Sandra Brown - Romance silencioso

Visitas: 3335

Crítica realizada por Sandrayruth

Lauri es una joven y competente maestra de chicos sordos. Su pasado oculta una herida sin cicatrizar, su presente es una fachada, y ella usa su carrera para paliar su soledad.

Drake, superestrella de un popular teleteatro, tiene dos secretos: una esposa muerta que no logra olvidar y la hija de ambos, Jennifer con una discapacidad auditiva. Tres seres cuyos destinos se entrelazan.

La felicidad está al alcance de su mano, pero deberán encontrar una voz para expresar los deseos de su corazón.

Un libro cortito pero muy intenso, la verdad es que cada libro que me leo de Sandra Brown, me lo leo con una sonrisa antes de empezarlo porque sé que no me va a decepcionar, y la verdad es que con este libro la sonrisa me ha durado desde el principio hasta el final.

El libro nos cuenta la historia de Lauri Parrish, una chica de familia humilde y religiosa, que trabaja de maestra para niños sordos, y que al haberse criado con su hermana sorda desde que era pequeña para ella es su razón de vivir. Una mujer valiente, tímida, cariñosa y sobre todo valiente pues deja atrás toda la vida que tiene para irse a trabajar con la hija de Drake, Jennifer, sin ni siquiera saber nada más que lo que sabe todo el mundo, que Drake es un conocido y aclamado actor de series de teleteatro.

Cuando trabaja para él y está cuidando a Jennifer, no puede evitar empezar a sentir cariño hacia esa niña maravillosa y cuando Drake va a vivir con ellas, tampoco puede evitar sentirse cada vez más atraída hacia él. Pero su educación y su propia experiencia en el pasado no la dejan guiarse por el corazón y tiene miedo de entregarse al amor.

Drake por su parte es un hombre decidido, que cuando conoce a Lauri está decidido a hacer lo que esté en su mano para que Lauri se vaya a vivir con su hija para ayudarla a aprender todo lo que esté en sus manos enseñarla. Un hombre que oculta más de lo que aparenta, y que aunque se siente atraído hacia Lauri, se niega a sí mismo el volver a amar a otra mujer que no sea su mujer ya fallecida.

Sólo me queda hablar de la niña. Y qué decir de ella, cariñosa, amable, ansiosa de aprender todo lo que la enseñan, que aunque no es como los demás niños sigue aprendiendo y probando cosas nuevas. Una niña excepcional, que hace que este libro sea todavía más tierno de lo que ya es por la historia de amor.

Un libro entretenido, cortito pero muy intenso, con personajes secundarios que tienen su propio peso en la historia, con secretos escondidos de los dos protagonistas que tienen que mostrar para seguir adelante, con unos diálogos y con una trama sencilla, pero sobre todo con una preciosa historia de amor que recomiendo a todo el mundo que no busque un libro con complicaciones, sino con una historia de amor desde el principio hasta el final.

Mi puntuación es de 4.75/5.....

--------------------

Crítica realizada por Bona Caballero

Sandra Brown publicó "Eloquent Silence" ("Romance silencioso") en 1982, bajo su primer seudónimo, Rachel Ryan. Teniendo esto presente, es fácil disfrutar de esta historia de amor, olvidando pequeños detalles anticuados.

El sexy protagonista de la historia es Drake Sloan, un actor que protagoniza un culebrón sobre los amores y desamores de un médico. Te lo puedes imaginar como cualquiera de los doctores Sloan televisivos, o sea, un Dick van Dyke en joven o un Eric Dane, sensual bigotillo incluido. Su sonrisa enamora a toda mujer que le sale al paso.

Drake tiene una adorable hija de tres años, prácticamente sorda, internada en una institución. No es que se avergüence de ella; es sólo que le resulta difícil cuidarla, considerando su horario laboral. Cuando la niña necesita un entorno más normalizado para progresar, entra en escena Lauri.

Esta pelirroja volcada en su trabajo es de esas personas para las que amor, sexo y matrimonio van unidos. No puede tener ninguno de ellos sin los otros dos. En parte se debe a que es hija de un pastor protestante, educada con estándares morales muy rígidos. Pero también padeció una vida afectiva y sexual penosa con su difunto marido.

Mientras Drake rueda su serie, Lauri y la niña se trasladan a una casa situada en una zona montañosa de Nuevo México. Lauri acaba actuando como una especie de madre de alquiler, más que como profesora.

Las cosas se complican cuando Drake hace un alto en el trabajo. Se dedica constantemente a besarla y toquetearla. Los pasajes amorosos son excitantes y cuando hay sexo, es explícito, pero nada inusual. Quizá la pasividad de Lauri no despierte el entusiasmo de muchos lectores. Aunque le encantan las caricias de Drake, se pasa prácticamente todo el libro repitiendo "Drake, por favor, no". No es que él le haga mucho caso, ya que insiste en ponerle la mano encima y se insinúa de todas las maneras posibles. Considerando que ella trabaja para él, está claro que no teme una denuncia por acoso sexual.

En esos detalles un poco políticamente incorrectos es donde se nota algo el paso del tiempo. En una escena Lauri riñe a la niña y le da unos azotes, algo impensable hoy en día. O, a pesar de que Lauri vive en casa de Drake, ya que es empleada suya, pretende que él se vaya a vivir a un hotel porque ¿cómo van a vivir bajo el mismo techo sin estar casados? Aquí "la otra" es la difunta esposa de Drake, que obsesiona a Lauri hasta transformarla en una Rebeca de pacotilla.

Lo mejor es, creo yo, la ternura que inspira Jennifer y todo lo que la rodea. Es muy interesante echarle un vistazo a la educación de niños sordos, cómo van adquiriendo habilidades comunicativas, la relación con sus familiares, incluso la reacción de la gente ante ellos. Un personaje con discapacidad no es habitual en una novela romántica. Y resulta curioso que Sandra Brown vuelva a presentar una protagonista con discapacidad auditiva años después en "Unspeakable" (1998), una de sus novelas largas de suspense con elemento romántico.

En fin, una novela de lectura fácil y rápida.

Valoración: 6/10.

blog comments powered by Disqus

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Síguenos en Facebook y Twitter