Suzanne Brockmann - Desafío heróico

Visitas: 5102

Crítica realizada por Mariam

Un grupo terrorista Kazbekistaní toma como rehenes a la hija y a la abuela de Meg Moore. A cambio de sus vidas le exigen que les entregue a Ozman Razeen, el líder de un grupo terrorista rival.

Años atrás Meg trabajó en Kazbekistán como traductora para la embajada americana, así que sabe de sobras que el gobierno no se prestará a negociaciones. Pero está dispuesta a hacer cualquier cosa por salvar a Amy y Eve, así que después de arrinconar a su objetivo en el aseo masculino de la embajada Kazbekistaní, en Estados Unidos, y que el FBI sea alertado, exige que la persona con la que negocie la vida de su rehén sea una en concreto: el teniente de los Navy SEAL John Nilsson.

Meg conoció a "Nilss" años atrás en Kazbekistán. Entonces aún estaba casada, así que la breve pero intensa relación que mantuvieron no llegó a buen puerto. Pero ninguno de los dos ha olvidado al otro, como queda patente desde el mismo momento en que se reencuentran.

Cuando se persona en la embajada, para John es un sorpresa descubrir que la secuestradora que tiene en jaque la embajada y lo ha sacado de su último entrenamiento es Meg. Pero está dispuesto a todo para que confíe en él y comprender cómo ha podido verse en esa situación.

Meg es reacia a confiar en John, pues aunque sabe que no la engañaría ni la dejaría morir, en su fuero interno sospecha que los terroristas ya han acabado con las vidas de Eve y Amy, algo que Meg se resiste a creer. Se ha jurado a sí misma que no se rendirá hasta que todas las opciones estén agotadas y está dispuesta a todo por salvar a su hija y abuela, incluso a dar su vida a cambio. Con lo que no contaba Meg era con la lealtad y determinación del joven Navy SEAL, quien le robó el corazón años atrás, dispuesto a sacrificarse por ella si es preciso. Pero John no trabaja solo pues cuenta con un escuadrón de hombres leales y muy eficientes.

En momentos como éste, después de haber leído una de las primeras novelas que conforman una saga, me reafirmo en por qué quiero leer los libros en orden. A pesar de que la historia principal The defiant hero puede leerse de manera independiente, las tramas secundarias (como sucede con la de Robin y Jules) pueden perder parte de su magia si no las lees en orden. Algo que en este caso me parece terrible, pues es maravilloso leerla de principio a fin. Hago esta aclaración porque son tres las historias que cuenta The defiant hero, si bien la indiscutible principal es la de Meg y John.

Meg y John se conocieron años atrás cuando ella trabajaba como traductora en la embajada americana en Kazbekistán. Él era un joven teniente que se quedó prendado de la atractiva traductora nada más verla. Pero Meg estaba casada y a pesar de que su matrimonio no pasaba por un buen momento, debido a las infidelidades de su marido, por el bien de su hija no se atrevió a romper con todo. Además, en principio la juventud de John le inquietó un poco, ya que él es algunos años más joven y se siente demasiado mayor para alguien tan vital y atractivo como el teniente Nilsson.

Años más tarde Meg ha enviudado y ella y John se reencuentran en las circunstancias menos propicias para retomar o iniciar una relación. Para Meg sólo existe una prioridad: salvar a Amy y Eve. Para John existe otra: salvarla a ella de los terroristas y de sí misma si es preciso. Aunque está dispuesto a todo por rescatar a las dos rehenes, sabe que pocas son las esperanzas de que sigan con vida.

Desde mi punto de vista la historia de John, "Nilss", y Meg es de ésas que te mantienen en vilo, en suspense capítulo tras capítulo. Desde el principio se vislumbra a un John mucho más receptivo que Meg, que debe destruir piedra a piedra el muro que ella levanta entre ambos. Además, como en toda novela de los Troubleshooters, nos encontramos ante una trama trepidante, de acción, muy ágil y con mucho ritmo.

Una de las cosas que me llaman la atención de las novelas de Suzanne Brockmann -al menos hasta la fecha- es que a pesar de formar parte de una saga bastante extensa, nunca tengo la sensación de estar leyendo otra vez la misma historia. Cada libro te adentra en una misión de los Navy SEALs diferente, protagonizada por una pareja con una historia nueva. Cada libro te sorprende con situaciones nuevas. En este caso, el que de entrada ella estuviera casada -al menos cuando se conocieron- hace que las expectativas y las preguntas que te planteas mientras leen te mantengan en vilo. Por otra parte la diferencia de edad en algunos puntos de la novela parecen ser un escollo entre ellos, al menos al inicio, cuando Meg trata de negar lo que siente por él y se agarra a un clavo ardiendo si es preciso.

