Nora Roberts - Colinas negras

Visitas: 5118

Crítica realizada por Srta_Escarlata

Nadie conoce la belleza y los peligros que encierran el paisaje indómito de las Colinas Negras, en Dakota del Sur, como Cooper y Lillian. El niño tímido de la gran ciudad y la niña emprendedora del campo lo recorrieron juntos, palmo a palmo, durante esos veranos interminables de la infancia, cuando la aventura esperaba en cada recodo del sendero. Años después, aquellas mismas montañas fueron el escenario de ese primer beso y de ese primer amor que se graban en el alma. Y entonces la vida los llevó por caminos distintos. Coop decidió quedarse en la Gran Manzana y, rompiendo la tradición familiar, dejó los estudios de Derecho para hacerse detective. El amor por los animales y la naturaleza llevó a Lil primero a la universidad y luego a viajar, como bióloga, por el mundo.

Doce años después de que caminaran juntos de la mano, el destino los ha traído de vuelta a las Colinas Negras: Coop, para tomar las riendas del rancho de sus abuelos y convertirlo, definitivamente, en su hogar; Lil, para hacer realidad su sueño de crear un refugio para los pumas y otras especies en peligro en sus añoradas montañas.

Ha pasado el tiempo, pero ninguno de los dos ha conseguido olvidar el sabor de aquellos días del pasado, el estremecimiento que los recorrió la primera vez que vieron un puma entre los árboles ni la aterradora imagen del excursionista cuyo cadáver descubrieron una tarde y cuyo asesinato nunca se resolvió. Pero mientras ambos se adentran de nuevo en el territorio familiar e inhóspito a la vez del amor verdadero, algo o alguien despiadado y feroz les sigue el rastro con el único objetivo de convertirlos en su próxima presa.


Tenemos una nueva novela de Nora Roberts cuyo patrón podemos reconocer perfectamente, en este sentido no aporta nada. Sin embargo, la trama está bien construida y mantiene la intriga, aunque sepamos pronto quién es el loco barrenado de turno. Por cierto, las hazañas del psicópata se conocen más de oídas, por lo que la investigación policial va desvelando, que por sus actos más recientes (aunque también comete alguna fechoría), y eso le resta dramatismo e intensidad a la trama.

A las que les guste la novela romántica donde tenemos a una pareja que se ama desde niños, que se dejan y se reencuentran está de enhorabuena, porque es lo que justamente nos ofrece Nora Roberts en Colinas negras. Lil y Coop se conocen desde niños, se hacen amigos y, con el paso de los años, se convierten en amantes, pero, en el tránsito desde la adolescencia hacia la vida adulta, Coop se tropieza con ciertos obstáculos que lo llevan a dejar la relación, partiéndole el corazón a Lil, que nunca se ha recuperado de esa ruptura. Una vez explicadas, las razones de Coop parecen bastante pueriles, pero a esas edades ya se sabe.

Una Lil ya adulta, convertida en bióloga reconocida y defensora de la fauna de las Colinas Negras, ha creado un refugio para animales de todo tipo... refugio que comienza a ser asaltado y saboteado. En ese momento se produce el regreso de Coop, que ha dejado su agencia de detectives y va a dedicarse al negocio del turismo y a colaborar en la granja de sus abuelos. Pese a los años transcurridos, Coop sigue enamorado de Lil, y no deja de repetírselo y demostrárselo. Pero el maltrecho corazón de ella necesita estar segura de que esta vez él está convencido de que la relación va a salir adelante. Me resulta extraño que no haya más tira y afloja entre Lil y Coop: él siempre está dispuesto a ayudarle y claramente le daclara que se la va a ganar de nuevo; y ella, por su parte, lo acepta en su cabaña y en su cama cuando está en peligro, para, entre tanto, estar segura de que quiere arriesgarse de nuevo a que le rompa el corazón. La relación entre ambos está plagada de ternura y de momentos preciosos, por ejemplo, el baile en el salón, pero, como ya he dicho, echo en falta un poco más de tensión.

En cuanto a la historia secundaria que suele estar presente en las novelas de esta autora, esta vez, aunque los personajes también son encantadores, le falta un poco de garra. Farley y Tansy tienen el mismo problema que Coop y Lil: él quiere y ella se muestra reticente; él, un santo varón, irá ganando terreno hasta convencerla. Pero todo discurre con mucha placidez, sin altibajos, sin demasiada tensión.

Además de estas dos parejas, la novela está llena de personajes secundarios que no hacen sino mostrar la tranquilidad de la vida en Colinas Negras, lo felices que son y lo bien que se lleva todo el mundo. Como ya he señalado, ésta es una novela sin estridencias y tranquila, pese al asesino que acecha a Lil.

La valoro con un 3.


Crítica realizada por Crishi

Como de costumbre, Nora Roberts me ha enganchado con esta historia pero no me ha llegado como otras. El suspense me ha parecido tibio, descafeinado y sin brío. Por lo que mi interés sobre la intriga iba decayendo en un encefalograma plano con el fin hacerme pasar por ignorante (o hacerme la loca) y, por lo menos, poder aprovechar de este libro lo que tan bien sabe hacer Mrs. Roberts... La excelente descripción de las relaciones humanas y una buena ambientación y documentación de la historia. De todas formas, creo que ha cargado tintas en el tema de los animales que no aportaba nada a la historia en sí. Me hubiera gustado que esas páginas las hubiera dedicado a dar la incertidumbre necesaria al suspense.

La relación entre Cooper y Lil me ha gustado sólo porque los reencuentros siempre me despiertan sentimientos contradictorios y me hacen recapacitar sobre la naturaleza de la relación. Una relación con momentos tiernos pero poco memorables, y basada en dos protagonistas con vidas bien distintas que deciden llevar caminos diferentes, anteponiendo sentimientos personales para conseguir un objetivo. Coop me ha parecido un tipo seguro una vez dejada atrás su vida pasada, así como paciente y cariñoso con Lil. Supongo que es el típico Roberts-Man. Y Lil sólo me ha gustado por ser una mujer fuerte, emprendedora y valiente en su trabajo, porque su carácter ante otras situaciones me ha parecido irascible, nada coherente y, por lo tanto, caprichoso. En la relación cada uno da sus razones que no son ni mejor ni peor, por lo que se queda en tablas. En general, el desarrollo de la relación me ha gustado porque tiene diálogos bastante buenos, bonitos y atrayentes, pero no he visto ese punto de encuentro entre los protagonistas que me haga sentir mariposas en el estómago. Le falta fuelle.

La pareja de secundarios prometía pero me ha dejado fría. Me ha resultado extraño porque las relaciones secundarias que suele escribir esta autora en sus libros son igual o mejores que la principal.

En fin, que me ha parecido una bonita historia con una primera parte sugestiva, una segunda que también me ha gustado pero, cuando se ponen las cosas en bandeja de plata y nadas en aguas tranquilas, flaquea la disposición a seguir leyendo. Aunque lo haces porque es Nora Roberts y sabes que, al final, te va a dejar un buen sabor de boca.

Valoración personal: Regular.

blog comments powered by Disqus

Comentarios (3)

  • Olalla

    12 Marzo 2014 a las 13:40 |
    Bueno...
    Lo que voy a decir no gustará. Pero ala, allá voy.
    Primero lo malo:
    No me gusta como la autora trata el tema de los indios. No me voy a poner a explicar los motivos (me podría pasar el día entero y esto resultaría ser más largo que las críticas) Pero "parece" (tal vez me equivoque y la autora haya querido dar ese prisma apropósito) que la Señóra Roberts no tiene ni idea de la espiritualidad Lakota.
    Dicho esto, lo bueno:
    A pesar de que el final me resultó previsible (a medida que iba leyendo sabía que iba a suceder, poor intuicíón) la novela me ha parecido interesante. Los paisajes perfectamente desctitos y los personajes secundarios maravillosos. No así el antagonista, que me de un tonto rematado, y los dos protagonistas, sobretodo ella, me parece... no sabría como describirla... insulsa. Él es genial, no le veo defecto. La historia de amor me ha parecido insulsa también, como la protagonista, y con poco protagonismo. ¿Lo mejor? Los animales, en especial Baby, el puma. En resumen, me ha parecido una película de sábado por la tarde. ¿Os digo la verdad? como adiviné el final las últimas 50m páginas me las salté.
  • Dougless

    14 Marzo 2014 a las 19:13 |
    A mi me ha gustado. Quizá no sea la mejor de la autora pero reconozco que el libro es entretenido y me gusta el tema de los animales. La ambientación es magistral como suele ocurrir con esta autora y aunque sí que es previsible el final yo he tenido que leerlo porque no podía dejar el libro.
    Me ha llamado la atención que sea un libro de segundas oportunidades, que se conozcan de niños y que no resulte y luego de mas mayores la chispa siga saltando.
  • Encarnacion Jimenez Jimenez

    13 Abril 2014 a las 16:39 |
    No he leido mucho de Nora,asi que no puedo comparar como otras pueden hacer,la verdad a mi si me gusto, me parecio entretenida y el puma fue lo que mas me gusto

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Síguenos en Facebook y Twitter