Sherrilyn Kenyon - Aquerón

Visitas: 14479

Crítica realizada por Mariam

"Será llamado Acheron por el río de los lamentos. Al igual que el río del inframundo, su viaje será largo, oscuro y estará lleno de pruebas. Será capaz de dar y quitar vida. Caminará a su largo de su vida solo y abandonado -siempre buscando bondad, siempre encontrando crueldad."

Bueno... pues más o menos éstas son las palabras de la profecía que es pronunciada tras el nacimiento de Acheron entre los humanos. No pueden ser más acertadas puesto que primero como mortal, luego como dios, la vida de Acheron está plagada de sufrimiento y soledad, tal como se relata en la primera parte de la novela.

Aunque indudablemente esta primera mitad, en la que se relata la vida de Acheron desde su nacimiento hasta que se convierte en el líder de los Cazadores Oscuros, está plagada de escenas que describen hasta que punto fue humillado, degradado y maltratado, hasta un punto realmente inhumano, también muestran un esbozo de la enorme bondad de que es capaz y del hombre (o Dios) en que se convertirá.

En mi opinión, y esto es lo que más me ha impactado, la vida como humano de Acheron tiene reminiscencias de la muerte y resurrección de Jesucristo. Vale, ahora pensaréis que deliro o he estado escuchando "una experiencia religiosa" de E. Iglesias, pero no. Mientras leía y veía como se describen diferentes episodios de la vida de Acheron, no he podido dejar de pensar que Sherrilyn Kenyon ha hecho una versión oscura, que entremezcla mitología y elementos paranormales, en el personaje de Acheron.

¿Por qué? Porque hablamos de destrucción y no de creación, porque hablamos de odio y muerte en lugar amor y vida, pero todo me recuerda mucho esa esencia de un Mesías que llegará a la tierra... en este caso es Acheron y su llegada parece sembrar la destrucción.

Incluso cuando Apollymi abre su propio vientre para dar vida a su hijo, en un intento por salvar su vida; incluso cuando Acheron sólo da bondad pese a sólo recibe golpes y humillaciones, castigos físicos y mentales, e incluso, cuando, y sin entrar en detalles que desvelen demasiado del libro, hay una escena en que Apollymi coge en sus brazos a su hijo muerto, sacándolo del mar, me recordó muchísimo la representación de La Piedad. Es la imagen que se me grabó en la mente.

Por todo esto, y pese a mostrar que el dolor y sufrimiento que padece Acheron, esta primera parte me ha mantenido en vilo. Kenyon lo relata y establece unos paralelismos que, en mi opinión, son sencillamente brillantes.

Con sinceridad no me imaginaba así la novela, aunque tampoco tenía ninguna idea preconcebida. No sabía qué esperar después que las novelas anteriores de los cazadores oscuros me decepcionaran un poco (o bastante), pero en Acheron me he llevado una gran sorpresa y me ha parecido una novela muy intensa, para bien y para mal.

Sí, es una novela cruda, cruel que narra el sufrimiento inhumano que padece Acheron desde que nace como humano hasta que muere, incluso después de volver a la vida, pero la historia me ha mantenido en vilo y me ha calado muy hondo.

Siendo un Dios, hijo de dos Dioses poderosos, Acheron es maldecido antes de nacer y ni aún cuando su madre se lo extrae del vientre para colocarlo en el vientre de una Reina (para que éste tenga una vida acomodado) tiene una vida fácil. Esas palabras no existen en su diccionario.

Nunca he leído una novela que describa un sufrimiento y una degradación tan crueles sufridas por un personaje, pero esto, lejos de hacer que no me gustara la novela, me ha impulsado a leer más para descubrir más de Acheron y hacer que me atraiga mucho más. Necesitaba saber cómo renacería el espíritu destrozado de Acheron.

Tras volver a la vida, Acheron se convierte en el líder de los Cazadores Oscuros y ahí comienza la historia tal como ha sido en los libros anteriores de la saga. Pero Acheron no es como el resto de Cazadores Oscuros, no se trata ya de que pueda encontrar a una mujer que posibilite que recupere su alma, sino de si existirá una mujer que le haga creer en el amor y sobre todo que le haga sentir que puede amar y ser amado, con todo lo que conlleva.

En muchas novelas nos hemos encontrado con protagonistas, diría que más frecuentemente femeninas, que deben superar una infancia o un pasado traumáticos que los han hecho vivir en soledad, temerosos de confiar y evitando enamorarse. Pues bien, ahora tenemos un protagonista masculino realmente atormentado y traumatizado: Acheron.

Y realmente no es que Acheron haya evitado o luchado contra el amor, sino que cada vez que alguien le ha importado sus sentimientos se la sido escupidos a la cara, pisoteados y él humillado, maltratado o incluso llevarle a la muerte.

Con este pasado es más que lógico que no crea en el amor. Pero entonces aparece Tory y comienza en sí la historia de amor. ¿Será o no posible?

Comparándola con la primera parte, es algo menos extensa y creo es más parecida al estilo demostrado por Kenyon en novelas anteriores. A mi me ha sabido a poco...

Tory Kafieri aparece por primera y creo que única vez en The dream hunter. Junto a una expedición que trata de demostrar la ubicación donde un día creen se encontraba La Atlándida.

Tory está realmente obsesionada con el tema, algo que el afán por limpiar el nombre y la reputación de su padre no hace sino incrementar. Cuando dispone de pruebas e indicios que le llevan a las puertas de demostrar al mundo la verdad, aparece un joven que pese a su indumentaria gótica y aura misteriosa le resulta atractivo hasta que abre la boca y la ridiculiza y deja en evidencia ante toda una convención.

Evidentemente es Acheron, quien se siente impresionado por los descubrimientos de Tory, pero sabe que no puede permitir que la verdad vea la luz porque esa verdad puede conducir a la destrucción del mundo.

Repito que me ha sabido a poco. La historia de amor que nace entre Tory y Acheron me ha parecido muy bonita. Tory tiene una personalidad muy extrovertida, es muy inteligente pero a la vez un poco torpona, lo que da pie a escenas muy divertidas y también emotivas. Y Acheron se esconde detrás de esa imagen inaccesible y misteriosa que hemos ido conociendo de un modo que hace dificilísimo llegar a él. Ahora sabemos las razones de ese hermetismo, pero como Tory llega a él es muy bonito.

Desde el principio de esta saga, creo que como a todas, Acheron me ha gustado mucho. De hecho creo está más que justificado que se considere el auténtico protagonista de la saga, pese a que a veces sus apariciones han sido muy breves.

Y sí su libro me ha sorprendido por la crudeza de muchas escenas, por la crueldad vivida y la que aún le queda, pero hay historias muy bonitas escondidas detrás de grandes tragedias y sufrimientos. Creo que ésta es una de esas novelas.

Como digo no me ha decepcionado para nada porque leer cómo se enamoran y como enfrentan las consecuencias de ese amor me parece que vale la pena.

Podría escribir mucho más sobre Acheron pero creo que es mejor leerlo por una misma. En mi opinión nos deja entrever más facetas ocultas hasta ahora o semiocultas, pero en realidad creo que sí hemos visto esbozos: su compasión, su bondad, su cariño por los niños, su sentimiento de desarraigo y soledad, su capacidad de sacrificio, su creencia de que nadie puede amarle y no merece el amor... Pero poco a poco todo esto va cayendo. No digo cómo, eso merece leerse.

En fin que Acheron me ha parecido una novela intensa, cruda, dolorosa pero a la vez repleta de amor y amistad, en la que muchas de las piezas ocupan su lugar y descubrimos secretos largamente escondidos, aparecen y reaparecen personajes, con algunas sorpresa descomunal (al menos para mí).

La primera parte la describiría sencillamente como la historia de Acheron; la segunda parte describe cómo el solitario e inaccesible Acheron reescribe un destino que estaba maldito.

En mi opinión es una novela inolvidable, de las que dejan huella para bien o para mal.

Me ha gustado mucho con lo que mi valoración es de muy buena.


Crítica realizada por Tita Yolanda

Por fin llegó a mis manos !

Acheron, según el orden de lectura de la propia Sherrilyn Kenyon, este libro está en el número 25 de lectura, en castellano hay traducidos los primeros 5 o 6, así que se tendrá que esperar para poder leerlo !