Con toda sinceridad, el resultado de esta historia me ha encantado. Es una historia de reencuentros y segundas oportunidades que se aleja de las tópicas con esta temática.

Una de las historias secundarias de The defiant hero es la que Eve, la abuela de Meg, le cuenta a Amy durante su cautiverio. Atentos a cada una de sus palabras, no sólo Amy sino uno de los terroristas que la mantienen prisionera, oyen la historia que la anciana les desgrana. Se trata de una historia que tuvo lugar durante la 2º Guerra Mundial -algo que ya sucedió en The unsung hero- y es además la historia de juventud de la propia Eve y Ralph, su primer marido, un joven profesor inglés. Mentiría si dijera que esta historia no me ha calado, pues lo ha hecho tanto o más que la de Meg y John. Es una historia romántica como pocas.

En mi opinión es una historia dulce y amarga, desgarradora y enternecedora. Sencillamente maravillosa. Me ha fascinado. Tanto que la única pega que le puedo poner es que no se trata de una novela más extensa. Es de ésas que incluso puedes visualizar como si de una película se tratase.

Después de leer The defiant hero me reafirmo en que las historias secundarias de Suzanne Brockmann tienen una magia especial, no están tan inmersas en el entorno de los Navy SEAL, sino que priman otras cuestiones, y llegan al corazón de una manera inolvidable.

La tercera de las historias que conforman esta novela, en un segundo plano, es la de Sam Starrett y Alyssa Locke. En este caso no queda concluida, sino que parece que continuará en posteriores libros. La de ellos es una historia tan apasionada y visceral que muchas ocasiones casi ha eclipsado la principal. Ya en el anterior libro quedó patente la antagónica relación entre Sam y Alyssa. No se soportan pero, de cuando en cuando, se ven obligados a trabajar juntos. Es una historia que, al parecer, dará mucho juego en las próximas novelas. La verdad es que estoy deseando leerlas, en las escenas en que están juntas saltan chispas.

The defiant hero me parece una magnífica novela de acción y romance, que logra aunar en tres tramas sin que ninguna eclipse a la otra, aunque evidentemente es la de Meg y John la que goza del protagonismo indiscutible. No obstante, creo que las otras dos son tan emocionantes, emotivas y apasionadas que logran atraparte tanto como la principal.

Otra de las características que me gustaría destacar de la novela es que transcurre bajo una presión tremenda. Desde la página uno se nos describe a una protagonista, Meg, que se encuentra bajo una tensión y una angustia casi palpables. Aun tratándose de una historia de amor no se puede obviar que se desarrolla en mitad de un secuestro y el rescate de unas rehenes. Por ello en ocasiones su actitud puede parecer fría o distante, pero en mi opinión es totalmente coherente y lógica con la situación que está viviendo. De otro modo no le vería sentido. Pero la atracción está muy presente y, poco a poco, gracias a un paciente y protector John florece.

En definitiva, creo que desafío heróico es otra magistral novela de Suzanne Brockmann. Una novela que en mi opinión cuenta con una trama seria, madura y con gran profundidad, una historia que las lectoras de SEALs y fuerzas especiales no deberían perderse. A mí, ciertamente, me ha cautivado y nunca he sido una fan incondicional de este tipo de historias ni de temáticas patriotas, pero he cerrado el libro con una sonrisa en los labios y una sensación muy gratificante en el pecho.


Crítica realizada por Bona Caballero

"The Defiant Hero" (en inglés, "El héroe rebelde") es la 2.ª novela de la Serie. La clasificaría dentro del "subgénero" propio de Suzanne Brockmann, el "suspense militar".

Hace tres años, Meg Moore era traductora en la embajada estadounidense en Kazbekistán, un lugar también llamado K-stán o "El Pozo". La autora lo sitúa en Europa del Este (más o menos a la altura de la antigua Yugoslavia, creo entender) pero, considerando los datos que da (desierto, petróleo, mayoría musulmana, conocimiento del ruso) más bien parece una antigua república soviética del Cáucaso o Asia Central, tipo Azerbaiyán. En esa embajada se refugian tres Navy SEAL con un prisionero o protegido, no se sabe bien. El Navy SEAL John Nilsson, de 25 años, traba amistad con Meg, de 31, aunque ella está casada y tiene una hija de siete años.

