llegase a convertirse en algo diferente.

Me ha gustado el título en forma de pregunta y la sinopsis ha despertado mi curiosidad, pero no he podido evitar pensar: ¿amor o síndrome de Estocolmo?
Doy por supuesto que es Amor. ¿Ha sido complicado lograr que los sentimientos entre un secuestrador y la víctima resultaran convincentes?

No sé si voy a poder responder a esto sin hacer un spoiler como una casa. Voy a intentarlo.
Al principio a Lucía le obligan a llevar antifaz y a pesar de no ver a Sergey (se guía por lo que intuye y escucha), ya está intrigada. Su voz, su fortaleza, su forma de tratarla... Le hacen soñar cómo será. Cuando es liberada de la venda, aunque sigue sin saber cómo es su cara (llevan pasamontañas), queda "impresionada". Y a pesar de que desconfía y que intenta escapar, la atracción física está ahí: entre los dos hay pura química.
Y, sí, por supuesto que fue difícil hacerles llegar a un encuentro que resultase convincente. Ahí está el verdadero handicap pues son dos personas que se atraen y que empiezan a conocerse, aunque sea en una situación muy comprometida.
Tal y como transcurre la historia es muy difícil pensar en Amor en mayúsculas. Simplemente porque no sería creíble. Así que, cuando lo peor ha pasado, Sergey le pide una oportunidad para conocerse y saber si eso que sienten es real. De ahí la pregunta: ¿aún quieres saber qué me hace reír?, que se convierte en el título de la novela.
En realidad la parte de la historia que vemos es simple atracción. El final del libro es realmente el comienzo para los dos.

¿Qué podrías contarnos de Sergey sin desvelar nada comprometedor? Después de leer la novela necesito saber cómo llegaste a imaginar un personaje como él.

En realidad Sergey tiene parte de culpa de que yo me decantase por esta historia, pero cuando surgió la idea inicial tenía muy poco sobre él, ni tan siquiera el nombre (debo confesar que a lo largo de la historia se lo cambié unas cuantas veces); tan solo que era un secuestrador corpulento con aspecto amenazador. A partir de ahí empecé a darle forma.
Cuando comienzo un proyecto suelo escribir una pequeña biografía de los personajes. Algo bastante rudimentario, pero que me ayuda a darme una idea de cómo son en el momento escribo su historia. Primero pensé en su procedencia, en cómo pasó su infancia y se fue desarrollando su vida. A Sergey, le marca su paso por el ejército, que le da ese aura de frialdad y seguridad. Ese "lo tengo claro en todo momento". A lo largo del libro se van viendo retazos de su personalidad, pero no es hasta el último tercio cuando descubrimos cómo es realmente. Es difícil contar cosas sobre él y no hacer spoiler.

¿Qué hay de la protagonista femenina? ¿Qué tiene para salirse de lo común?

Pues realmente, aparte de que es un bellezón, no hay nada en Lucía que no pueda tener cualquiera. Es una joven normal y corriente que acaba de terminar la carrera y que encuentra su primer trabajo en la ciudad de Milán. Por las circunstancias (es víctima de un secuestro) se ve inmersa en una situación que escapa a su control y en la que no puede hacer otra cosa que dejarse llevar.
Intenté que fuese, o que pudiera ser, como cualquiera de nosotras. No es una heroína, pero consigue demostrar cierta valentía pese a la situación en la que se encuentra.

Una de las cosas que más me gustan de "¿Aún quieres saber qué me hace reír?" es que a la vez que lees, sientes con Lucia, su vulnerabilidad, su confusión, su dependencia de Sergey, su esperanza, ¿empatizas mucho con los personajes mientras escribes?

Pues... la verdad es que no. Con los míos, no. Como lectora es diferente, con los personajes de otros libros, sí conecto con la historia y con la forma de escribir del autor, consigo "verles" y "sentirles" con facilidad, pero cuando se trata de mi trabajo les observo con cierta distancia. Con ellos soy mucho más crítica y les exijo más que a otros.

Después de dedicarle tanto tiempo y tantos mimos a tu criatura, cuéntanos cómo es soltarla de la mano y exponerla a todas las miradas. ¿Quizá fue precisamente eso lo que más te costó?
aun-quieres-saberComo verás en esta sala hay información privilegiada...

Hacer público un trabajo es una responsabilidad enorme. No saber si funcionará la novela, no saber si gustará... Da mucho miedo. Y con esta novela en concreto he tenido muchas dudas. Por el cambio de registro, por pensar que quizá la historia no fuese creíble y porque al acabarla no tenía muy claro qué hacer con ella: si autopublicar, como venía haciendo hasta entonces o enviarla a alguna editorial.
La empecé a escribir y tuve que dejarla para terminar otros proyectos que me urgían (después de mi primera autopublicación tuve que seguir corrigiendo para poder sacar adelante los otros libros de la serie) y no sé vosotras, pero yo soy incapaz de abarcar dos trabajos al mismo tiempo. Cuando la retomé la escribí de tirón y la guardé. Entre corrección y corrección la iba revisando y puliendo, pero no fue hasta febrero que me convencieron de que debía sacarla definitivamente del cajón. Volví a ella, corregí un poco más y, otra vez tras muchas dudas, la envié. Lo más complicado creo que fue convencerme de que le podría interesar a alguna editorial.
Con los libros anteriores los aciertos y los errores eran solamente míos. Aquí tengo detrás el respaldo de otras personas y, al miedo de exponer tu trabajo, se suma la sensación de no querer fallar.

Lo que conocemos de ti hasta ahora es de temática paranormal. ¿Por qué ese cambio de registro?

En realidad no son tan diferentes. Una de mis lectoras cero me dijo al principio que con mis escritos a menudo olvidaba que estaba leyendo paranormal porque veía las situaciones y a los personajes bastante reales y exceptuando determinados momentos, el libro le parecía de romántica contemporánea.
Sé que me costaría mucho escribir histórica o erótica, por ejemplo. La primera porque me parece complicado la búsqueda de documentación para que sea verosímil y la segunda porque se aleja de mis intereses. Pero lo que he escrito hasta ahora no es tan oscuro como para que el salto entre los dos géneros sea excesivamente drástico.
De todos modos ha sido una prueba y tengo que confesar que meterme en este nuevo papel me ha resultado más difícil que escribir paranormal porque hay que intentar que sea creíble en todo momento. La fantasía es la fantasía.

A ver, dime algo sobre la portada. A mí me parece muy llamativa y sugerente. Me encanta si te digo la verdad. ¿Qué te parece? ... aquí el murmullo es general, ¡¡a todas nos encanta!!

La portada la creó el equipo del Rincón. Es para ellos todo el mérito. Yo me limité a elegir un poco la que por colores y temática más encajaba con mi forma de ver el libro. Pero de todas formas te lo cuento porque fue un momento para recordar.
No imagináis, bueno claro que sí, qué tonta, a vosotras también os habrá pasado, el subidón de adrenalina que te da cuando en el asunto del correo pone: Bocetos portada. Los dedos se convierten en muñones y gmail tarda horas en abrir.
Y mientras se abre el mensaje te angustia que no te guste ninguna o que no las termines de ver como tuyas, pero lo que en realidad no sabes es que te van a gustar todas y el verdadero dilema va a ser elegir.

Es en el final de la novela donde se da el principio de la relación, ¿habrá pues una segunda parte?

No, no es la intención. La historia de la pareja ya queda lo suficientemente encauzada. No creo que estirando su relación pudiese escribir otro libro.

Venga para cerrar, a ver si te convencemos... ¿nos pones un trocito corto de tu novela?

«Hubo unos minutos de silencio, en los que ambos se quedaron totalmente quietos. Sergey fue el primero en romper la fina capa de hielo que se estaba formando entre ambos.
―Te propongo una cosa. No has visto mi rostro, así que no te costará ponerme otra cara. Esta noche no estás secuestrada, ni estamos en un barco. Lucía, no seré Sergey, sino quien tú fantasees. Puedo ser un actor famoso, o tu vecino. Quien tú quieras. Incluso puedo ser el chico del que me hablaste, el de la mirada limpia y azul».

Nos dejas a todas sin palabras. Tal cual. Así que no hay más preguntas. Solo un "gracias por haber venido". Suerte con tu novela, seguro que será un exitazo.

Vosotras sois las que me dejaís a mi sin palabras. Por mi parte, encantada por esta grata charla y el buen rato. Con vuestro trato hacéis que una se sienta cómoda y arropada. Mil gracias por todo.

**RNR agradece a Ruth M. Lerga su ayuda y colaboración y a M.C. Sark que haya respondido esta entrevista.

Comentarios (5)

  • ANA MARIA GARCIA

    21 Diciembre 2015 a las 15:46 |
    Que bueno el fragmento del libro, ayy que me ha picado la curiosidad! tengo ganas de saber como se desarrolla la historia porque es una trama un poco especial...
  • Roxana

    05 Diciembre 2015 a las 15:18 |
    Parece que la novela tiene un planteamiento bastante original, con esa especie de "síndrome de Estocolmo" de la protagonista. Un tema audaz y que puede dar mucho juego.
  • Anabel

    02 Diciembre 2015 a las 19:40 |
    ¿Enamorada del secuestrador? jajaja Jamás he leido nada parecido y me llama la atención por ese motivo, porque se sale de la temática habitual de las novelas románticas. Además el título es muy bonito, así como la portada de la novela, que es sugerente y original. Tanto el booktrailer como las críticas que he leido de la novela hacen que tenga muchas ganas de saber como surge este peculiar romance.
  • Cynthia HJ

    02 Diciembre 2015 a las 11:29 |
    Nunca he leído una novela actual donde la protagonista sea secuestrada por el protagonista. Siempre hay secuestros en las históricas, pero ésta es como más real y eso es lo que más me llama la atención. ¿Cómo conseguirá la autora hacernos creíble la relación entre los dos? Qué intriga.
  • Luz1

    22 Octubre 2015 a las 18:54 |
    La portada de la novela me parece preciosa y hace tiempo que me había llamado la atención, y ahora, depués de ver lo que la autora cuenta de la historia, creo que tengo que darle una oportunidad al libro porque me parece un tema muy peliagudo y me llama la atención cómo se desarrollará la historia. Muchas felicidades a la autora.

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.