Como el título indica este libro de ... 750 páginas, aprox, está exclusivamente dedicado a Acheron, el jefe y director de los Dark Hunters.

Apollymi, su madre se abre el vientre para sacar a su propio hijo de su vientre para evitar que su propio padre le mate debido a una profecía que dice que su hijo provocará la destrucción de Atlantis. La madre lo entrega a su prima, podríamos decir que es la Afrodita atlántea, con el encargo que lo introduzca en el vientre de una mujer humana acomodada y que le asegure que su hijo tendrá una infancia feliz, bien cuidado y al que no le faltará nada. Por haber hecho eso, Apollymi, la diosa atlántea de la Destrucción fue encerrada sin poder salir de su encierro.

Lo que no supo Apollymi es que su hijo nació humano del vientre de una reina que dió a luz a Apostolos y a Styxx, y, a causa de una anciana y sus palabras, fue relegado del querer de sus padres. Al cumplir siete años, su padre humano, el rey lo entrega a su hermano Estes para que lo aparte de la corte pues cre que es hijo de algún dios con el que su mujer le fue infiel.

No le importa que su hermano Estes convierta a su hijo, Apostolos ( Acheron ) en prostituto, teniendo que prostituirse incluso para comer. A todas horas. Soportar innumerables vejaciones, dolores, castigos ... lo peor que un ser humano pueda soportar.

Todo toma un giro sorprendente cuando Ryssa, hermana mayor de Apostolos se entera que su hermano ha pasado desde los siete años hasta los diecinueve en ese estado. En esa situación.

Ahí es donde entra Artemis en juego, diosa griega de la caza ... virgen.... o no ?

Es un libro que solo se anima hacia la página 550 aprox.

Dividido en dos partes. La primera explica la vida de Acheron desde su nacimiento un tanto raro hacia el 10.000bC aprox hasta que se dá cuenta de sus verdaderos orígenes gracias a su divina madre. La segunda está ambientada en la actualidad en la que conoce a Tory, prima de Geara, ansiosa buscadora de los restos de Atlantis y la mujer con menos miedo a las sorpresas y con mayor facilidad de aceptar lo imposible que he leído jamás. Poco creíble.

La primera parte es infumable. La autora llega a ser pesada en su repetición una y otra vez de la misma situación, es decir, una tercera persona hace una acción incorrecta, como Acheron está ahí y es un blanco fácil le castigan, en un capítulo puede ser con palizas, otras con prostituirse a soldados, en otra le fustigan... pero siempre, al final de cada capítulo es apalizado. Me refiero a 'la autora' por que no es estilo Kenyon, ni MacGregor -su alter ego-.

Es raro leer algo así de una autora a la que conoces desde hace muchos años y has leído todo lo que has podido de ella, con lo que ... puedes aceptar un lado suave del protagonista, de Acheron, pero desde las frases que utiliza, los diálogos... todo, no cuadra con el estilo de la autora.

Esperas a leer la segunda parte pero la cosa se complica. Aparece Tory que no le importa que un hombre de supuestamente veintiun años, con pinta de gótico y, un tanto grosero con ella, sepa leer y hablar griego de una manera más fluida que ella y que, además, sepa atlánteo !!!! Hay cosas que no cuadran pero las dejas pasar por que es Acheron y con este dios, puede pasar cualquier cosa.

Comprendes las dudas y temores personales de él debido a su pasado durante veintiun años ! como prostituto, cuando él tiene más de 10.000 años de vida - bien que podría haber ido a un psicólogo, digo yo !-, pero no acabo de comprender esa manía persecutoria que tiene la autora por hacer que Tory sea la única mujer, y hombre para ser sincera, en más de diez milenios que no se siente atraída por él. Además, ella es mayor que él en edad humana !

No comprendo la facilidad de Tory de aceptar todo lo nuevo que la rodea, ese nuevo mundo de dioses, semidioses, daimons, demons ... se queda más fría que un pescado ! No es creíble.

No hay una pelea como las tienen el resto de Hunters hasta pasada la página 600 con lo que es una situación retórica pues ... si Acheron es el jefe de los Hunters, bien tiene que pelear en algún momento.. pues no.

Acheron debería aparentar un poco más de personalidad, ya no que la tuviera por que ya lo dás como algo perdido desde la página 300. Aceptas que sea vulnerable, dulce y demás, pero de ahí a acercarse al punto de parecer un tanto... zopenco, pues no.

No está mal escrito, pero dudo mucho que la señora Kenyon haya escrito este libro que, a fin de cuentas no te aporta nada nuevo ... bueno, tal vez el final... eso es un tanto inquietante, pero puede dar jugo en futuros libros.

Se agradece la aparición de distintos Hunters como 'invitados estelares'.

Un libro que lo lees de una manera ansiosa por las ganas y el tiempo que llevas esperándolo, pero cuando te cae solo por la primera parte se te atraganta, y cuando te presentan a Acheron en el siglo XXI bueno, que cada una opine lo que quiera.

No me ha dejado un buen sabor de boca. Acheron necesitaba un libro menos gore, más activo, con más pasión, con química entre los protagonistas ... Acheron necesitaba a Acheron.

Le doy un 3,5 por la primera parte y gran parte de la segunda, además de la inexistencia de química entre los protas hasta casi la página 600.


Crítica realizada por Malory

Por lo general, los libros de más de seiscientas páginas, me tiran para atrás; me gustan las historias que van al grano y no se pierden en excesivas florituras.

El caso de "Aquerón" no ha sido diferente al de otros. Siempre me he resistido a leerlo por su extensión. Por eso ahora que lo he terminado, me arrepiento de no haberlo leído antes. Las ochocientas y pico páginas se me han ido en un abrir y cerrar de ojos. Devoré cada una de ellas sin apenas darme cuente y es que la historia de Aquerón es mucha historia.

Es una de esas novelas y de esos personajes que se graban en tu memoria para los restos.

Me ha encantado, a pesar de la dureza de la primera parte. Con cada nueva página, yo misma comencé a rogar a los dioses para que Aquerón dejara de sufrir tanto dolor y tanta humillación. Si me hubiera resultado largo (que no pesado), sería por la necesidad de verlo liberado del desprecio y la tiranía de los que lo rodeaban.

La segunda parte me ha sorprendido, porque a pesar de todo lo sufrido y de las cicatrices perpetuas que llevaba en el alma, me encontré con un personaje bondadoso y que pese a la desconfianza y el recelo, que anidaban en su corazón, no dudaba en ayudar a los demás.

Tierno por dentro a pesar de su duro aspecto externo.

Tenía la idea, equivocada, de que me toparía con un hombre duro e inflexible, pero en el fondo en ningún momento ha dejado de ser el niño asustado y necesitado de afecto de la primera parte. Aunque es incapaz de abrirse a los demás, por la desconfianza que siente y por el temor a que vuelvan a traicionarlo nuevamente.

Aquerón me ha cautivado con su aspecto de rebelde y duro.

Tory también me ha gustado, por su carácter decidido y por su sentido del humor.

A la que no soporto es a Artemisa. Desde el principio a demostrado ser una niña caprichosa y mimada, además un tanto necia, que no piensa más que en sí misma.

Pensé que sería ella la elegida por Aquerón, y esperaba con ansia que cambiara se forma de ser, pero respiré al darme cuenta de que era otra la destinada para Aquerón.

De los personajes que aparecen en la primera parte, mejor ni hablar, porque se me enciende la sangre (lo que imagino que querrá decir que la autora ha sabido hacerlo bien).

Los de la segunda mitad del libro, son otro tema. Me ha encantado encontrarme con personajes que ya conocía y con otros a los que no (aunque me han intrigado y estoy deseando leer sus historias)

Una historia fluida, que engancha y que en ningún momento resulta pesada.

Han sido muchas las emociones que esta novela me ha provocado y sin duda es una historia que merece la pena leer.

Mi valoración: 4,5/5


Crítica realizada por Virginia Hernandez

Siendo sincera desde un principio, cuando supe que salió este libro, no me llamó mucho su atención debido a las 828 páginas que contenía...ya que yo sabía que debido al poco tiempo que tenía me iba a suponer horas que no me podía permitir.

Aun así este verano, buscando un libro para leer, encontré que tenía pendiente por leer este libro. Así que me dispuse a ello...me sumergí en la historia con una facilidad como cual pez nadando en el mar..La historia de Aquerón me sorprendió bastante y me gusto, ya que me sentí muy muy pero que muy identificada con los sentimientos que Aquerón iba desarrollando a lo largo del libro. Sin darme cuenta, me sentí como el propio Aquerón y despertó en mi muchas emociones que ya creía guardadas.

Me gustó mucho que Sherrilyn Kenyon explicara tanto sobre las culturas Atlantes y Griegas..es otra cosa que me fascinó bastante y que me invitó a yo investigar por mi cuenta detalles de las mismas.

Hasta ahora me he leído tres libros de la saga de Dark Hunter. Aquerón no aparecía mucho en esos libros pero aún así, conforme iba leyendo sobre su vida y en lo que llega a ser, es justo como me imaginaba...una persona (más bien dios) con un gran corazón bondadoso..cosa que me sorprendió muchísimo. Como una persona, después de haber sufrido todo lo que sufrió alberga bondad y perdón en su corazón.

Leyendo este libro, he llorado y he estado a punto de reventar de la furia que me producían algunos personajes, como Artemisa por ejemplo..disfruté de lo lindo cuando en la segunda parte del libro Tori le da ese ultimátum dejando a la dichosa diosa por el arrastre.

He quedado muy pero que muy satisfecha leyendo este libro ya que me ha hecho experimentar todo tipo de emociones, me gusto mucho la escena cuando aparecieron todos los Dark Hunter para ayudar a Aquerón a rescatar a Tori..fué muy conmovedor.

Y el final...me alegré más que el propio Aquerón jaja sin duda este libro se ha convertido en uno de mis favoritos..a sido el único que he leído hasta ahora que me haya hecho sentir tantas experiencias, emociones y que tuviera un final más que fantástico.

Según mi valoración, en función de todo lo que he leído de romance paranormal, es de 10/10.


Crítica realizada por LadyZarek

"Aquerón" fue la primera novela que leí en inglés. Más de 800 páginas llenas de dolor, pero también de superación y amor. Ahora lo he leído en español, a raíz de la lectura de "Styxx". Pese a lo que sé ahora de ambas versiones, he vuelto a sufrir por Aquerón, esta criatura se merece mi aplauso por su compasión hacia los demás, a pesar de... no, me paro aquí, que no quiero mencionaros nada del libro de su gemelo.

A estas alturas, es difícil no conocer ya la vida de Ash, así que voy directamente a describir lo que pienso de este libro:

No puedo decir que me he divertido, porque este libro es duro, pero hay escenas tronchantes, eso no puede faltar en un libro de Sherrilyn Kenyon. La autora es capaz de arrancar lágrimas y sonrisas en esta historia, especialmente lágrimas. Las lágrmas han surgido por la indefensión de Ash, por lo mal que lo pasa, por su tristeza. Las risas, por sus meteduras de pata con Tory y por Simi.

Aquerón es un protagonista inolvidable y carismático. Es el auténtico protagonista de la historia, dejando un poco atrás a Tory, la protagonista, quien aparece pasada la mitad del libro. Ash es un ser muy poderoso, y desconfía de todo el mundo. Un pasado brutal le ha vuelto solitario, pero su vida cambiará gracias a una mujer patosa y deslenguada, que no duda en lanzarle un martillo porque le detesta. Me encanta que no deje que su pasado le impida ayudar a los demás, es un personaje muy desinteresado y adorable.

Tory es una buen protagonista, ideal como compañera de Aquerón, aunque le falta el potente carisma de éste. Me gusta su personalidad, y su ternura hacia Ash.

Artemisa es para darle de comer aparte. Menudo elemento es esta diosa. El personaje más odioso de la romántica, una egoísta sin escrúpulos. Para ser una diosa, es una descerebrada.

Los demás personajes secundarios son de sobra conocidos, como Styxx, Zarek, Kirian, Julian... me encanta leer acerca de ellos, aunque sus apariciones sean breves, salvo las de Styxx.

Un libro duro, que no es recomendable cuando se está de bajón, pero sí si se busca leer un gran libro, una joya.

Nota: 5/5.

logo-face