Más tarde se reencuentran en Washington D.C., donde se lleva a cabo una investigación contra John Nilsson, a instancias del marido de Meg. ¿Busca él vengarse de su marido o realmente no puede olvidarla? ¿Y ella, qué siente realmente? Pero la relación se corta tras una noche frustrante.

Tres años después, John Nilsson está en pleno ejercicio de entrenamiento cuando le dan una noticia sorprendente: Meg ha tomado rehenes a punta de pistola en la embajada de Kazbekistán. Y pide que John sea su único interlocutor.

Resulta que un grupo terrorista ha secuestrado a Eve y Amy, la abuela y la hija, respectivamente, de Meg. Si quiere volver a verlas vivas, tendrá que coger como rehén a otro terrorista (de un grupo rival al que tiene a su hija). Si pide ayuda, su hija y su abuela morirán. Los Estados Unidos no negocia con terroristas, pero Meg tendrá que hacer lo que sea para salvar a su hija. ¿Recurre a John porque es el único en quien confía y así los terroristas no se dan cuenta de que pide ayuda? ¿O en realidad sólo quiere utilizarlo?

No importa, Meg hará lo que haga falta, llevándose a John por delante si es preciso. Después de todo, es una madre a la que han secuestrado a su hija. No es de extrañar que se pase prácticamente todo el libro tensa y al borde de un ataque de locura.

¡Qué libro más difícil de valorar! Hay cosas fantásticas. Para empezar, es de esos que no puedes dejar de leer. Es difícil apartarlo a un lado, y si lo consigues, deseas volver a cogerlo cuanto antes a ver cómo sigue. El estilo es directo, hasta agresivo, con tacos cuando procede, porque bueno, son Navy SEAL, no van a hablar como el señor Darcy. Bastante que enseñan su lado tierno.

También de diez es la relación de los secundaarios Alyssa & Sam. No me extraña que en la encuesta anual de la página web All About Romance (AAR) le dieran una mención honorable como "pareja favorita". En el primer libro de la serie se detestan a primera vista. Aquí hay un odio franco al menos por parte de Alyssa, ahora del FBI. Es guapísima, con un físico parecido a Vanessa Williams, y, siendo realistas, no puede permitirse cometer errores. Es mujer en un mundo de hombres, "de color" en un medio dominado por blancos, y nadie le ha regalado nada. Así que esta tiradora de primera cultiva su imagen de "la Reina del Hielo". Roger "Sam" Starrett es un tejano de hablar lento y dulce como la melaza, ojos azules y físico espectacular, totalmente colado por ella, por mucho que disimule en plan machista prepotente sureño. Esto es lo mejor del libro: la "tensión sexual no resuelta" que pasa a ser "resuelta de aquella manera"... tan explosiva, y tremendamente sexy, romántica y divertida. Claro que, al no ser los protagonistas del libro, pues la cosa –advierto- no tiene asegurado su final feliz.

Pero luego hay cosas para decir "¡bah!". Meg & John no me resultaron especialmente atractivos, salvo el detalle de que ella sea mayor que él. Me perdí en sus engaños mutuos, cuándo mentían y cuándo no. No vi clara la evolución de su relación, a partir de qué momento empieza el enamoramiento. Y no me extraña que Meg obtuviera una mención deshonrosa de los lectores de la página AAR a la "protagonista más insufrible de 2001", sólo superada por la Delanie, de la novela "Hide & Seek" escrita por Cherry Adair.

Un tercer hilo argumental desarrolla (¡de nuevo!) una historia de la Segunda Guerra Mundial, en concreto lo que ocurrió en Inglaterra cuando Eve era una jovencita de 15 años. Esta parte me aburrió un poquito. Para mi gusto ralentiza la narración, parece un relleno, ocupando páginas y páginas en flashback y que esto no se quede en una novelita genérica como las que publicó para Silhouette (ahora Harlequin) en la serie Tall, Dark & Dangerous.

Añado que las tres historias (Meg & John, Alyssa & "Sam", SGM) no me parecieron realmente entrelazadas, que tuvieran algo que ver entre sí. Más bien es como si te contaran tres historias paralelas, pero a cachitos, pasando de repente de una a otra.

En resumen: cosas entretenidísimas junto a otras aburridas. Pero me confieso adicta a estos Troubleshooters.

Valoración: 6/10. Si la lees, no lo lamentarás.

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel